17 de abr de 2021

*Ahora contra los órganos autónomos.

Por José Guadalupe Rodríguez Cruz


Por OFICINA | martes 19 de enero del 2021 , 11:37 a. m.

En el gobierno de López Obrador hemos visto que no bien termina un debate por algún tema cuando ya trae encima otro. Han sido  asuntos  como la cancelación del aeropuerto, el de las estancias infantiles, los fideicomisos y otros en donde la opinión de la gente  es  diferente a la del jefe del ejecutivo federal, quien a costa de lo que sea continúa con la pretensión de dejar huella de su gobierno que afectado por la crisis económica,  agravado por  la pandemia, hoy en día  son más los negativos que los aciertos cuando traspasa apenas el primer tercio de un sexenio, distinguido insistimos –a querer o no- por más oscuros que claros.

En los recientes días no debemos olvidar sus intenciones de reformar la ley para cambiar las políticas del Banco de México en lo que corresponde al manejo de dólares, algo que para los expertos se podría traducir en abrir la puerta para “legalizar” el lavado de dinero. Temporalmente el asunto se detuvo tan sólo porque los senadores terminaron con el año su período ordinario de sesiones, pero se da por hecho que al comenzar el primero de este 2021 se va a insistir en el peligroso cambio del marco legal.

Está más que claro que el gobierno federal tiene como plan debilitar hasta terminar con los organismos autónomos.  Misma figura que en su momento cuando líder de la oposición el propio López Obrador impulsó para  (tratar de) limitar el poder del presidente de la República en turno. Y miren cómo las cosas cambian, ahora que él detenta esa responsabilidad, no quiere que personaje o institución alguna le “haga sombra” a la hora de tomar decisiones y busca reincorporar estos organismos a la Administración Pública Federal en donde únicamente sus “chicharrones truenan”.

No son los únicos organismos que estarían en riesgo de desaparecer, pero sí tal vez los más importantes, por lo que cada uno de ellos representa en la vida política, democrática, social y económica. Nos referimos por supuesto al INE, a la CNDH,  al CONEVAL, al INAI, a la COFECE, al INEGI, al propio Banco de México y al IFETEL. Todos ellos están ubicados (hasta hoy) al margen de los llamados Tres Poderes de la Unión. Todos tenemos claro –al parecer menos AMLO- que su función es hacer contrapeso al presidente de la República en turno y con ello garantizar el ejercicio de un derecho ciudadano.

Vamos por partes. La autonomía del Banco de México se impulsó para no dejar sus decisiones en un solo hombre en lo que corresponde a la emisión y circulación de la moneda, al igual que los sistemas de pago y en sí a todo lo que corresponde a los servicios financieros. Antes el Banxico fue parte de la propia secretaría de Hacienda. Por su parte el Instituto Nacional Electoral (INE) es el organismo encargado de organizar y realizar las elecciones federales y apoyar a los estados en los comicios locales. Hasta antes de la creación de lo que fue el IFE recordamos que los procesos de elección los regulaba el gobierno federal desde la secretaría de Gobernación. Cómo olvidar cuando se cayó el sistema siendo secretario Manuel Bartlett,  para evitar la llegada de Cuauhtémoc Cárdenas en el 88.

Por otra parte, la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) su nacimiento es la consecuencia de la urgente necesidad de contar con una institución que hiciera frente a la violación, a manos del gobierno en todos sus niveles,  de los derechos humanos. Hoy en día   parece que ya comenzó su fin cuando como titular despacha una dama –Rosario Piedra- que desde tiempo atrás es incondicional de AMLO, incapaz en consecuencia de hacer frente a una decisión emanada del gobierno por él encabezado.

El Instituto Nacional de Transparencia, Acceso a la Información y Protección de Datos Personales (INAI antes IFAI) es el organismo encargado de garantizar y facilitar el acceso de las personas a la información pública y el acceso y protección de los datos personales, promover la cultura de la transparencia en la administración pública y la rendición de cuentas de gobierno a la sociedad. Gracias a ello por ejemplo nos pudimos enterar de los contratos con Pemex de la prima de AMLO o de los negocios con el IMSS de parte del hijo del director de CFE.

Por su parte, el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI), ha pasado por diferentes épocas y la dependencia de diversas secretarías del gobierno hasta antes de convertirse en un organismo autónomo. Se encarga de realizar los censos nacionales, integrar las cuentas nacionales y estatales del flujo de producción y consumo de la actividad económica, elabora también los índices nacionales de precios al consumidor y al productor.

El CONEVAL es el Consejo Nacional de la Evaluación de la Política Nacional de Desarrollo Social. La labor más importante es medir el grado de pobreza en nuestro país. Está integrado por académicos al margen de cualquier filiación partidista para que puedan cumplir debidamente con su tarea de proveer de instrumentos que permitan al gobierno instrumentar sus políticas públicas.

Mientras que el IFETEL que es el Instituto Federal de Telecomunicaciones y la COFECE que es Comisión Federal de Competencia Económica, surgieron ambas para combatir los monopolios que la propia Constitución prohíbe, a la vez que regular los agentes económicos poderosos. Mientras que la Fiscalía Federal de la República (FGR antes PGR), es la institución encargada de perseguir los delitos del orden federal, su titular lo nombra el Senado a propuesta de terna del presidente de la República.

Son los organismos autónomos más emblemáticos en nuestro país. A todas luces parece inapropiada su desaparición, aunque se diga que son organismos que solo originan un enorme gasto al gobierno federal y que por ello se les va a incrustar nuevamente dentro de alguna secretaría del propio gobierno y en consecuencia sujetos de manera absoluta a las decisiones, por no decirle caprichos, del presidente de México .

Por hoy es todo, nos leemos en la próxima entrega, pero …En Confianza.  *NI*   

ÚLTIMAS NOTICIAS


ARCHIVO