4 de dic de 2021

*ABIGAIL. 2

(Segunda y última parte)


Por OFICINA | martes 25 de mayo del 2021 , 05:37 p. m.

Por Dora Martínez

Un día llegó una notificación de demanda de diez millones de pesos de deudas impagables por supuesto. Lo llevaron a la cárcel con una sentencia  larga por fraude o el pago de la deuda para poder salir.

Me quedé sola y molesta con la vida, no merecía quedarme en la calle por culpa de sus actos. Así que perdí todo y desaparecí de la ciudad. Por unos años no supe de Omar.

Me fui a provincia, conocí a personas poderosas del gobierno, me involucré con uno de ellos, del alto mando, me volví desconfiada  dada mi experiencia, siempre sentía que no me decía la verdad, lo único que logré fue tronar todas mis relaciones, me volví inestable y tóxica.

Omar no la pasó bien en la cárcel, fue golpeado y extorsionado para darle protección, lo consideraban rico y le pedían muchas cosas, desde celulares hasta montos de miles de pesos para comprar droga; es más que sabido que en los reclusorios hay jefes de todo: de grupos de golpeadores, de vendedores de droga, alcohol, de delincuencia organizada -ellos son los mandamás-. De todos ellos fue víctima durante años hasta que le llegaron al precio a alguien  del alto mando para preparar una fuga.

Parecería de película pero fue real, le dieron ropa de un custodio y salió por la puerta del personal, falsificaron una tarjeta de control de asistencia y checó una hora de salida de turno. Afuera lo esperaban policías coludidos y familiares para llevarlo  directo al aeropuerto, sólo sus hermanos y Omar saben el destino que tomó ese día.

Todo esto lo supe años después, nunca me enteré en tiempo real cuándo sucedió, yo andaba librando otros problemas y uno de ellos era que no me ligaran a él para nada y menos de una fuga de la cárcel.

Cuando me enteré de lo anterior y que no salió  precisamente por buena conducta sino por medio de extorsión económica a las autoridades, tuve la certeza que fue su familia quien lo hizo; la información no era confiable pero traté de seguir mi vida sin esperanza de volver con él.

Omar se perdió por muchos años, cuando de repente saludaba a alguien del pasado me llegaron comentarios de que estaba en Argentina, en Europa, en Inglaterra, pero la realidad es que no quise saber dónde estaba. Ni siquiera le mandaba saludos…Muchas veces dijeron que estafé a Omar, que le saqué tanto dinero que lo tenía en inversiones y que vivía de las ganancias. Si hubiera sido real mi situación sería muy desahogada, pero lamentablemente era mentira, quién sabe quién tendría el interés de crear esa imagen, pero yo seguía trabajando.

Mientras tanto en esos años, seguí ligada a las personas que tenían poder  en los gobiernos, muchos años hice auditorías en áreas de compras de diversos organismos estatales, en eso consistía mi trabajo. Mi dinero era producto de un trabajo honesto.

Nunca volví a tener una pareja linda y me sentía muy sola, viviendo en otras ciudades lejos de mi familia no era sencillo. Tuve amigos con los que salimos a divertirnos, ellos no sabían nada de mi pasado y me aceptaron amablemente.

Hace poco tiempo, quizá un par de años, Omar volvió a México muy dañado, parecía que no estaba en sus cabales, con un trastorno de personalidad, desconfiado y escondido la mayor parte del tiempo. Tal vez ya se curó del vicio del juego pero se ha refugiado en otros, alcohólico y drogadicto, combinación difícil de librar.

Entiendo que un grupo de amigos del gremio industrial lo han ayudado a recuperarse, le dan trabajo temporal,  pero esos vicios lo llevan a fallarles constantemente  y los desespera. Sigue sin tener nada propio y poco dinero para sobrevivir. Pienso que  prefiere  vivir con carencias que estar en la cárcel otra vez.

Hoy con lo poco que tiene ha vuelto a las apuestas, regresó a los casinos  a apostar en los juegos de futbol de americano, de ruleta y póker. Según me contaron se le hace poco apostar  20 mil pesos- que puede ser su sueldo mensual-,  convence a los amigos de prestarle poco dinero para juntar 50 mil  pesos o  más si puede…pero finalmente las personas  vuelven  al origen.  Omar tiene esa debilidad que le provoca mucha ansiedad  y desequilibrio emocional y,  ahora ha vuelto a caer.   Fin

ÚLTIMAS NOTICIAS


ARCHIVO