4 de dic de 2021

*LOS ADORNOS NAVIDEÑOS.

Por Dora Martínez


Por OFICINA | miércoles 16 de diciembre del 2020 , 03:56 p. m.

 

En la casa de la familia Sierra, se preparan para empezar a adornar la ventana y poner el arbolito de navidad.  Papá saca de la bodega las cajas de los adornos.

Esa noche sucede algo inesperado…

Papá:   Querida, ya es tiempo de empezar a sacar los adornos de navidad, que te           parece si saco la caja y vas revisando que sirve.

Mamá: Me parece bien, así tendré tiempo para comprar lo que haga falta.

Niño: ¿Mami, podemos ayudar a limpiarlos?

Niña: ¿Sí mamá? Me gusta mucho adornar la casa, yo también quiero ayudar.

Mamá: Sí hijos, así lo haremos mañana, por lo pronto papá va a traer la caja y nosotros nos vamos a descansar.

El papá entra con una caja de cartón y la deja en el piso. Toda la familia se retira a dormir. En la noche, en la caja empieza a haber movimiento, el arbolito y saca una parte de su tronco y su raíz. Se escucha un bostezo,  estira un pie y lo saca de la caja, estira los brazos y se incorpora.

¡Ayyy, que flojera!  - dijo el arbolito- Ya es hora de alistarme para la Navidad como cada año, y darles alegría a estos niños cuando luzca hermoso, adornado y brillando con miles de luces.

Estoy hecho un desastre; estoy sucio, empolvado… ¡Ay se me torció una ramita!…bueno, los niños mañana me limpiarán y espero que el papá no me sacuda de cabeza como la vez pasada, me puso una zarandeada que me duele mi bracito todavía.

Sale la Estrella de la caja con dificultad y se desliza poco a poco para no quebrarse.

Estrella: Hola Arbolito, ¡Mira lo que me hiciste! ¡Me rompiste una puntita por recargarte encima de mi dentro de la caja!, a ver si ahora cuando te guarden te dan otra caja para ti solo, pesas mucho. ¡Mira mi punta! Yo soy el adorno más bonito y no puedo aparecer así …

-¡Yo qué! el señor que me puso hasta arriba, hubieras sentido lo que yo cuando me apachurro para cerrar la caja… ¡Calmaaa! Mañana los niños te arreglarán.

Voltearon asustados por el chillido de la esfera que sale de la caja.

Esfera: (Llorando)  ¡Ahhgg, estoy rota… (Llora fuerte) no me pondrán en el árbol, estoy rota! (grita).

Arbolito: (Con indiferencia)  ¡Calmaa! Mañana los niños te arreglarán.

Estrella: ¿Cómo le dices eso?, ¿que no ves que está rota?, no podrán ponerla en el árbol.

Moño: (Cabizbajo y muy triste)  ¡Mírenme a mí, yo si ya no sirvo para esta vez, estoy apachurrado, doblado y roto!

Sale el Ángel con su pelo feo y despeinado, con las alas rotas.

Ángel: (mirándose a sí mismo con tristeza)  ¡Ay, Dios Mío! ¡Soy un desastre! ¡Perdí el glamour por completo en esta caja sucia, ahí guardado!

¡Tú Arbolito tienes la culpa!  ¡Pesas mucho, y la gorda de la esfera roja también me aplastó!

¡Miren cómo está mi vestido…Ay no!… y está manchado mi vestido de oro…¡qué voy a hacer! El Ángel encuentra una botella de windex y se limpia su vestido de oro.

-Arbolito: ¡Calmaaaa…Mañana los niños te arreglarán!

Estrella: A todos les dice lo mismo

Esfera: Sí arbolito yo ya no sirvo, cómo me van a arreglar, no me van a colgar (vuelve a llorar).

Sale de la caja el cordón de escarcha de papel, arrastrándose y todo enredado.

Arbolito con cara de susto niega tener la culpa.

Cordón: ¿Oigan?… ¡se pasan todos me aplastaron, por su culpa a mí sí me van a tirar a la basura y van a comprar uno nuevo! (Llora)

Arbolito: Calmaa, mañana…

Estrella: (Interrumpe)  ¡Ya cállateee que me desesperas!

Moño: Yo, roto, torcido, quebrado, doblado,  sin ilusiones,  etcétera, etcétera…

Esfera: Sí Arbolito, ¡cállate, yo estoy rota!

Ángel: Sí Arbolito, ¡estoy sucio, despeinado y manchado!

El Cordón se queda tirado en el piso triste. Sale Campanita de la caja con una gran sonrisa.

