17 de abr de 2021

*Urge acciones certeras.

Cuando la pandemia del covid 19 alcanza en México cifras inimaginables por cuanto al número de contagiados y de fallecidos, es urgente q


Por OFICINA | martes 12 de enero del 2021 , 05:05 p. m.

Cuando la pandemia del covid 19 alcanza en México cifras inimaginables por cuanto al número de contagiados y de fallecidos, es urgente que los gobiernos de todos los niveles implementen acciones que efectivamente sirvan para contener esta ola que hace un año cuando se sabía de los primeros casos en la lejana China, nadie imaginaba que a estas alturas en nuestro país se pudiera llegar a 145 mil muertos y a un millón 500 mil contagios. Esto de acuerdo con las cifras oficiales porque a todos nos queda muy claro que los números reales van mucho más arriba.

Nadie pondría en duda las buenas intenciones del presidente de la República, de los gobernadores y de los presidentes municipales, por cuanto a las acciones que cada uno ha implementado de acuerdo con el ámbito de su competencia. El problema es que algunas de esas decisiones parecieran destinadas a servir de muy poco para el urgente objetivo de evitar más enfermos y decesos por la pandemia. Y lo peor, hay quienes evidentemente quieren sacar provecho electoral.

Por ejemplo, en el caso de Hidalgo parece no existir duda alguna que el “hoy no circula” sirva para muy poco por no decir que para nada. Seamos prácticos y se ha dicho y escrito ya en múltiples ocasiones sobre el tema. Tal vez cuando decimos que muy poco es para referir que la orden le ha caído “como anillo al dedo”, parafraseando a ya saben a quién, a los policías corruptos que han encontrado en la disposición una verdadera minita de oro.

Creemos que no cuesta mucho entender que, al restringir el uso del vehículo particular, crece en consecuencia el uso del transporte público y que además de las condiciones deplorables que en la mayoría de los casos éste se encuentra, a mayor pasaje menor espacio y el riesgo de contagio aumenta. Hay quien cree, o sin creerlo dice lo contrario, pero la realidad es así por más que se pretenda matizar esta decisión que parece absurda.

Ahora sí del nivel estatal nos vamos al federal, es bien conocida la postura del presidente López Obrador de por ejemplo no usar cubrebocas. De minimizar desde el comienzo la gravedad del asunto, alegando que la curva ya se aplana o que hay suficiente espacio en los hospitales públicos, hechos ambos falsos desafortunadamente y en los últimos días peor todavía.

La conducta altiva de López Gatell, el subsecretario de salud menospreciando la opinión de los expertos, pecando de soberbia alimentada por supuesto por el apapacho a veces incomprensible de AMLO, como cuando la semana reciente se publicaron fotos de Gatell en el avión sin cubrebocas y después se le vio de vacaciones en alguna playa de Oaxaca. ¿Alguien puede entender o justificar que un personaje con la responsabilidad que este hombre tiene se vaya tranquilamente con una dama –cuya relación no nos interesa- a “visitar a unos familiares muy cercanos” justo a la orilla del mar? Todo esto cuando en el país mueren mil personas diariamente.

Y a nivel municipal tomando a Tula como ejemplo, el caso más sobresaliente de los desatinos sin duda es permitir la “feria del juguete”, cuyas consecuencias no deseadas estaremos viendo en unos días más. Al margen del matiz político que el hecho tiene y que nos daría para una columna o más, el recular con un confuso que “no pero sí” se pueden poner los puestos en las calles del centro de la ciudad –como ocurrió-, nos sigue pareciendo una medida desatinada.

Que es muy temprano en el nuevo gobierno para desgastarse con algún sector de la población si hubieran ordenado terminantemente no a la feria, pues tal vez sí; pero son más graves las consecuencias de salud. Porque además la autoridad tenía argumentos varios de sobra para fundamentar su negativa. Nada costaba un: “mira por mí no hay problema, pero son disposiciones (que sí existen) del gobierno federal y estatal, no te puedes instalar”.

Está más que claro que al gobernar nunca vas a poder quedar bien con todos. Se requiere mano, si no dura, sí firme; muy firme porque de lo contrario los resultados en materia de salud ¡cuidado! Y en materia política, nada favorables. Se insiste en que el presidente es desde ahora rehén de un bien conocido grupo político con origen partidista en el PAN y que desde la época de Isidro Romero como alcalde ha encontrado la forma de sacar beneficio económico, tal como ocurrió también con Allende y Gadoth. No les importó poner el riesgo la salud y la vida no sabemos de cuánta gente con tal de que la dichosa feria del juguete se realizara. No hay otra verdad.

Pero hoy el tema es la pandemia y aquí debemos insistir en que las autoridades actúen con plena coordinación en el objetivo de contener este mal cuyo fin ya anhelamos. Por el contrario, a nivel federal vemos que, aunque lo nieguen el partido en el poder ya se frota las manos para sacar beneficio político a las vacunas, cuando habla por ejemplo que será su ejército al que han llamado los “siervos de la Nación” quienes habrán de participar en esta muy importante tarea. Tan importante que es de vida o de muerte, ni más ni menos.

Y es que estos miles de “siervos” son promotores de los diversos programas sociales que han distinguido a este gobierno. Levantan como sabemos sus “censos del bienestar” y deciden a quién entregar los dineros públicos que a final de cuentas gracias a estos beneficios hoy AMLO goza de niveles increíbles de popularidad. No hay más: “Si este presidente me regala dinero, es el mejor presidente de México de todos los que hemos tenido”. Es el razonamiento errado, pero simple razonamiento.

Las consecuencias de estas políticas asistenciales no son positivas, pero para el gobierno no hay razón que valga. En este 2021 hay elecciones para 15 gobernadores, pero además para renovar la cámara de diputados y entonces es cuando parece que entendemos que le cayó como “anillo al dedo la pandemia”, porque en esta coyuntura el gobierno va a aprovechar. En el mismo lugar en donde se entrega la pensión; ahí mismo se va a vacunar. Vacuna y dinero van junto con los saludos del presidente. Piensen mal y acertarán. Se trata de votar por Morena. Parece criminal, pero no hay duda.

Por ello la insistencia y urgencia de medidas urgentes y certeras para atender la pandemia, sin tinte político-partidista alguno. No hay más tiempo que perder.

Por hoy es todo, nos leemos en la próxima entrega, pero…En Confianza.     *NI*

 

 

ÚLTIMAS NOTICIAS


ARCHIVO