25 de oct de 2021

Tulense se abre paso en la halterofilia

*Dayra Solís de 20 años entrena con un programa a distancia, mientras estudia en línea en la Universidad Autónoma de Querétaro.


Por OFICINA | martes 12 de octubre del 2021 , 04:38 p. m.

Por MARLENE GODÍNEZ PINEDA
 
Con 20 años la tulense Dayra Solís Martínez se abre paso dentro del deporte de halterofilia; y quiere competir, no quedarse con la simple práctica de esta disciplina que vista de lejos pareciera exclusiva de los hombres.

La joven vecina de la Unidad Habitacional Pemex en Tula, estudiante del tercer semestre de Psicología en la Universidad Autónoma de Querétaro, quiere demostrar que las mujeres también se pueden forjar un futuro dentro del levantamiento de pesas.

Ya lo demostró en su momento la campeona olímpica Soraya Jiménez y más recientemente Aremi Fuentes con su medalla de bronce que se trajo de Tokio, Japón. Ella es su modelo para seguir como halterista, comenta Dayra Solís.

Pero no idealiza a nadie porque cada uno se construye a sí mismo. Lleva de ocho a diez meses entrenando este deporte; antes estuvo en el crossfit que abarca varios ejercicios de gimnasia, además del propio levantamiento de pesas y le gustó esta parte de la disciplina; halló un equipo en Querétaro que se llama “Empuje queretano”.

Para Dayra el que las mujeres no deben estar en halterofilia es un mito y por ello no avanza la categoría en este deporte. De hecho, sí hay muchas mujeres que entrenan, pero para la gente es peligroso y no bueno para la salud mental ni física. Sobre todo, se dijo esto a raíz de la muerte de Soraya Jiménez.

Las categorías en las que participan dependen de la edad; se clasifican de entre 15 a 18 años, 18-20, 21-23 y después las de más años. Son dos levantamientos que deben realizar: el de arranque y la envión. Dayra levanta 40 kilogramos en la técnica del arranque y 50 Kg. en la envión; da un total de 90 kilogramos.

Sabe la joven la importancia de las competencias porque pueden darse cuenta a través de ellas de sus errores y aciertos; aplicar diferentes técnicas y lograr la concentración. Hace tres meses compitió en Querétaro y le sirvió para ver el recorrido, el antes y después, dado que la halterofilia es un deporte difícil.

Hoy con las clases en línea que recibe de su universidad, vive en Tula y aquí entrena en un espacio donde realizan crossfit. Le envían de Querétaro el programa de entrenamiento que debe realizar día con día. Y además de ella otros dos muchachos y dos mujeres también practican la halterofilia.

Para Dayra el deporte que práctica no es sacrificado pues le da un balance con sus estudios y la diversión que todo joven reclama. Su coach le ha dicho que la ayudará, pero depende de ella hasta dónde quiera llegar. Entrena dos horas diarias de lunes a viernes, estudia y además tiene un negocio.

Reconoce que a su familia le da miedo el deporte que eligió, le piden que no cargue tanto peso; ella, asegura, conoce sus limitaciones, pero sobre todo sus alcances y la halterofilia es sin duda la disciplina que le gusta.

Seguiremos de cerca a esta atleta recomendada por el profesor de basquetbol Andremar López, a fin de animarla a seguir adelante y llegar a un olímpico como es su deseo. *NI*

ÚLTIMAS NOTICIAS


ARCHIVO