28 de mar de 2020

“El Dani”, niño torero de la región de Tula

Por Marisol Martínez Cruz.


Por OFICINA | martes 11 de febrero del 2020 , 06:51 p. m.

“El Dani”, de tan sólo 8 años, es un pequeño torero nacido y vecino del municipio de Tula, el gusto por el amor al arte taurino le nació desde muy pequeño y a los 5 años inició su carrera.

Iván Chávez, padre de “El Dani”, platicó a Nueva Imagen que el gusto por los toros ha sido heredado, pues él quiso ser torero, es aficionado y vivió al lado de una plaza de toros que está ubicada en San Miguel Vindhó y de la cual son propietarios de una parte.

El “Dani” es considerado un niño precoz de la tauromaquia, porque desde los 5 años no ha dejado sus entrenamientos y cada día quiere aprender más y tienen una muy buena trayectoria, por lo regular los toreros profesionales han iniciado su carrera a los 8 años.

Dijo que ser torero requiere de mucho esfuerzo y solvencia económica, para empezar, los trajes tienen un costo alto, así como los capotes, la muleta, la espada simulada, las botas y sombreros que son accesorios necesarios para su hijo.

En algunas ocasiones, van a corridas de toros como invitados y no le pagan, al contrario, ponen de su bolsillo para los gastos personales, como gasolina del auto y comidas, en algunas otras sí le han dado hasta 2 mil pesos.

Hay escuelas taurinas en todo el país y en Hidalgo está ubicada en la ciudad de Pachuca, pero por la distancia, platica Iván Chávez, le es difícil llevarlo; sin embargo, toma clases particulares, inicialmente fue alumno del matador Juan Clemente y ahorita en la empresa Sara Juana Toros, de Carlos de la Peña, además con algunos matadores taurinos.

Todos sus entrenamientos son en las tardes para no entorpecer sus clases. “El Dani”, se ha presentado a muchas plazas en el estado de Hidalgo y en otros estados, por ejemplo, Guanajuato, en la Feria de la Fresa y ha tenido muy buenas faenas y la gente lo considera un buen torero.

Platica que, en León, Guanajuato, recibió un golpe del animal y siendo un niñito de 7 años recién cumplidos, se levantó con lágrimas en los ojos a volver a torear, la gente lo aplaudió y ese día se llevó la tarde.

Reconoció, que, así como hay gente que lo aplaude y reconoce su valor ante este arte, ha recibido críticas y hasta agresiones verbales por lastimar a los animales.

Dijo que en los pueblos principalmente no ha afectado el repudio contra el arte taurino, pero hay estados en los que ya no está permitido el toreo, por ejemplo, en Sonora y en Chihuahua ya los quieren quitar y que en Cancún este año no permitieron las corridas de toros. 

A los toros va la gente que le gusta ese arte, la lidia como se le conoce en la actualidad nació en el siglo XVIII, cuando se abandona el toreo a caballo para realizarlo a pie, siendo éste el punto de partida para la “fiesta brava”.

El toreo es el arte más subjetivo y difícil de interpretar, no se puede negar que es cultura, costumbre arraigada, industria y forma de vida popular.

Hay personas que les gusta y hay quienes sienten repugnancia por la fiesta brava, así es la diversidad, son personas que no conocen el tema, realmente ven la cuestión de la sangre de los animales, la gente se más por esa parte, no ven que atrás de ese animal es algo muy controlado, hay mucha gente que trabaja, que recibe dinero para mantener a sus familias. 

Las ganaderías hacen que se mantenga una flora y fauna muy basta, todo es controlado. Iván Chávez resaltó que hay que respetar que los antitaurinos ambientalistas y algunos ciudadanos quizá no encuentren simbolismo ni arte en las corridas de toros, pero no deberían establecer que nadie sano de espíritu pueda verlos.

La lidia de toros bravos contiene arte, valor, temeridad, sentimientos, reciedumbre, tradición pinturería y ecología.

El arte de la tauromaquia es una apreciación personal que depende del gusto y sensibilidad de quien lo percibe “es la estética ante el dominio del toro”, asegura Iván Chávez.

Este arte tiene sus privilegios y el más raro de ellos es que se toleren ciertos excesos que no están permitidos en la vida. Es cultura por su capacidad de transmitir emociones a las personas que lo presencian, el torero ha sido la inspiración de artistas de todos los tiempos. *NI*


ÚLTIMAS NOTICIAS


ARCHIVO