23 de ago de 2019

*ESCONDITE DE PINGÜINOS.

Por: JONATHAN D’ ESTRADA   Amigo lector, te saludo con el gusto de cada semana, esta vez leyendo un libro de ecología, donde refie


Por OFICINA | martes 18 de diciembre del 2018 , 04:59 p.m.

Por: JONATHAN D’ ESTRADA

 

Amigo lector, te saludo con el gusto de cada semana, esta vez leyendo un libro de ecología, donde refieren especies que difícilmente podríamos ver en un acuario.

Al hojear el ejemplar y ver las fotografías de Águilas Arpía, Jabalíes y pandas, aparecieron las tiernas fotos de un ave vestida de gala con su saco negro y pecho blanco como la nieve… El pingüino Adelaida, de aproximadamente 60 a 70 cm de longitud y alrededor de 4 kg de peso. Su rasgo distintivo es el anillo circular blanco que rodea el ojo y las plumas en la base del pico. Estas largas plumas ocultan la mayor parte del pico rojo. La cola es un poco más larga que las de otros pingüinos.

Estos pingüinos se reúnen en los lugares de reproducción en octubre. Sus nidos consisten en un grupo de piedras apiladas. Los machos llaman a las hembras con un ruido gutural bajo seguido de un fuerte llanto. Una hembra generalmente pone dos huevos de color pardo o verde.

En diciembre, el mes más cálido en la Antártida con una temperatura promedio de -2 °C, el padre y la madre se alternan para incubar el huevo; uno va a buscar comida y el otro se queda a incubar el huevo, 3 meses después, los adultos regresan al mar junto con su cría.

Ahora te preguntarás ¿Por qué hablamos de esta especie?, sucede que en una reunión de la Unión Estadounidense de Geofísica, celebrada el 11 de diciembre pasado, se hizo pública una nueva investigación donde encontraron una súper colonia que ha permanecido ahí más de 2.800 años.

De acuerdo con el portal Live Science, se descubrió gracias a las manchas de sus heces fecales, que los científicos detectaron en las imágenes de satélite. Según el medio esto empieza cuando un grupo de investigadores decidió realizar una investigación panantártica acerca de los pingüinos Adelaida y examinar más a fondo su ambiente.

Para ello revisaron imágenes satelitales del continente: ─“Pensamos que sabíamos dónde estaban todas sus colonias”─, señaló Heather Lynch, ecóloga de la Universidad de Stony Brook, Estados Unidos.

Especialistas de la NASA ayudaron al equipo, desarrollando un algoritmo de detección automática, fue ahí cuando los investigadores les llamó la atención que los islotes “Peligro” estaban cubiertos de excremento de estos animales. Los científicos afirman que a este grupo de islas es muy difícil acceder puesto que casi siempre están cubiertas por una capa gruesa de hielo marino que impide los censos regulares en el área.

Aun con las dificultades, los investigadores viajaron al lugar, donde contaron con ayuda de drones para determinar la población de los elusivos pingüinos, es asombroso cómo en esta área tan pequeña que muchas veces no aparece en la mayoría de los mapas, se haya detectado que viven más ejemplares de esta especia que en el resto de la Antártida.

Por si no lo sabías, el tamaño de la colonia ronda los 1,5 millones de especímenes. *NI*

 

 

ÚLTIMAS NOTICIAS


ARCHIVO