10 de jul de 2020

Al rescate del maíz nativo en Tezontepec

Por MARLENE GODÍNEZ PINEDA   TEZONTEPEC DE ALDAMA, Hgo.- Quieren rescatar las razas de maíz nativas de México en este muni


Por OFICINA | miércoles 1 de mayo del 2019 , 10:26 a. m.

Por MARLENE GODÍNEZ PINEDA
 
TEZONTEPEC DE ALDAMA, Hgo.- Quieren rescatar las razas de maíz nativas de México en este municipio, por ello lo promotores de la Comunidad Indígena San Juan Bautista, llevaron a cabo la siembra de algunos tipos de semillas que no han sido modificadas genéticamente o que no son transgénicos.

Lo hicieron en una parcela en la comunidad de Presas, donde contaron con la presencia de integrantes de la asociación mexiquense “Empecemos México”, organización que persigue el rescate de las semillas nativas como el “palomero toluqueño” que se siembra en el Valle de Toluca.

Está de igual manera el “arrocillo tlaxcalteca” y otros que se han sembrado en parcelas demostrativas porque lo que se busca es contar con un banco de semillas. Pero se requiere la triada con el maíz de la región otomí tolteca, explicó Jorge Sánchez, quien junto con Israel Vega del Colegio de Chapingo, dieron las explicaciones técnicas, convocados por el señor Santiago Bautista Hernández, promotor de la Comunidad Indígena San Juan Bautista.

También presente Juan Izquierdo Robles, jefe supremo otomí en las comunidades del Valle de Toluca, quien dijo que la tierra es de quien la trabaja y el agua igual le pertenece a los pueblos originarios.

Explicó sobre la autodeterminación como pueblo indígena que les permite retomar los usos y costumbres, sin necesidad de que exista un registro gubernamental. En el caso de su pueblo San Cristóbal lo que hicieron es un escrito donde se auto reconocen y que fue enviado a diferentes instancias gubernamentales y no gubernamentales nacionales e internacionales.

Israel Vega por su parte dijo que “el maíz crea a los mexicanos”, existen más de 60 razas nativas, la mitad de ellas se siembra y se convierten en parte de la vida alimentaria y cultural del país. Explicó que las semillas se adaptan al suelo, por ello confiaron los organizadores en que la siembra de este día daría sus frutos.

Posterior a las intervenciones de los organizadores y visitantes, se procedió a la ceremonia indígena para pedirle permiso a la madre tierra para poder sembrarla. Encabezada por el jefe supremo otomí y por Miguel Reyes, Reynalda Rodríguez, Alberto González y Rosalba Gutiérrez, la ceremonia se guio hacia los cuatro puntos cardinales para después dar paso al arado y siembra de cuando menos cuatro o cinco razas de maíz. *NI*

 

ÚLTIMAS NOTICIAS


ARCHIVO