11 de jul de 2020

Hablemos de... 29/09/2018

*LA ESCUELA: Otro escenario de violencia contra las mujeres. Por: María Camila Tabares Marín El 25.3% de las mujeres en México


Por OFICINA | sábado 29 de septiembre del 2018 , 08:15 a. m.

*LA ESCUELA: Otro escenario de violencia contra las mujeres.

Por: María Camila Tabares Marín

El 25.3% de las mujeres en México sufre violencia por razones de género en el ámbito escolar a lo largo de su vida, según el INEGI. De ahí, la creciente necesidad de prevenir y fomentar acciones concretas, que posibiliten la no discriminación y la igualdad de oportunidades en escuelas y universidades, como mecanismo de protección de derechos humanos de las mujeres.
La UNESCO define este fenómeno mundial como “actos o amenazas de violencia sexual, física o psicológica que acontecen en las escuelas y sus alrededores, perpetrados como resultado de normas y estereotipos de género, y debidos a una dinámica de desigualdad en el poder”.
En el ámbito escolar un 16.7% de las mujeres sufren violencia física, el 10.9% son víctimas de violencia sexual y otro 10.4% viven violencia emocional, de acuerdo con la ENDIREH 2016.
Estas cifras muestran el grado de vulnerabilidad al que están expuestas las mujeres en esta etapa de su vida, sobre todo en la universidad. Así lo asegura la Maestra Alma Irays Ramírez Vega, directora de la Instancia de la Mujer: “es una etapa estratégica de la vida en donde la mujeres de acuerdo con la CEPAL, podemos fortalecer las tres autonomías que establece la ONU: toma de decisiones, económica y física. Porque aunque no parezca, muchas mujeres no pueden disponer del territorio más próximo que tienen, que es su cuerpo”.
Además de esto, hay muchas mujeres que por estas razones, se ven obligadas a abandonar sus estudios. Esto, teniendo en cuenta que son los mismos compañeros, quienes ocupan el primer lugar en la lista de perpetradores de violencia, con un 47.1%, seguidos por las compañeras con un 16.6% y luego los maestros con un 11%.
La violencia por razones de género en la escuela, además de ser una de las peores manifestaciones de discriminación, atenta contra muchos de los derechos de las niñas y adolescentes. En palabras de la UNESCO: “La educación es crucial para empoderar a los jóvenes, especialmente las niñas, y transformar su vida, pero la violencia de género extendida en las escuelas y sus cercanías impone graves obstáculos al logro de la educación de calidad, integradora y equitativa para todos los niños”.
Es decir, las escuelas se convierten en entornos inseguros para las mujeres, porque es allí mismo donde se gestan y se desarrollan diversas formas de violencia. Pero ¿qué se está haciendo al respecto?
Tula, principalmente gracias a la gestión de la Instancia Municipal de la Mujer, da pasos de gigante en este tema, sin desconocer que queda mucho por hacer y por mejorar en el sistema educativo para garantizar el derecho de todas las mujeres a una vida libre de violencia.
Esta semana en la Presidencia Municipal, se realizó la firma del convenio e instalación del Consejo Municipal de Mujeres Universitarias, como parte del Sistema Municipal para Prevenir, Atender, Sancionar y Erradicar la violencia contra las mujeres y para la igualdad entre mujeres y hombres. Así, el municipio sigue redoblando esfuerzos para alinearse con las políticas estatales, federales e internacionales en materia de equidad de género.
Esta firma demuestra, que se necesita del esfuerzo conjunto y del trabajo colaborativo para establecer estrategias de acción políticas, sociales y culturales que puedan transformar el contexto actual. No funciona una política que no se acoge socialmente, y no tiene éxito una iniciativa social que no cuente con el respaldo de la Administración.
Las situaciones de violencia escolar se complejizan, porque aunque el 74.3% de los casos se dan al interior de la escuela, hay otro importante porcentaje que se desarrolla por fuera de ella y que resulta más difícil de controlar.
Según el INEGI, el 15.9% de mujeres víctimas en este ámbito, fueron violentadas en la calle, en parques o en lugares públicos cerca a la escuela. El 5.7% sufrieron violencia lejos de su escuela, pero ejercida por una persona de la institución, y el 1.8% en el transporte público.
El objetivo del Sistema Municipal para Prevenir, Atender, Sancionar y Erradicar la violencia contra las mujeres y para la igualdad entre mujeres y hombres, es articular cada una de las acciones y proyectos que las secretarías y direcciones de la Presidencia Municipal llevan a cabo con otras instancias tanto federales como estatales y de la academia, que se encuentran instaladas en el territorio.
Esta articulación resulta importante, considerando que el 91.3% de las mujeres que experimentaron violencia física y/o sexual en el ámbito escolar, no solicitaron apoyo a ninguna institución ni presentaron quejas o denuncias ante las autoridades.
La escuela es el lugar donde las niñas, niños y adolescentes pasan la mayor parte del tiempo, y tiene la responsabilidad como espacio de enseñanza, de que los estudiantes comprendan y respeten los roles de género en condiciones de igualdad.
También es muy importante que desde las escuelas y universidades, se informe de manera amplia y se promueva la cultura de la no violencia, pero también de la denuncia. Porque no se puede desconocer que pese a todos los esfuerzos, se siguen presentando casos y las mujeres siguen sintiendo miedo a posibles consecuencias o amenazas posteriores (11% de las mujeres encuestadas), o en otros casos (9.8%), no saben cómo ni dónde denunciar.
De este modo, la violencia en el ámbito escolar no puede analizarse ni tratarse de forma aislada a las demás manifestaciones de violencia, porque estos actos discriminatorios siempre están impulsados por normas y estereotipos sociales que terminan naturalizándose.
Se necesita cuestionar y desestimar estas construcciones culturales, fomentando siempre el empoderamiento de los estudiantes como seres humanos libres. Por eso la ruta de acción debe incluir, además de estas colaboraciones multisectoriales, un fortalecimiento de la vigilancia en las escuelas y un amplio conocimiento del marco jurídico para asegurar el cumplimiento de los derechos de los niños, niñas y adolescentes.
La educación es uno de las prioridades de todos los gobiernos para este sector, de modo que no se puede seguir viendo afectada por condiciones de desigualdad. Si bien es cierto que es en las escuelas donde se produce este tipo de violencia, también es allí donde se le puede poner fin. *NI*


ÚLTIMAS NOTICIAS


ARCHIVO