19 de ene de 2021

*Ya ni chairos ni fifís.

Ya se cumplió un año de las elecciones presidenciales,  elección en la que Andrés Manuel López Obrador arras&o


Por OFICINA | martes 23 de julio del 2019 , 05:30 p. m.

Ya se cumplió un año de las elecciones presidenciales,  elección en la que Andrés Manuel López Obrador arrasó con una votación de 30 millones de votos para dejar muy atrás al PAN y todavía más abajo al PRI con sus candidato Ricardo Anaya y José Antonio Meade, respectivamente. No se trata por supuesto de hacer el enésimo  recuento de lo ocurrido.

A más de 13 meses de distancia de esa jornada electoral ya es tiempo entre los mexicanos de superar rencores, frustraciones o  hasta deseos de venganza para perdedores y ganadores. Y es que nos parece que la situación actual del país  debe conducir a unos y a otros a sumar puntos de vista para que el gobierno tome las mejores decisiones en favor de los 125 millones de mexicanos.

Y es que esa lucha  postelectoral que parece eterna no le hace bien al país. Hoy debemos mostrar madurez tanto los que votaron por AMLO, como quienes no lo hicimos. Nos parece que para apaciguar este clima es justamente el presidente de México quien debe predicar con el ejemplo. Esos apelativos como fifís o mafia del poder, tal vez ya los debe borrar de su vocabulario.

Como también habrá que dejar atrás el término chairo que hoy entendemos sirve para definir a quienes habiendo votado por Morena, hoy defienden a capa y espada todas las acciones de Andrés Manuel aunque muchas de ellas nos parecen prácticamente indefendibles. El caso por ejemplo de la cancelación del aeropuerto en Texcoco, por donde lo queramos ver.

Por supuesto que el hoy gobierno federal tiene mayor responsabilidad de comportarse ya como lo que son. Servir a todos los mexicanos y convertirse de verdad en la Cuarta Transformación. Cierto con acciones que todos debemos aplaudir como el combate a la corrupción y a la impunidad, flagelos que una y otra vez desde hace mucho hemos señalado son los principales males que tienen al país de rodillas y que AMLO ha dicho una y otra vez, está dispuesto a terminar.

Por supuesto que la crítica al gobierno ha sido y será un mal –si así lo quieren ver algunos- necesario porque se convierte en un dique contra el autoritarismo. De acuerdo por supuesto que señalar errores, deficiencias o corrupción siempre deberá ser con miras constructivas y respetuosas. Somos muchos los mexicanos que no habiendo votado por López Obrador hoy le apostamos a que al gobierno federal le vaya bien.

Hoy en día tenemos un presidente con los más altos índices  de popularidad de que se tenga memoria, pero es necesario ya no culpar sin pruebas a quienes se atreven a disentir en alguna decisión del gobierno morenista. Que un ex presidente debe impuestos; que en todas las estancias infantiles había niños fantasmas y mejor las cerramos; que en la construcción fallida del aeropuerto había puras tranzas, etc. etc.

Mejor que las autoridades señalen y en su caso sancionen al expresidente evasor de impuestos; o que se investigue  y sancione a los que hacían negocios chuecos en las estancias, o que en el caso del aeropuerto, se sancione con severidad a los corruptos y si de los ahora exfuncionarios varios se habían adueñado de los  terrenos aledaños para hacer negocio, pues que los expropie, pero cancelar una obra de esta magnitud que le está costando miles de millones de pesos a los mexicanos, pues nunca podrá convencernos.

Y cómo estas acciones muchas más del actual gobierno. Pero insistimos ya es tiempo de superar la etapa de rencores.  Porque esa actitudes belicosas del primer mandatario, exacerba los ánimos de la gente, en  un sentido o en otro.

Que el gobierno acepte la crítica y que de ella tome lo bueno, pero que ya  actúe  con prudencia, con mesura. Las campañas políticas han terminado; por fin son gobierno. Ya no son oposición. Acepten a los que no piensan igual. Hoy tienen la sartén por el mango y deben mostrar de qué son capaces en favor del país. *NI* 

 

ÚLTIMAS NOTICIAS


ARCHIVO