17 de abr de 2021

*AMLO contra (casi) todos.

*Por José Guadalupe Rodrígeuz Cruz


Por OFICINA | miércoles 29 de abril del 2020 , 09:14 p. m.

 

 

Muy pocos se atreverían a vaticinar cuál será  la calificación que obtendrá Andrés Manuel López Obrador cuando en el 2024 termine su periodo de gobierno. La experiencia nos dice que cualquier cargo político desgasta. La muestra es que son muchas más las críticas que los reconocimientos a  los presidentes de México, importando muy poco que Salinas, Zedillo o Peña hayan surgido del PRI, o Calderón y Fox del PAN. El desgaste es el mismo.

El tema es que no recordamos que cualquiera de los ya citados u otros antes que ellos hayan tenido una serie de confrontaciones como las que hoy apenas a  año y medio de gestión, tiene AMLO con un cada vez más amplio sector de la población.

Y todavía sorprende más que estos choques han sido provocados por el propio presidente al agredir verbalmente lo mismo a periodistas que a empresarios  y a todo aquel que se atreva a disentir de la manera en la que hasta ahora lleva las riendas de un país que se debate en una grave crisis de salud ocasionada por Covid19 y en medio de una recesión  económica  no menos complicada.

Desde el principio de su gestión en diciembre del 2018 López Obrador se adueñó de la agenda política a través de sus “mañaneras”. Desde ese atril instalado en Palacio Nacional marca la pauta al tratar  bajo su óptica los temas que preocupan al país, pero también otros asuntos como la reciente agresión verbal a periodistas y a los propios medios de comunicación.

Y de ese insano golpeteo no se han salvado los empresarios a los que sin miramiento alguno les ha endilgado todo tipo de adjetivos. Al igual que maltrata a figuras políticas no afines a él, sean sobre todo del PAN aunque no se salvan los del PRI y del PRD. Contra todos arrasa el presidente partiendo de la base que todo acto de gobierno anterior a su gestión, estuvo mal y ensuciado  por el poderoso manto de la  corrupción.

Con el tema del coronavirus encima lejos de servir para unificar criterios, sumar esfuerzos para superar la pandemia, el presidente de  México sólo ha conseguido echarse encima a  otro sector no menos importante: los que trabajan como gobernadores en diversas entidades del país. Ah y no solamente nos referimos a los que no son de su partido. Escuchemos  a   Bonilla o a  Miguel Barbosa.

Dos voces morenistas en Baja California y Puebla, más los gobernadores  de  estados como Nuevo León, Jalisco, Coahuila y  Tamaulipas  -que no son los únicos- con todos ellos  el presidente abre otro frente de guerra. De manera tal que las principales  batallas de López Obrador  no son a favor de la salud y la economía de  México,  son  de él en contra de comunicadores, empresarios y gobernadores, amén de otros sectores tal vez no tan numerosos, representativos o importantes pero igualmente mexicanos inconformes.

Por lo que corresponde a su gabinete, más allá de Hugo López-Gatell que no es  ni siquiera  secretario de estado y Marcelo Ebrard, el todopoderoso secretario de Relaciones Exteriores y que lo mismo asume tareas que corresponderían a Gobernación y a Salud, el resto prácticamente está desaparecido, navegando de a  “muertito”, incapaces de contradecir al jefe, se trate del asunto que se trate.

Bajo este complicado escenario político, tal vez nadie se atrevería a predecir el futuro de la actual administración federal. Por mientras el presidente ya amenazó incluso con aceptar una revocación de mandato el próximo 2021 y no hasta el año siguiente. Claro aquí el plan es con maña. Que vaya su nombre en la jornada electoral en donde se votará a los próximos diputados federales, en el entendido que su sólo nombre nuevamente arrasaría en las urnas como en el 2018.

Así las cosas, es increíble que en lugar de estar apoyando al presidente en sus acciones para superar la pandemia y encontrar un camino para el desarrollo de México, tengamos que estar preocupados y con el Jesús en la boca en espera de nuevas agresiones y descalificaciones de López Obrador.

Por hoy es todo, nos leemos en la próxima entrega pero… En  Confianza. (EDICIÓN DIGITAL)

ÚLTIMAS NOTICIAS


ARCHIVO