17 de abr de 2021

*Ya listo el TEO.

De acuerdo a la información que en las últimas semanas ha fluido,  ya en cualquier momento se va a poner en operación el dre


Por OFICINA | martes 16 de julio del 2019 , 05:22 p. m.

De acuerdo a la información que en las últimas semanas ha fluido,  ya en cualquier momento se va a poner en operación el drenaje más grande del mundo  y cuyas aguas residuales van a llegar precisamente a esta zona de Hidalgo a través del llamado Túnel Emisor Oriente (TEO).

La magna obra iniciada oficialmente en agosto del 2008, es decir hace casi 11 años, tuvo un costo cercano a los 50 mil millones de pesos, nace en la ciudad de México en el llamado río de los Remedios y en  el Gran Canal  y servirá para desalojar 150 mil litros por segundo de agua residual y pluvial proveniente del Valle de México.

De acuerdo a información de la Comisión Nacional del Agua (CNA), dependencia responsable de la obra y cuya terminación ha sido aplazada en varias ocasiones, a través de este enorme túnel  con 25 lumbreras  que van desde los 55 hasta los 150 metros de profundidad con siete metros de diámetro y una longitud de 62 kilómetros, la obra está prácticamente terminada y se considera que podrá ser puesta en servicio en la actual temporada de lluvias.

Desalojar las aguas del drenaje y de la lluvia de la zona urbana más poblada del país ha sido desde hace muchos años uno de los principales problemas a atender del gobierno en turno. Se sabe que en 1788 se puso en servicio el tajo de Nochistongo; 112 años después, es decir  en 1900  se inauguró el gran Canal del Desagüe que permitía la salida natural del agua a través de una pendiente de  19 centímetros por cada kilómetro.

Ya para 1962 entró en operaciones el Túnel Emisor Oriente y en 1975 el presidente Luis Echeverría puso en servicio el llamado Túnel Emisor Central de 50 kilómetros de longitud y que hasta hoy en día es la espina dorsal del drenaje profundo de la Ciudad de México a pesar de que  ha perdido casi un 30 por ciento de su capacidad de uso por el permanente hundimiento de toda la zona,  además del aumento poblacional.

Desde hace tal vez un par de años y  ante la inminente  puesta en  servicio  del  TEO,  hizo que la CNA llevara a cabo trabajos de ampliación y revestimiento de taludes y suelo en el río Tula en su tramo de Ciudad Cooperativa Cruz Azul hasta la colonia 16 de Enero en la ciudad de Tula que es la última mancha urbana antes de llegar kilómetros adelante a la presa Endhó, considerada por muchos como la fosa séptica más grande del mundo.

Para realizar estos trabajos el par de compañías contratadas por el gobierno federal talaron cientos de árboles en los márgenes del Tula a lo largo de los 20 kilómetros que hay entre la antigua Jaso y la cabecera municipal; hecho que valió la protesta de varios grupos ambientalistas al lastimar  con ello  esta zona que ya es de por sí una de las más contaminadas de México.

Es importante puntualizar  e insistir  que los trabajos referidos a la orilla del río  se hicieron como consecuencia del enorme caudal de agua que está por llegar a través de TEO y no solamente como una “desinteresada” obra del gobierno para que Tula no se vuelva a inundar como ya ha ocurrido cuando menos en dos ocasiones.

La duda y preocupación ahora es que si bien es cierto las lluvias de este 2019 han sido menores que en los años recientes, ya en servicio el TEO y con los trabajos aparentemente sin terminar, qué  va a ocurrir en zonas urbanas como  San Marcos, el centro de Tula, las colonias 16 de Enero y La Malinche con la llegada de cientos de miles de litros más de agua.

Esperamos que el gobierno en sus tres niveles, pero principalmente el federal, tengan previstas las medidas necesarias.

Por hoy es todo, nos leemos en la próxima entrega, pero… En Confianza. *NI*  

  

ÚLTIMAS NOTICIAS


ARCHIVO