4 de dic de 2021

*La Boda de Gina 20/08/2019

(Cuarta de cinco partes)


Por OFICINA | martes 20 de agosto del 2019 , 07:02 p. m.

Por: Dora Martínez
¡Encontró a Lisandro y Javier teniendo sexo!
¡No pudo soportar aquel impacto! cerró de golpe y se desmayó en la cocina.
Tardó en recuperase, cuando abrió los ojos seguía en el piso y parado mirándola estaba Lisandro, Javier ya se había salido.
- ¿Ya te sientes mejor? - dijo Lisandro  al tiempo que le ofrecía un algodón con alcohol.
Gina sin poder responder por la confusión, solo olió el algodón y dijo, no, no sé qué pasó. Creo me desmayé.
-        Pues obvio te desmayaste. No quise moverte porque no sé si te lastimaste.
-        Mira que comprensivo.
Gina se incorporó sola, se sentó en una silla del comedor: No puede estar pasando esto. ¿Qué te pasa Lisandro?
- Pues pasa que me cachaste que soy gay, que me casé por guardar las apariencias con mi familia y la tuya.
-        ¡No puede ser!  Ahora entiendo todo lo que ha pasado desde la boda. ¿Por qué no te fuiste antes?
-        Ya te dije mujer, por las apariencias
Espero entiendas que no te deseo, que no te quiero, que no me gustan las mujeres.
-        ¿Cómo puedes ser tan descarado? Estamos por cumplir un mes de casados, un mes… ¿Me estás diciendo que me utilizaste?
-        Gina no podía respirar de la impresión. No dijo nada más. Tomó una muda de ropa y salió a quedarse en la casa de sus padres.
Alicia abrió la puerta y vio a Gina en pleno llanto y muy descompuesto su semblante. No pudo articular palabra cuando Gina la abrazó y no podía controlarse. La llevó a la sala y Rogelio salió de su recámara asustado.
Gina les contó lo ocurrido ¿cómo puede pasarme esto?- dijo- No pude darme cuenta antes porque no manifestaba ningún rechazo; era muy detallista y amoroso, siempre tenía un detalle… me daba peluches, flores, chocolates, me llevaba a cenar sorpresivamente… No entiendo que pasó.
Alicia la llevó a la recámara que había sido suya antes de casarse. Para Gina era muy complicado entender que regresaba a la casa de sus padres.
Rogelio en cambio toda su preocupación se trasformó en rencor contra Lisandro. Esto no se va a quedar así,  te lo prometo hija; este muchacho lo va a pagar, dijo.
Todos pasaron la noche en vela.
Al día siguiente Gina no salió a trabajar, estaba muy deprimida. Rogelio le dijo que no tomara ninguna decisión por el momento, que pensara bien qué iba a hacer. Ella dijo que no sabía qué hacer, estaba muy confundida, pero buscaría asesoría legal.
Mientras tanto Lisandro fue a su trabajo, como si se hubiera quitado un peso de encima.
-        ¡Mira cómo vienes- dijo su secretaria- te ves radiante!
-        Ah, gracias, es la felicidad del matrimonio…
 -Se te nota que estas recién casado...
Llegando a su oficina, habló con Javier. ¿Qué onda contigo, cómo estás?
 -        Asustado güey, ¿qué paso anoche?
-        Pues nada, la vieja se fue de la casa, por lo menos dormí tranquilo, pensé que toda la noche me  haría un drama.
-        ¿Qué te dijo?
-        Ya sabes, que cómo era posible, que estaba pasando que por qué la utilicé, que si soy un cínico, bla, bla, bla…
Le dije que me descubrió, que me casé para guardar las apariencias…
-Oye, pero cómo no sospecho nada después que vio que todo me lo consultabas. Prácticamente  tus decisiones las tomé yo junto con Norma.
-¡Ah! es que no lo supieron, yo solo le daba largas y le pedía dinero al suegro para depositarlo a Norma.
¡Hubieras visto mi actuación en el aeropuerto! - reía sin parar.
Ahora viene lo bueno, no sé qué esperar. Mientras tú mantente alejado de mí. Ya idearemos una manera de vernos. Tal vez en el hotel de siempre, será más fácil sin que me vigilen.
-        Oye a propósito de Norma, ¿qué onda con el dinero?, ¿ya te lo repartió?
-        No, me voy a esperar unas semanas, ella está en Playa del Carmen disfrutando su parte…
Gina pasó el fin de semana encerrada y pensando qué iba a hacer. Por medio de su amiga Karla, consiguió el contacto de un abogado con el cual haría una cita para entrevistarse.
El domingo aceptó que  Karla  la visitara para platicar, eran   amigas de la infancia. Después de escuchar toda la historia, le dio su punto de vista: Amiga me parece que aquí hay un tema de engaño, de estafa, ¿dónde está el dinero de tu papá?, realmente Lisandro  nunca pagó  los gastos de la boda. Procuró sacar dinero de tu papá. Aparte está muy extraña la actitud de la familia de él, algo ocultan o no saben nada. A la tal Norma nadie la ubica. ¿Sí te das cuenta de lo grave de todo eso?
 -        Realmente no pude darme cuenta, me agobié con los trámites y la organización que no pude amiga. Lo lamento mucho, estoy llena de coraje y de odio. No puedo pensar con claridad.
-        Bueno, mañana ve al abogado y yo te respaldaré en todo proceso contra ese infeliz.
Gina no regresó a su departamento, pidió a su madre ir a recoger su ropa y cosas personales.
En el trabajo no tenía relación directa con Lisandro, lo cual hizo menos tenso su regreso a la oficina.
Era evidente que estaba triste, cuando le preguntaban al respecto  solo decía que era estrés, que estaba bien, solo un poco cansada.
Rogelio empezó a recibir llamadas de los bancos haciendo  los cobros de sus tarjetas. Agobiado por no tener liquidez, vendió  su coche  a bajo precio, pero  pudo pagar su adeudo. Luego empezó a buscar pistas de la tal Norma. Con una persona muy importante de una empresa de telefonía celular, y dando el número de celular de Lisandro, pudo dar con el contacto de Norma.  Había sido compañera de la carrera de Lisandro y los dos eran de Durango. Según los datos de registro, vivía en la colonia Las Águilas. Rogelio fue a dar una vuelta a la dirección y no existía ninguna casa, era un lote de comercios.
Decepcionado trataba de pensar con claridad, tuvo la idea de ponerle un detective a Lisandro para ver si se encontraban; pensó en mil locuras pero trató de calmarse unos días.
 
