20 de sep de 2021

*El aborto como derecho humano.

Por Magda Olguín


Por OFICINA | martes 13 de julio del 2021 , 06:06 p. m.

Las reformas al Código Penal y a la Ley de Salud para despenalizar el aborto en Hidalgo fueron publicadas el pasado 6 de julio en el Periódico Oficial del Estado.

La publicación señala que para este fin se reformaron los artículos 154, 155, 156, 157 y 158 del Código Penal para el Estado de Hidalgo, y que se modificaron y adicionaron diversas disposiciones de la Ley de Salud estatal.

Las reformas permiten la interrupción del embarazo hasta la semana número 12. Sin embargo, las leyes estatales consideran que abortar después de ese lapso es un delito, que se castiga con entre seis meses y un año de prisión y entre 10 y 40 días de multa.

Pero ¿qué significa para las mujeres en nuestro estado esta despenalización? Más allá de enmarcarla con estigmas sociales o bien con la opinión religiosa que se pudiera tener, es importante saber el por qué el aborto lejos de ser tema moral es un tema social que debe ser tratado bajo los cánones de los derechos humanos internacionales que buscan la protección de las mujeres en todos los sentidos.

En entrevista vía telefónica con este medio de comunicación y con la intención de dar una visión más amplia sobre el tema en cuestión, Bertha Miranda Rodríguez, coordinadora estatal de la Red por los Derechos Sexuales y Reproductivos (Ddser) en Hidalgo, recordó que el tema de la despenalización del aborto no es un tema nuevo en nuestro país, ya que el 24 de abril de 2007 la Asamblea Legislativa del Distrito Federal aprueba las reformas necesarias a la Ley de Salud y al Código Penal donde se permite la interrupción de la gestación no mayor a las doce semanas.

En México, la Ciudad de México, Oaxaca e Hidalgo son las únicas entidades donde las mujeres pueden realizar el aborto a petición, hasta las 12 semanas de gestación de manera legal sin importar la causa, pero en otros lugares el camino a la despenalización es más estrecho.

“Existen varios mitos en torno al tema, nos dice que son las adolescentes las que más van a querer realizar un aborto, y esto es totalmente falso ya que en la CDMX el mayor porcentaje de abortos es de mujeres mayores a 20 años, madres de familia que ya tienen hijos, y sólo por mera estadística, cabe mencionar que el 80 % dijo ser católica”, puntualizó Miranda Rodríguez.

Es importante decir que el aborto existe con despenalización o no, solamente que las condiciones son diferentes, mientras se dé en un marco o contexto legal, todas las mujeres tienen garantizado su derecho a la seguridad, protección, dignidad y libertad.

Respecto a las manifestaciones de grupos provida respecto al tema la activista señaló: “Al estado le toca garantizar los derechos, lo que incluye a los tres poderes (ejecutivo, legislativo y judicial), a la sociedad le toca respetar las decisiones de las mujeres. Quiero recordar a toda la población que despenalizar no obliga a nadie a abortar”.

"Hoy estamos al igual que las mujeres de la Ciudad de México y Oaxaca, porque esta ley nos permite justamente decir que aquí estamos, que no necesitamos al Estado para tomar decisiones responsables, informadas. Hoy ganamos las mujeres y dejaremos de abortar en la clandestinidad".

Pero ¿por qué el aborto es un derecho para la mujer? Cuando el derecho de las mujeres a tomar decisiones autónomas con respecto al aborto está restringido queda amenazada una amplia gama de derechos humanos.

Los instrumentos internacionales de derechos humanos y las interpretaciones directamente relevantes emitidas al respecto por las entidades autorizadas de las Naciones Unidas llevan a la conclusión que la mujer tiene el derecho a decidir en asuntos relacionados con el aborto.  Varios derechos humanos corren riesgo cuando el acceso de las mujeres a los servicios de aborto legal y seguro está restringido.

