4 de dic de 2021

Observan irregularidades en elección del secretario general de la sección 35 del STPRM

*Hay impugnaciones en prácticamente todas las secciones del país. En enero se realizará el proceso nacional.


Por OFICINA | martes 23 de noviembre del 2021 , 07:13 p. m.

Pasada ya la contienda electoral de los dirigentes de las secciones del Sindicato de Trabajadores Petroleros de la República Mexicana (STPRM), quienes perdieron en la sección 35 con sede en Tula observan inconsistencias en el proceso de elección del secretario general.
Por ejemplo, días antes de que se realizara, el secretario general de la sección 35 Alfredo Mier y Concha Rodríguez organizó una reunión con los 50 funcionarios del actual comité ejecutivo local y con más de 50 delegados de los 70 que hay en la refinería Miguel Hidalgo. 
En esa reunión, el secretario se expresó con enojo y amenazando con palabras de odio hizo la mención "que se lo iba a chingar al candidato de la planilla verde Juan Francisco Ordóñez Rojo", lo amenazó si este participaba en el proceso de elección a la secretaria general, insinuando que sólo había un candidato, él que Alfredo Mier y Concha quería…
El comité electoral fue elegido por el mismo comité ejecutivo general y puso a tres funcionarios que están en el comité ejecutivo local y que a vista de todos los trabajadores, son gente cercana al actual secretario general, esto para favorecerse y tener todo el control en el proceso electoral. Las sesiones y juntas electorales se llevaban a cabo al interior de las oficinas sindicales, donde participó el secretario general (y los funcionarios de la secretaría del trabajo y previsión social). 
En ningún momento informaron si participaría algún otro trabajador y tampoco de las planillas participantes. La convocatoria se pegó por la tarde de un viernes, en forma discreta, cuando esas áreas laborales ya están "vacías", pues él área de recursos humanos no labora sábado y domingo, provocando así que los participantes o quien quisiera participar no cumplieran con toda la serie de documentos que solicitaban en la convocatoria pegada tardíamente.
Se les pedía "el primer contrato de planta", y éste se tenía que solicitar a través de un representante sindical, porque son documentos oficiales de la empresa. En el registro de planillas no permitieron pasar a más de dos personas y los representantes de la secretaría del trabajo y previsión social se concretaron a decir que solamente eran visores sin voz ni voto. 
Aunado a que las boletas para la elección no traían folio y ante las preguntas en las juntas de aclaraciones siempre argumentaron que así lo marcaba la convocatoria y era problema del Comité Ejecutivo Nacional del STPRM. Las listas del padrón de votantes puestas en las casillas "no eran legibles" y en las mismas no aparecen personas con derecho a votar en el CENDI. 
El padrón fue entregado y dado a conocer un día antes de la votación, donde aparecían personas jubiladas y fallecidas. Asimismo se permitió el voto a trabajadores que quedaron de planta en los últimos dos meses, sin aparecer en el padrón; sin embargo, el sindicato y la junta permitieron que votaran presentando su contrato. 
El día de la jornada electoral miembros del sindicato actual enviaron mensajes para que acudieran por su copia del contrato con el encargado de ajustes y así pudieran votar. Y por si fuera poco, aseguran, la casa de campaña del candidato “oficial” Rigoberto Sánchez fueron las oficinas sindicales del secretario general Alfredo Mier y Concha Rodríguez, con todo lo que ello implicaba.
Durante toda la Jornada electoral las casillas fueron vigiladas a 10 metros por funcionarios y delegados allegados al secretario general y también del representante general de los jubilados Ángel Garduza, a fin de ejercer presión. La campaña del "candidato oficial" al interior de la Refinería Miguel Hidalgo y los centros de trabajo, violentó todas las medidas de seguridad establecidas en los mismos reglamentos y que deben ser cumplidas obligatoriamente.
Aseguran los quejosos que al momento del registro de las planillas y días después, se les estuvieron haciendo llamadas amenazantes a los miembros para que desistieran de participar en el proceso electoral. Todo esto violenta la secrecía, la libertad, democracia e igualdad de condiciones que deben imperar en este ejercicio electoral del voto libre y secreto de los trabajadores de los centros de trabajo de Petróleos Mexicanos.
Viene en enero del 2022 la elección nacional, pero las locales se están impugnando prácticamente en sus 36 secciones y los tribunales laborales tardan hasta tres meses para echarlas abajo, dieron a conocer.
Cabe mencionar que la Secretaría del Trabajo y Previsión Social ha advertido que de comprobarse las irregularidades presentadas que vulneren el derecho de los trabajadores de elegir de manera libre y secreta, no se hará la toma de nota y el proceso tendrá que reponerse. (MGP) *NI*

ÚLTIMAS NOTICIAS


ARCHIVO