Mientras tanto el abogado recibió a Gina, escuchó su historia y la aconsejó.
-Gina, si le parece bien mi propuesta haremos  una demanda de divorcio. Esta va a ser tardado porque la ley no los divorcia hasta después de un año de matrimonio; sin embargo, por las situaciones de índole sexual puede que el juez acceda a  tener un divorcio exprés.
Mientras tramitaremos sacarlo del departamento, ya que el contrato está a su nombre haremos una repetición de bienes de manera voluntaria.
Hay que hacer este trámite rápido para evitar que él la acuse de abandono de hogar y peleé todos los muebles y regalos de bodas.
También le quiero decir que el proceso no va a ser barato, serán aproximadamente 80 mil pesos los cuales se dividirán  en cuatro pagos para que no sea gravoso.
Gina resolvió inmediatamente que  iniciara el proceso y la demanda, del dinero ya pensaría cómo pagarlo. Salió fortalecida y recuperada emocionalmente, hasta contenta se veía. Pensar que podría hacer algo y dejar en la calle a su esposo sería maravilloso.
Rogelio intentó otras cosas para dar con Norma, pero fracasó. Pensó que era mejor resignarse a perder todo. Resolvió desmontar su oficina, evitar el gasto de la renta y con eso podría salir del compromiso económico.
Alicia empezó enfermar por todas las dificultades que estaban enfrentando, la familia le decía que eran psicosomáticas, pero ella pensaba que se trataba de algo más serio.
Esperó mucho tiempo para poder visitar a un especialista. Se realizó un chequeo general y los resultados fueron muy malos.
Lisandro se contactó con Norma.
- ¿Qué tal amiga cómo estás? ¿No te imaginaste gozar así la vida, no?
- Aquí en este paraíso, revisando los periódicos cuidando que no salga mi foto con un letrero de “se busca”…- reía nerviosamente. Continuará...

 

ÚLTIMAS NOTICIAS


ARCHIVO