20 de sep de 2021

* Los votos y las pensiones a adultos mayores.

Por Magda Olguín


Por OFICINA | martes 23 de marzo del 2021 , 05:45 p. m.

En el 2013 el expresidente Enrique Peña Nieto daba a conocer con bombo y platillo la reducción de edad para entregar apoyos para adultos mayores, el programa 70 y más se convirtió en el 65 y más… Con la entrada de López Obrador como presidente se estableció que la medida sería para personas mayores de 68 años con excepción de la población indígena, quienes continuaron con la misma edad establecida en el gobierno anterior, así nació la Pensión Universal para Adultos Mayores (PUAM)

El domingo pasado, se repitió la novela. Con el mismo entusiasmo que Peña, AMLO dio a conocer que en este programa se incluirá a personas a partir de 65 años…otra vez.

Hasta aquí pareciera un chiste de esos malos que termina con la pregunta ¿cómo se llamó la obra? Pues bien, creo que la respuesta es para todas y todos comprendida… La época electoral marca y da la pauta para la exagerada promoción de programas sociales, que, aunque lo nieguen, siempre definen el rumbo de la aplicación de políticas públicas en cualquier nivel de gobierno.

Obvio esto no es nuevo ni estamos descubriendo el hilo negro de la situación, pero lo que sí es verdad es que el sistema de pensiones en nuestro país es uno de los tantos temas que tiene que ser revisado a conciencia. Ciertamente, las acciones anunciadas representan un paso en la corrección de un sistema de pensiones terriblemente injusto, como el que está vigente.

Pero, los programas sociales de AMLO tienen un fuerte componente de clientelismo electoral. A través de las redes sociales se han dado a conocer videos de cómo llegan brigadistas de Morena a preguntarle a la gente si reciben el dinero de su pensión para luego decirles que, si gana la oposición en las próximas elecciones, se los reducirán o quitarán.

La pregunta es ¿qué tiene de malo repartir dinero del Gobierno a la gente? La respuesta es sencilla: nada. En el mundo en el que vivimos se debate ahora la posibilidad de otorgar un ingreso universal básico a toda la población.

Ahora bien, la pregunta de fondo es si es rentable para las finanzas públicas ya que las pensiones de adultos mayores en México costarán cientos de miles de millones de pesos al año. El presidente, sin embargo, dice que lo va a hacer sin subir impuestos ni la deuda. Se trata de una solución falsa, en conclusión: populista.

De acuerdo con varias encuestas, los beneficiarios de los programas sociales están felices con el dinero que reciben. ¿Y quién no? Muchos mexicanos piensan que el Gobierno nunca les da nada y, cuando les llega dinero en efectivo, se sienten tomados en cuenta. Luego arriban los Servidores de la Nación para recordarles a quién hay que agradecérselo el próximo 6 de junio.

Con sus dos horas de conferencias diarias AMLO tiene el suficiente tiempo de inventar y dar soluciones esperanzadoras hasta a los más pesimistas, ya no lo enumeraré el sinfín de temas que se han tratado en ese espacio con una fuerte carga de irrealidad, dicen por ahí que una mentira dicha siete veces se convierte en verdad, imagínense que llevamos así desde hace poco más de dos años.

El clientelismo electoral y la propaganda son las bases del gobierno de López Obrador, y esto es una realidad que en menos de seis meses la veremos reflejada en las urnas, porque sí… así se ganan las elecciones en México...Mis redes sociales abiertas para usted Magda Olguín en FB y MALENITAOL EN TWITTER y FB.  *NI*

 

ÚLTIMAS NOTICIAS


ARCHIVO