23 de jul de 2019

*A cien días

Como un suspiro se han ido ya los primeros cien días del gobierno federal  que en México encabeza como presidente de la Repú


Por OFICINA | martes 12 de marzo del 2019 , 05:38 p.m.

Como un suspiro se han ido ya los primeros cien días del gobierno federal  que en México encabeza como presidente de la República Andrés Manuel López Obrador. En apenas  más de tres meses ha dejado ver sin duda una nueva forma  de gobernar, diferente  por supuesto a tantas administraciones  priistas y  también a las dos panistas de Fox y Calderón.
En esto que él mismo ha llamado la Cuarta Transformación sin duda hemos visto acciones y decisiones que  aplaudimos porque resultaba urgente tomarlas para el desarrollo de nuestro país; pero también conductas que nos preocupan por el futuro que le pueda esperar a una nación como la nuestra.
A favor del nuevo gobierno  la decisión de reducir los altos sueldos de los funcionarios públicos, comenzando con el de él. Por supuesto hay que aplaudir que nadie gane que el presidente de la República con poco más  de cien mil pesos al mes, menos de la mitad de lo que percibía su antecesor de alrededor  de 260 mil pesos.
Hemos visto que la determinación no cayó nada bien,  sobre todo entre ministros y magistrados cuyas percepciones rondan los 500 mil pesos, al igual que entre senadores y diputados federales. Todavía falta adecuar el salario de muchos personajes de este nivel, pero sin duda esta decisión y la de quitar las pensiones a los expresidentes de la República, merecen un aplauso sin perder de vista que ello no impactara mayormente en el presupuesto federal.
Cancelar los trabajos del aeropuerto en Texcoco por supuesto fue un golpe demoledor para el futuro y presente del país. Al paso de las semanas y los más de tres meses del nuevo gobierno, todavía no alcanzamos a entender el porqué  de esta absurda decisión. Y es que si se habla de corrupción, pues a investigar y sancionar con severidad a los responsables pero no echar a la borda un proyecto de esta magnitud y  naturaleza. Mal.
Postura muy similar al tema de cerrar los ductos de Pemex para combatir el robo de combustible. Bien por la cruzada contra el huachicoleo, pero mal hacerlo con una orden de ese tipo que originó escasez de combustible por varias semanas en amplias zonas del país, trayendo con ello pérdidas millonarias.
Sin duda la extracción ilegal sobre todo de gasolina de los ducto de Petróleos Mexicanos se había convertido en uno de los delitos más graves en varias zonas del país, entre ellas la nuestra en Hidalgo, pero hacerlo en forma precipitada, sin un plan para evitar lo ocurrido, pues no gusto.
Y es que en el caso de Tlahuelilpan en este mismo espacio lo hemos dicho. El ducto cerrado por varios días, porque no antes de reabrirlo, repararlo debidamente y si las autoridades saben que en San Primitivo los huachicoleros habían sentado sus reales, pues lo mínimo que debieron hacer es redoblar la vigilancia. Que el Ejército, la policía o quien tuviera que hacerlo, no  sacar a la gente del lugar, sino evitar que entraran a la zona en donde ya hasta hoy se contabilizan 135 muertos. Mal.
No parece muy apropiado que cuando menos hasta hoy el gobierno federal es López Obrador y nadie más. Un cargo con la  importancia de ser presidente de la República, creemos que debe delegar responsabilidades. Cada mañana AMLO enfrenta a la prensa con asuntos de todos tamaños. ¿Y su equipo? Que hace Gloria Sánchez en Segob; Oropeza en Pemex o Bartlett en CFE por  hablar sólo de tres  de  sus principales funcionarios.
Y es que  varios de los nombramientos de sus cercanos no parecen los más apropiados y cien días no han bastado para  cambiar de opinión. A  todos los vemos mucho muy verdes –por no decir incapaces- en asuntos en donde  la llamada 4T requiere conocimientos, capacidad, sagacidad, sensibilidad y hoy han dado muestras de no dar el ancho de plano. No me atrevería a nombrar a alguien que haga la excepción a la regla.
Reducir o de plano terminar con el presupuesto para las estancias infantiles y los refugios para mujeres. Parecen otros desacierto de la actual administración. ¿Y qué creen? Para utilizar esos recursos y darle su sueldo a miles o millones de jóvenes que hoy son ninis. Simple y sencillamente mal, muy mal el que miles de millones de pesos se recorten para aplicarlos en programas sociales que –aunque lo niegue- lo que quiere de estos sectores beneficiarios, es su voto en lo futuro y punto.
El dejar de utilizar el avión presidencial puede tener su lado bueno, pues se busca terminar con la llamada casta divina. A nuestros gobernantes, alejados, muy alejados de la gente. Ahora no, porque AMLO hace fila para tomar un vuelo comercial; pero ¿y los tiempos perdidos del presidente de la República y la seguridad del jefe de la nación? ¿Y el cuantioso pago de  la guarda del avión presidencial en USA?
No entendemos por qué AMLO propone  -en uso de sus facultades- para ministros y magistrados a gente allegada a él, pero lo más grave, de gente que no cuenta con la trayectoria que avale sus deseos. O sea igualito que cuando el PAN y el PRI nos gobernaron. ¿Es acaso esto la 4T? ¿O por qué la descalificación tan grave contra los órganos autónomos? ¿También quiere él controlarlos como hoy ocurre con el legislativo federal en ambas cámaras?
¿Por qué su necedad de construir una refinería en Tabasco cuando los expertos no lo aconsejan?, bueno ni siquiera los oficialistas del Instituto Mexicano del Petróleo,  cuyo titular fue despedido cuando dio a conocer su opinión al respecto. Y es que como escribía Loret de Mola, por qué no en Tula en donde ya está hasta la barda. Sólo que Tula es Hidalgo y no Tabasco, termina diciendo Loret.
Y la baja en el precio de la gasolina no  se ha dado, sino al contrario, aunque ya se anunció   de nuevo el subsidio para la gasolina verde o magna. Tampoco gustan los abucheos de que han sido objeto los gobernadores cuando eventos con la presencia de AMLO. Por supuesto que el partido en el gobierno no es ajeno a ello. Doble contra sencillo.
En resumen podría haber más en contra que a favor, sin embargo nos tiene satisfechos (pero no del todo) don López Obrador, el combate a la corrupción va en serio y sólo con ello nos parece que vamos mejorando. Que así sea.
Por hoy es todo, nos leemos en la próxima entrega, pero… En Confianza. *NI*

ÚLTIMAS NOTICIAS


ARCHIVO