15 de oct de 2019

Centro Cultural de Tlahuelilpan sin libros y mal utilizado

*Colectivo asegura que el alcalde quiere destruir más de 3 mil títulos; además permite que el espacio se utilice para otros fines.


Por OFICINA | viernes 20 de septiembre del 2019 , 03:35 p. m.

 

 

 

Más de tres mil libros son los que el alcalde de Tlahuelilpan, Juan Pedro Cruz Frías, pretende quemar con el argumento de que son obsoletos e incluso tienen hongos. El colectivo que impulsó el rincón de la lectura dentro del Centro Cultural hace el llamado al secretario de Cultura Olaf Hernández y al propio gobernador Omar Fayad, para que no se permita esa destrucción ni tampoco que el espacio sea utilizado en otros fines.

En conferencia de prensa realizada en la capital del país en la tarde-noche del jueves 19 de septiembre, el ex director del Centro Cultural Helios Mora Madrid acompañado por los talleristas Netzahualpilli Barrera Gálvez, Adrián Paredes Jiménez y Michelle Cerón Tovar, de teatro, música y literatura, respectivamente, dio a conocer lo anterior.

Argumentan que no son obsoletos los libros porque títulos como “Las mil y una noches”, “El Quijote” e incluso “Harry Potter” no pasan de moda; además de que dentro de la colección se encuentra obras de la editorial Alfaguara y también otras donadas por el escritor Jorge Antonio García, de su propia autoría.

Fue el alcalde Juan Pedro Cruz quien recibió los libros, muchos de ellos todavía con su plástico protector; pero aún así quiere destruir los ejemplares. A la llegada de las obras literarias el presidente no quiso que se integraran en lo que llamarían biblioteca dentro del Centro Cultural Tlahuelilpan, porque eso significaba tener que invertirle recursos y quedó el espacio como el rincón de la lectura.

Pero detrás de esta pretensión del edil hay una serie de situaciones que Helios Mora explica ante medios de comunicación. Recordó que por varios meses estuvo sin utilizarse el espacio y fue desde agosto del 2018 que comenzó actividades el espacio que proyectaba fuera un centro cultural para las bellas artes y no una casa de cultura que diera cabida a otras actividades no consideradas como tales.

Presentó un plan de trabajo aprobado por el alcalde en el que la formación era holística, es decir que los alumnos podían asistir a varios talleres. Trabajó bien con el exdirector de Educación y Cultura Víctor Rosales; sin embargo en marzo o abril del presente año la presidencia municipal impuso a César Octavio López Castillo, quien es profesor de una secundaria, y que además en la página web del gobierno local aparece como director de Reglamentos y Espectáculos.

Desde su llegada César Octavio López no comulgó con las ideas de Helios Mora, quien fue despedido en agosto pasado sin mayores explicaciones, aunque al aceptar hablar con él el alcalde le argumentó que tenía una carpeta de investigación; sin embargo el exdirector del Centro Cultural asegura que nadie lo ha citado ni notificado, por lo que presume que le fue fabricado el delito.

César Octavio López, aseveró Mora Madrid, comenzó a incluir actividades no propias del Centro Cultural. Además de aceptar el programa de “Jóvenes construyendo el futuro”, quienes al parecer, dijo, no cumplen con el objetivo del mismo dado que no hacen nada y la mayoría de ellos, por lo menos ocho, tienen alguna relación incluso familiar con el director de Educación y Cultura.

Luego de su salida del Centro Cultural, Helios Mora ve un edificio abandonado, rayado en sus paredes, con los baños en pésimas condiciones y convertido en un recinto de usos múltiples, dado que han realizado ahí comidas, jornada de salud que han dejado como resultado material manchado de sangre en los botes de basura; y alberga al módulo móvil del INE aunado a que el gobierno siempre tuvo la idea de mover áreas al edificio.

A todo eso se oponía Helios Mora, de ahí que considere que su salida se debió precisamente a que junto con talleristas se oponían a que el Centro se utilizara para propósitos distintos al cultural. Porque a pesar de tener únicamente 50 alumnos, se estaba recuperando la confianza luego de que el espacio fuera utilizado por las dependencias que intervinieron luego de la desgracia ocurrida en Tlahuelilpan.

Resaltaron tanto Helios Mora como sus acompañantes que estaban becados los hijos y otros familiares de los fallecidos en la emergencia que vivió el municipio en enero pasado. A fin de que los talleres les sirviera como actividades de resiliencia. No fue bien visto por presidencia municipal, pero aún sí se conservó el apoyo por lo menos hasta que fue despedido como director.

Por ahora no cuenta el Centro Cultural con director porque aunque realiza las funciones como si lo fuera, César Octavio López no tiene el nombramiento como tal e incluso ni como director de Educación y Cultura, de ahí que se haya perdido un hermanamiento con otro sitio similar de otro estado, cuando todavía tenía la titularidad Helios Mora.

El Centro Cultural fue gestionado por la administración anterior, se edificó con recursos federales y aún no cuenta con escrituras; por esta última razón no se obtuvo el beneficio de un programa que a últimas fechas incluyó ese requisito.

Para Helios Mora otra de las razones para acelerar su salida es su propuesta de convertir al Centro en un Instituto Municipal de Arte y Cultura, con recursos propios e independencia. Esto no gustó al alcalde quien ha pretendido siempre que el lugar genere recursos para el municipio, sin considerar que puede Tlahuelilpan convertirse en la capital de la cultura en la región, porque no hay otra demarcación que cuente con ese tipo de instalaciones, detalló. *NI*


 


 

 

ÚLTIMAS NOTICIAS


ARCHIVO