Las restricciones legales al aborto tienen un impacto devastador en el derecho a la vida de las mujeres.  La evidencia sugiere no solamente que las leyes que restringen el aborto empujan a las mujeres a someterse a abortos inseguros, sino que además ellas mueren a consecuencia de dichos abortos.  Un estimado 13 por ciento de las muertes maternas a nivel mundial se atribuyen al aborto inseguro-entre 68.000 y 78.000 muertes anuales.  En su mayoría, estas muertes podrían haber sido evitadas.

El Comité de Derechos Humanos y el Comité para la Eliminación de la Discriminación contra la Mujer han repetidamente hecho notar con preocupación la relación entre las leyes que restringen el aborto, el aborto clandestino y los riesgos para las vidas de las mujeres.  Estos comités han recomendado la revisión o enmienda de las leyes que penalizan o restringen el aborto.

Algunos de los que se oponen al aborto seguro y legal argumentan que "el derecho a la vida" del feto debe ponerse por encima de los derechos humanos de las mujeres, en particular los derechos a la no discriminación y a la salud.  Es más, algunos opositores se refieren al supuesto "derecho a la vida" del feto en los argumentos en contra del uso de anticonceptivos que actúan después de la fertilización, pero antes de que el óvulo fertilizado se implante en la pared uterina (la implantación siendo la definición médicamente aceptada del inicio del embarazo).

La mayoría de los instrumentos internacionales de derechos humanos guardan silencio respecto a cuándo comienza el derecho a la vida, pese a que la historia de la negociación de los tratados, la jurisprudencia y la mayoría de los análisis jurídicos parecen sugerir que el derecho a la vida, como se contempla en dichos documentos, no tiene vigencia antes del nacimiento de un ser humano.

Rodríguez Miranda dijo que lo que sigue ahora, es poder garantizar un trato digno a las mujeres en las instancias de salud, en las que, afortunadamente, se cuenta con profesionales de la medicina que están  al tanto del tema y lo llevan a cabo de manera adecuada; sin embargo, también mencionó que a ningún galeno se le  obligará a realizar esta práctica si no quiere, “es un tema que ya tiene mucho tiempo, ya que recordemos se podía abortar por violación, por lo que ahora tendremos que trabajar en garantizar a las mujeres la protección a su derecho”.

Las decisiones sobre embarazos y maternidad son sumamente personales y son precisamente el tipo de interés que el derecho a la privacidad debe proteger.  El derecho a la privacidad de la mujer embarazada le empodera a decidir si quiere tener un aborto.  Ninguna mujer debe tomar esta decisión bajo la amenaza de una prosecución legal.

Es importante señalar, que no todo el sector católico o religioso está en contra de la legalización del aborto, dentro de la iglesia tenemos personas que apoyan y grupos como “católicas por el derecho a decidir” que trabajan precisamente para quitar ese estigma religioso que no ayuda a abordar el tema como debe ser. “Yo invito a esos grupos católicos a difundir entre sus feligreses una campaña de prevención de embarazos no deseados y a tomar el tema como un tema de salud reproductiva y no como un tema de moralidad”.

Por último, señaló que las mujeres que en estos momentos viven una situación de indecisión respecto al tema, pueden acercarse a las instancias correspondientes o bien a la red que ella encabeza para una guía mucho más detallada y el acompañamiento necesario “nadie, ninguna mujer que va a abortar llega riendo y celebrando que piensa hacerlo, para nosotras es un tema difícil que como tal debe ser tratado, pero sobre todo apoyar a las mujeres en lo que decidan hacer”.

Es importante recordar que los gobiernos deben tomar todas las medidas necesarias, tanto inmediatas como incrementales, para asegurar a las mujeres el acceso informado y voluntario a servicios de aborto legal y seguro como parte del ejercicio de las mujeres de sus derechos reproductivos y otros derechos humanos.  Las obligaciones gubernamentales que tienen que ver con el acceso de las mujeres al aborto y que tienen su raíz en derechos económicos, sociales y culturales deben implementarse en conformidad con el principio de la realización paulatina hasta el máximo de los recursos disponibles.

Mis redes sociales están abiertas para usted Magda Olguín en FB y @malenitaol en Twitter e IG. *NI*

 

ÚLTIMAS NOTICIAS


ARCHIVO