16 de oct de 2018

*BURT REYNOLDS.

Por José Antonio Trejo Rodríguez. La escena resultó un clásico de la segunda mitad de los años 70, en un escenario


Por OFICINA | martes 18 de septiembre del 2018 , 05:47 p.m.

Por José Antonio Trejo Rodríguez.
La escena resultó un clásico de la segunda mitad de los años 70, en un escenario fílmico dominado por la música disco universalizada por Fiebre de Sábado por la Noche con Travolta, nominado al Oscar en 1977, moviéndose al compás de los Bee Gees, Walter Murphy, The Trammps, Yvonne Elliman, K.C. & The Sunshine Band, Kool & the Gang; la imagen de un poderoso Trans Am en color negro deteniéndose de golpe y porrazo en medio de la desierta carretera, la puerta se abre y se aprecian un par de botas muy picudas que se posan sobre el polvoso pavimento, el pantalón vaquero impecablemente portado por un atlético sujeto de bigote caído, patilla larga, melena rizada cubierta con sombrero tejano, solo faltaba que el Piporro completara la descripción: “ceja poblada, pelo en la oreja, tengan cuidado porque es mañoso”.
Se trataba de “Dos pícaros con suerte” estelarizada por Burt Reynolds, el actor de Hollywood que encarnó el cine de acción y comedia ligera con un toque de picardía, acompañado por Sally Field, un trailero conocido como “Cletus” y su perro “Fred”; perseguidos por un par de policías que incansables intentan atrapar al burlón “Bandido” conductor del Trans Am. El gran éxito del filme, de acuerdo con sitios especializados se invirtieron 4.3 millones de dólares, recaudándose en taquillas 300 millones de los verdes. Por supuesto que se filmaron los episodios 2 y 3 de la cinta.
En 1978 continuaron las películas de acción en carretera, Kris Kristofferson estelarizó “Convoy” conduciendo un tráiler con carro tanque. El tracto camión de marca “mack” tenía sobre su cofre un pato en lugar del distintivo bulldog, por ello su conductor era conocido como “el pato de goma”. También fue una comedia de enredos con la participación de unos sherifes, mujeres hermosas, traileros, aventuras en la carretera, emoción sobre ruedas con Kristofferson como protagonista.
“Cannonball run” afianzó el lugar de Burt Reynolds en las comedias motorizadas, entonces estaba en auge la serie de televisión “Los Dukes de Hazard” que con el “General Lee” conducido por los primos Hazard hacía las delicias de grandes y chicos. Roger Moore, Farrah Fawcett, Dean Martin, Jackie Chan, Sammi Davis Jr. son algunos de los actores que acompañaron a Burt Reynolds en la cinta clásica de carreras de autos a campo traviesa conduciendo un Chevy Chevelle Laguna S3 de color rojo. Uno de esos autos fue conducido por el legendario William Caleb Yarborough para ganar las dos primeras Copas Winston (1977 y 1978) de las tres que ganó de manera consecutiva. También hubo una parte II de esta legendaria película.
Burt Reynolds también dio vida en 1997 a un productor de cine porno en “Boogie Nights”, lanzando al estrellato al joven Mark Wahlberg. La cinta está ambientada en los años 70 y el guion muestra periodos de auge y crisis del cine para adultos. Por su actuación fue nominado al Oscar, a los premios BAFTA y a los Premios del Sindicato de Actores y ganó el Globo de Oro al mejor actor de reparto.
En “Golpe bajo” o “The longest yard” interpretó a un viejo jugador de futbol americano preso en una terrible cárcel a la que llega un salvaje y odiado ex jugador actuado por Adam Sandler. Ambos unen sus fuerzas para formar un modesto equipo que debe enfrentar a la poderosa escuadra de los guardias de la prisión, liderados por un ambicioso alcaide. Como es costumbre en las cintas de Adam Sandler, aparecen esporádicamente algunos de sus amigos actores, recurrentes en su filmografía, como Rob Schneider. La cinta de 2005 se basó en el filme del mismo título estelarizada por el propio Burt Reynolds.
Los papeles de viejo lobo de mar se hicieron patentes en la carrera de Burt Reynolds como en “Driven” en la que aparece Sylvester Stallone y se desarrolla en el ambiente de las carreras de autos en pista; siendo Reynolds el director de una escudería que pretende preparar a un joven piloto para afrontar con madurez su ascendente carrera, apoyado por un veterano corredor (Stallone). En “Deal” hace el papel de un viejo jugador de póker que descubre a un nuevo talento y comienza a guiarlo hasta que se hace inevitable un enfrentamiento entre ambos en la final del mundial de póker, en el que Reynolds sale triunfador con varios millones de dólares en la bolsa.
Se tenía conocimiento que Burt Reynolds se encontraba trabajando en el más reciente proyecto de Quentin Tarantino, “Érase una vez en Hollywood” en el que compartiría el escenario con Brad Pitt y Leonardo DiCaprio. La expectativa sobre el filme es alta en virtud del renombre de los actores principales y del popular director de “El Mariachi”. Se ha especulado que Reynolds no había filmado escenas.
El pasado 6 de septiembre se anunció que el legendario Burt Reynolds había fallecido a la edad de 82 años. El pasado fin de semana se programaron en los canales de televisión algunas cintas recordando su trayectoria. La intención fue buena, pero al redundar en “Golpe bajo” y “Deal” y se quedó corta, como han observado había muchas cintas que fueron icónicas y que hubieran servido como excelente ejemplo de la carrera de un actor que encarnó al héroe de acción tras el volante, al viejo y ambicioso empresario de cine porno, que logró llenar salas de cine en todo el mundo, logrando el reconocimiento del público y hasta de la Academia y de los críticos internacionales de prestigiosos festivales. *NI*

 

ÚLTIMAS NOTICIAS

PUBLICIDAD

ARCHIVO