Campanita: ¿Hola tilín, tilín!, ¿cómo están todos?,  ¡tilín tilín!

Todos miran a campana extrañados.

Esfera: ¿Por qué estás tan contenta campanita, que te hace tan feliz?

Campanita: (ríe) es que yo sí estoy completa, soy de metal y no me pasó nada, creo que hoy te voy a suplir Estrellita…

Estrella:  (Molesta) eso es lo que crees, no te has visto por atrás, estás chueca y abollada! (ríe burlona).

Arbolito: (se dobla de risa) ¡ay sí, yo estoy completita!  (con burla y haciendo muecas)… (ríe) … calma, mañana…

Todos los personajes juntos interrumpen y exclaman:  ¡Mañana los niños te arreglarán! Por último, sale la serie de luces, (cubierto con una serie de luces de red, viejita).

Serie: ¡Esto no puede ser! ¡Mi luz amarilla!. ha muerto (llora haciendo ademán dramático tocando la cabeza) y la roja también! ¡De seguro me van a sustituir por las nuevas series de led marca acme! (tono de burla).

Arbolito: (asombrado) Entonces ni te digo que tienes la mitad de este lado fundida, (ríe y señala), pero ¿qué crees? No te preocupes ¡mañana los niños te arreglarán! (lo pronuncia rápido y seguido para no darles tiempo a callarlo).

Se quedan todos viéndose unos a otros tristes y desconsolados. Se tiran al piso. Se meten a la caja. A la mañana siguiente aparecen los niños y empiezan a sacarlos, los niños toman con   cuidado su adorno en la mano para irlo poniendo en el árbol.

Miguelito: Mira mami, el arbolito está feo y cucho… Pero ahorita va a quedar limpio y bonito.

Lo sacude con un plumero o trapo, Arbolito hace caras y tose. Acomoda junto a la ventana el árbol que se va a adornar.

Daisy: Mami, la estrella está un poco torcida y con una punta doblada, creo que ya está fea y no la pondremos. La limpiaré con trapo mojado y le pondré pegamento para que quede bien.

Estrella, sonríe y aplaude. Abre los brazos.

Miguelito:  (exclama triste) Mami, mi esfera roja , la más grande y la más bonita, está rota. No se puede poner, ¿compraremos otra?

Esfera, hace caras de puchero y llora, suplica que no la tiren a la basura.

Esfera: Noo, por favor no me tires, mírame bien por el otro lado estoy gorda, panzona y brillante, no me tires, (suplica).

Daisy saca el ángel: Mamita, ¡el ángel que cuida el arbolito está echado a perder!

Mamá: ¿Por qué dices eso?

Daisy: Huele feo y está manchado, mira sus pelos de peluche están horribles, ¡este ángel espanta!

El Ángel hace caras de enojo, haciendo expresiones de negación. 

Daisy: Creo que tendremos tiempo de comprar uno de esos que tienen luces por dentro y hojas que huelen rico.

Ángel se tira al piso, y se jala el cabello de desesperación, suplica que no lo desechen.

Mamá: Mira, hija el pelito se puede peinar con un cepillo de dientes, le limpiaremos su carita con trapito húmedo y le cambiaremos su vestido por un hermoso y brillante tul blanco y listo.

Miguelito saca al cordón y lo mira con desprecio. Esto sí de plano ya no tiene remedio, si lo desenredo se romperá.

Mamá:  Corta el cordón donde tenga el nudo más grande, lo pondremos en tiras           sobre el árbol y seguirá brillando.

El niño se queda asombrado, le pega una cinta transparente y el cordón quedó arreglado.

Daisy: Las luces no funcionan, mamita ¿cómo arreglaremos esto?

Mamá: Conectaremos las luces con una serie nueva y servirán las dos, son solo unos poquitos los que no prenden, ya verás que no se notará.

Daisy toma el moño y lo arregla para colocarlo. Lo estira y lo aplasta para que se vea menos arrugado.

Lo mismo con campanilla, la ve un poco abollada, pero dice, ¿mamita, podemos poner la campanilla donde no se vea lo chueco?

Toda la familia cooperó para limpiar y reparar los adornos, ellos contentos de estar nuevamente en el arbolito acompañando a la linda familia en otra Navidad más. El papá empieza a colocar todos los adornos pequeños en el árbol.

Los niños le van pasando los adornos, primero coloca a la estrella en la punta, luego la esfera rota con la parte dañada oculta, el Ángel y todos son colocados, la serie se prende al final y los niños aplauden. Estamos listos para festejar.

FELIZ NAVIDAD PARA TODO EL MUNDO. FIN.

 

ÚLTIMAS NOTICIAS


ARCHIVO