17 de abr de 2021

*Bajó o no el huachicol.

Durante el mensaje presidencial AMLO dijo  que el robo de combustible -ya conocido por todos como huachicol- es un delito que en México &l


Por OFICINA | martes 10 de septiembre del 2019 , 05:01 p. m.

Durante el mensaje presidencial AMLO dijo  que el robo de combustible -ya conocido por todos como huachicol- es un delito que en México “casi se acabó”; sin embargo, a menos de una semana después de que un periódico de circulación nacional expone cifras emanadas del propio Pemex en donde demuestra que no  hay tal disminución sino al contrario. El presidente recula y en su visita a Tamaulipas cuatro o cinco días después, reconoce que “no se ha podido erradicar”.

A reserva de poder conocer las cifras que hoy las autoridades tienen sobre la incidencia de este delito en Hidalgo, particularmente en el triángulo rojo localizado  entre los municipios de Tula, Tezontepec de Aldama y Tepetitlán en donde el problema había alcanzado niveles  alarmantes, si nos guiamos solamente por el número de homicidios cometidos en esa zona, evidentemente el problema ha venido a menos.

Con toda seguridad  la extracción de gasolina de los ductos de Pemex no ha desaparecido del todo aquí, pero basta ver por ejemplo que hoy las gasolineras de la zona se ven ya más concurridas con clientes que seguramente se abastecían de combustible en el mercado negro. Claro y esto nos lo han dicho varios amigos y conocidos comerciantes, al casi desaparecer el mercado ilegal de la compra-venta de gasolina, las ventas -de teléfonos celulares por ejemplo- se han desplomado.

En su momento se informó que Hidalgo llegó a estar  como la entidad con mayor incidencia en la perforación ilegal de ductos, sin embargo gracias a la estrategia del gobierno en sus niveles federal y estatal sobre todo, parece que hoy hemos “perdido” ese deshonroso lugar. Simplemente a la hora de ver los números en lo que tiene que ver con el robo de pipas y agresiones contra personal de Pemex, Hidalgo  ya quedó afortunadamente muy  por debajo de entidades como Puebla y Guanajuato.

Al abundar en la información que se conoce a través de la Plataforma Nacional de Transparencia, el número de tomas clandestinas en su red de ductos para extraer gasolina, diésel, turbosina y gas LP es alto, todo ello muy a pesar  del Plan Conjunto del Gobierno de México para Combatir  el Robo de Hidrocarburos en Pemex y en donde participan 15 dependencias como las secretarías de la Defensa y Marina y ahora la Guardia Nacional, según informó en fecha reciente  el periodista Noé Cruz.

Se abunda que el volumen de combustible asegurado se redujo de 25 millones de litros en el 2018 a casi ocho millones entre enero y julio del 2019, el número de tomas clandestinas presenta variantes casi insignificantes al pasar de 8 mil 706 en el año pasado a 8 mil 655 en el mismo lapso de este año. Se hace notar que el gobierno da cuenta del combustible asegurado, pero no existe una estadística  de los combustibles que no se pueden decomisar.

Con base en las cifras ya referidas y de lo que hemos sido testigos, podemos concluir que el delito se ha combatido con especial atención tal como lo había ofrecido el presidente López Obrador, sin embargo está claro que todavía el camino es largo. Lo importante es capitalizar las experiencias adquiridas y obtener buenos resultados en esta lucha contra la delincuencia que en no pocos lugares tomó carta de naturalización al grado que los pobladores se unen para combatir al gobierno cuando éste quiere despojarlos de algo que para ellos lo han llegado a  sentir como de su propiedad.

Por hoy es todo, nos leemos en la próxima entrega, pero… En Confianza. *NI*

ÚLTIMAS NOTICIAS


ARCHIVO