19 de ene de 2021

*Nuestros mejores deseos.

Comienza un nuevo año y con los tradicionales y sinceros  buenos deseos para todos nuestros amigos lectores, va esta primera entrega aco


Por OFICINA | martes 7 de enero del 2020 , 06:34 p. m.

Comienza un nuevo año y con los tradicionales y sinceros  buenos deseos para todos nuestros amigos lectores, va esta primera entrega acompañada de atentas  y respetuosas peticiones para nuestras autoridades en este 2020 que suena bien y que esperamos también nos vaya bien.
Al presidente de México  Andrés Manuel López Obrador le pedimos  que siga en su combate a la corrupción,  pero que no se la perdone ni a Romero Deschamps pero tampoco a Manuel Bartlett o a Medina Mora, ¿por qué solo a Rosario Robles? Pero siga así señor presidente.
También le pedimos que ya no utilice términos tan ofensivos para referirse a importes sectores de la población que alguna  vez difieren de usted en temas varios. Que entienda que en un país como el nuestro  se vale tener diferente postura política, sin que necesariamente los tenga que llamar enemigos o traidores a la patria o enemigos del pueblo. Que ya no hable de fifís,  de chayoteros, de pirruris, de oligarcas, etc.
Él mismo ha dicho que el poder hace tontos a los listos y locos a los tontos.  No olvidar que el poder dicen que es como una droga que provoca adicción y alucinaciones. A veces parece un personaje que es rehén de la soberbia, con aires de grandeza, de megalomanía, de paranoia y todo esto en un jefe de estado, pues no.
Seguramente a muy pocos gustó la manera en que un personaje  de la política boliviana se refirió al presidente de todos los mexicanos al llamarlo “cobarde matoncito” con motivo del apoyo que le brindó a Evo Morales, pero después de tantas y tan variadas ofensas del presidente a quienes difieren de él, vale aquí el dicho  de “si te llevas te aguantas”. Ya no queremos que el presidente agreda para que no sea ofendido ni por mexicanos y menos por extranjeros.
No la tiene sencilla López Obrador, en materia de seguridad el nuevo récord con más de 30 mil asesinatos  en el 2019, es un reto muy importante que debe superar para dar realmente paz y seguridad, más allá de los discursos. Porque también necesitamos, le pedimos  bienestar, progreso justicia, estabilidad económica  para estar realmente felices como él mismo ha dicho.
Por otra parte, al gobernador Omar Fayad Meneses le pedimos no le afloje en traer más recursos  y mayor inversión a Hidalgo. Seguimos siendo uno de los estados más pobres pero a este ritmo, esperamos pronto  dejar de serlo. Que siga  con esa política de alto nivel en su trato para  con el mandatario López Obrador, aunque para algunos a veces parece que traspasa la línea del respeto y se convierte en otra cosa.
Que sea puntual en sus compromisos. La impuntualidad parece mal de muchos políticos  y él es uno de ellos, sin perjuicio de que seguramente su gente es la que cita dos o tres horas  antes del evento y ante este escenario la población habla de impuntualidad y otras cosas de un buen gobernador que sin duda tenemos los hidalguenses.
Otro aspecto que mucho lastima a la gente de Hidalgo es la aplicación de la justicia.  Sin duda la corrupción es un mal que todavía campea entre los servidores públicos de los tres niveles de gobierno, con todo y las buenas intenciones del presidente de la República, pero en Hidalgo y muy a pesar de los discursos oficiales, ministerios públicos, su policía, juzgados y otra áreas en donde su tarea es la correcta aplicación  de la ley, salvo excepciones que sí las hay, el apego al derecho y   la aplicación   pronta y expedita de la justicia, parece todavía un camino largo. ¿Pruebas? A diario
A nivel municipal, parece que Gadoth Tapia ha cumplido con la complicada tarea de gobernar Tula. Es un hombre normalmente atento y sensible, tal vez ello le ha significado a veces tolerar conductas impropias de los suyos y de algunos conciudadanos. Estamos convencidos que gobernar bien no significa quedar bien con todos. Esto nunca será  posible.
Pero Tula es un municipio que se mantiene en calma y ya de cara a un proceso electoral que se anticipa  complicado para todos. Vienen los últimos meses de esta administración, esperamos  todavía  buenas cosas del actual gobierno con todo y que entendemos que la economía nacional no pasa por sus mejores tiempos, sobre todo cuando de realizar obra pública se trata.
En lo personal vemos a Tapia Benítez  en un espacio dentro del gobierno del estado  y/o como una carta en un partido político como el suyo, cada vez más carente de figuras presentables para aspirar a la victoria  en una  futura contienda electoral. Tiene edad,  tiene presencia, tiene discurso. A cuidarse.
Así las cosas al iniciar el año.
Por hoy es todo, nos leemos en la próxima entrega, pero…En Confianza.

ÚLTIMAS NOTICIAS


ARCHIVO