23 de sep de 2019

*Multas por daños al medio ambiente deben de usarse para resarcir los daños ocasionados por las empresas que contaminan.

Por Jesús González Hace unos días en Hidalgo, particularmente en la zona metropolitana de Pachuca, se vivió una contingen


Por OFICINA | viernes 24 de mayo del 2019 , 06:11 p. m.

Por Jesús González

Hace unos días en Hidalgo, particularmente en la zona metropolitana de Pachuca, se vivió una contingencia ambiental provocada por la mala calidad del aire en municipios de esa región de la entidad.

Llamó mi atención que en los boletines emitidos por la Secretaría del Medio Ambiente en la entidad no se dijera nada de los municipios de Atitalaquia y Atotonilco de Tula, los cuales rebasaban mediciones atmosféricas arriba de los 100 puntos, lo que los ponía dentro de los municipios con mala calidad del aire; incluso en plena contingencia la alcaldesa de Atitalaquia María Antonieta Herrera, dijo desconocer las mediciones en su localidad, mucho menos conocía las acciones que deberían de realizar los ciudadanos.

Con el tiempo la contingencia fue levantada y apenas el pasado miércoles el secretario del Medio Ambiente, Benjamín Rico, exigió incluir a la cuenca atmosférica de Tula al nuevo programa para prevenir y responder a contingencias ambientales atmosféricas, ya que el 99 por ciento de la contaminación del aire es producida por las industrias reguladas por instancias federales.

No es querer ver siempre lo malo de las cosas, pero por mucho tiempo la región Tula Tepeji se ha visto afectada por la contaminación que se vive en tierra, aire y agua; por donde le busquemos estamos llenos de problemas ambientales debido a una falta de planeación por parte de las autoridades para resarcir los daños provocados por las emisiones de las fábricas asentadas en esta zona, aunado a los desechos que mandan al río Tula desde el estado y la Ciudad de México, que decir del montón de ciudadanos que amparados en la impunidad tiran sus desechos a los afluentes, desechos que van desde una simple bolsa de basura hasta llantas, colchones y un montón de basura que lo único que hace es perjudicar nuestro planeta.

Ante esta situación considero que es momento de rescatar la propuesta que hizo el líder del Movimiento Social por la Tierra, Francisco Chew, de exigir que los recursos obtenidos por las multas que hacen las dependencias a las empresas que contaminen se utilicen en resarcir los daños de la contaminación, que ya dejé de usarse ese dinero para hacer carreteras u obras que lo último que hacen es ayudar al medio ambiente.

Le pongo un ejemplo en noviembre del año pasado la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa) sancionó a la Termoeléctrica Francisco Pérez Ríos de Tula, con 3 millones 747 mil 900 pesos por una inadecuada descarga de aguas residuales. Dicha sanción se dio luego de que esta dependencia realizará una visita de inspección en materia de descarga de aguas residuales a la Central Termoeléctrica, empresa productiva subsidiaria de la Comisión Federal de Electricidad, denominada CFE Generación I.

La dependencia federal impuso como medida de seguridad una clausura temporal parcial, debido a que en el momento de la diligencia la Termoeléctrica no contaba con título de concesión vigente de su descarga de aguas residuales, además, se encontraba con descargas de aguas residuales por arriba del límite establecido para el parámetro de temperatura.

Tras la revisión la Profepa emitió la resolución administrativa correspondiente y sancionó a la Central Termoeléctrica Francisco Pérez Ríos con una multa total de 3 millones 747 mil 900 pesos, dinero que hasta el momento no se sabe en que se utilizó, tampoco se conoce que acciones se llevaron a cabo para resarcir los daños provocados por la falta cometida por esta factoría; en pocas palabras el dinero se pagó, pero quien sabe en que se utilizó.

Ejemplos con este hay varios, están las multas a la empresa Clarimex, acusada de contaminar el aire debido a sus proceso de producción, que decir de las caleras en Atotonilco de Tula o las cementeras en  ese mismo municipios; multas van y vienen pero el dinero solo ellos saben dónde quedó, por ello con el nuevo gobierno de izquierda es imperante que se transparente el uso de esos recursos, además de que se dé a conocer las acciones que se realizan para resarcir los daños ocasionados por la contaminación en la zona de Tula.

Hay mucho trabajo por hacer en materia ambiental, no solo de los gobernantes, también de los ciudadanos que tenemos la responsabilidad de mantener en buen estado esta casa que nos ha sido prestada y que por nuestra negligencia y egoísmo estamos llevando a la muerte, por eso todos a cuidar el medio ambiente y salvar lo poco que nos queda de este hermoso planeta.

SANTO: Ante el paro de labores que realizaron trabajadores del gobierno de Tepeji del Río, en ese municipio no pasó el camión de la basura, pero sí se observaron a bomberos recogiendo los desechos que la ciudadanía había dejado en la calle, lo que nos deja la gran lección de que cuando se quiere se puede, bien por el director de Protección Civil en esa localidad, Joaquín Gómez Mora, los llamados tragahumos siempre poniendo el ejemplo de servicio a los demás.

DEMONIO: En donde le busquemos Morena cada vez se llena de más priistas que dicen quieren seguir sirviendo al pueblo que tanto aman, en el caso de Hidalgo ya no sabemos si el partido fundado por Andrés Manuel López Obrador siga siendo el mismo de hace algunos años, cuando de verdad defendían a la gente, parece que ahora se ha convertido en agencia para encontrar trabajo, si no me cree, chéquele en los asesores del Congreso local, más de uno es emanado del PRI. *NI*

ÚLTIMAS NOTICIAS


ARCHIVO