16 de dic de 2018

Podría pasar de 25 a 40 años de prisión, policía de Tepeji

*Por accionar su arma durante retén vehicular; es vinculado a proceso por el delito de homicidio calificado. *El juicio inició con una


Por OFICINA | miércoles 19 de septiembre del 2018 , 09:06 a.m.

*Por accionar su arma durante retén vehicular; es vinculado a proceso por el delito de homicidio calificado.

*El juicio inició con una abogada que no estaba preparada, ni sabía llevar la defensa del policía y el juez la tuvo que destituir en plena audiencia, haciéndole ver que el imputado tenía el derecho a una buena defensa.

Por Marisol Martínez Cruz.

El Juez de Control del Distrito Judicial de Tula vinculó a proceso por el delito de homicidio calificado al oficial de Seguridad Pública municipal de Tepeji, quien accionó su arma contra un automovilista la noche del viernes 07 de septiembre del año en curso, durante un operativo vehicular.

La audiencia fue programada el sábado a las 13:00 horas,  y justo a esa hora ya estaba todo listo. El imputado en espera de que su defensa ofreciera pruebas suficientes para poder salir en libertad; sin embargo, su abogada Liliana Hernández Morales no tenía nada preparado, es más su falta de profesionalismo salió a relucir, en ese justo momento que estaba por iniciar la audiencia le dijo al juez que no se había preparado sobre las constancias ni los audios del caso.

En ese momento, es decir, a la mera hora, solicitó los videos y la carpeta para poder estudiar el caso, ya que no tenía idea ni cómo iba a llevar la defensa.

La  revisión le llevó un poco más de dos horas, al llegar a la sala, dijo que ya estaba lista, se reinició la grabación y la sesión continuó; de pronto la abogada solicitó al Juez de Control, Auxilio de Pruebas, porque decía que notaba que habían muchas irregularidades en el procedimiento.

Esto causó asombró a todos los asistentes en la sala. El juez le dijo a la abogada que el tiempo los estaba comiendo, y que ella no tenía ni noción para llevar la defensa del imputado.

En repetidas ocasiones el Juez le hacía ver al imputado que tomara una mejor decisión porque estaba más que comprobado que su abogada, aunque sí contaba con una cédula profesional que la acredita como tal, no era suficiente, pues carecía de los conocimientos del nuevo sistema, pero ella insistía en convencer policía para que no la quitara.

El Juez llegó al grado de pedirle a un defensor de oficio que le explicara a la abogada sobre el procedimiento, pero ésta no entendió nada, así pasaron otras casi dos horas, hasta que el Juez le dijo al imputado que no podía seguir con la audiencia dejándolo sin protección.

Le recalcó que tenía derecho a una defensa técnica, con conocimiento a sus derechos y en ese momento, el Juez llamó al abogado defensor de oficio Salatiel Barbosa García, y a la abogada todavía se le ocurrió pedir que estuviera con ella en el juicio como su asesor, lo que fue negado por el Juez, quien le explicó que la ley no lo permite, por lo que tuvo que abandonar el caso y fue turnado al defensor de oficio.

El juez  preguntó al defensor de oficio  cuánto tiempo le llevaría para conocer el caso, y éste dijo que bastaban diez minutos.

Ese tiempo fue suficiente para la defensa, quien expuso que el oficial era excluyente del delito, pues los hechos se cometieron durante sus horas de trabajo, en su servicio y en legítima defensa.

Explicó que el día de los hechos, es decir, el 7 de septiembre, el policía se encontraba en su horario de trabajo, en un operativo vehicular en la comunidad de Santa María Quelites, sobre la carretera Quelites-Golondrinas y  accionó su arma de cargo para salvar la integridad de un civil y de su compañero oficial.

Pues recordó que el conductor de la camioneta blanca con camper, donde viajaba el ahora difunto iba a exceso de velocidad y con dirección directo al dueño de unos de los vehículos que estaban revisando, además de su compañero, quien atinó a aventar al civil para salvarle la vida.

Dijo que el oficial no tenía otro recurso para obligar al automovilista a detener la unidad y que no disparó por la espalda, ni de lado, sino de frente.

Resaltó que el ahora difunto usaba como arma su vehículo, y que el imputado, usó la que la policía le proporciona para su trabajo.

La fiscal fue dura al decir que el imputado no debió usar el arma de fuego de grueso calibre, pues pudo usar otro recurso; enfatizó que los policías reciben constantes capacitaciones para actuar en cualquier situación.

El familiar del difunto también recalcó que fue injusta la muerte de su hermano a causa del disparo de un arma de fuego de la policía municipal, pues dijo que ésta tiene como deber el cuidar a la ciudadanía y que tenía que usar otro recurso, porque la gente no puede estar temiendo de que algún policía en los retenes accionen sus armas de fuego.

En declaraciones de los familiares reconocieron que el hombre muerto viajaba a exceso de velocidad, porque tenía problemas familiares y estaba muy enojado.

Al final, el Juez de Control luego de escuchar el careo del fiscal y de la defensa, decidió vincular a proceso al imputado, quien permanecerá en la cárcel hasta que termine su juicio. El policía podría pasar de 25 a 40 años de prisión en caso de encontrarlo culpable. *NI*

 

ÚLTIMAS NOTICIAS

PUBLICIDAD

ARCHIVO