La apiterapia, armonía para el cuerpo

Por MARLENE GODÍNEZ PINEDA

*Con piquetes de abeja para el tratamiento de algunos males físicos. Charo Sánchez y Luis Hernández hablan del tema en la Casa de la Paz, en San Andrés en Tula.

Muchas personas les tienen miedo a las abejas; sobre todo a sus piquetes que además de dolorosos causan escoriaciones en la piel y hasta otros malestares. Sin embargo, desde hace tiempo en México se utilizan estos animalitos en una terapia que data de muchos años en Europa y en China, principalmente.

A Tula llegó la terapia a la Casa de la Paz ubicada en la comunidad de San Andrés, en donde cada quince días atiende la apiterapeuta Rosario Sánchez, quien reconoce que no se ha popularizado en México como ocurre en otros países. En Guadalajara, Jalisco, donde vive, le ha costado trabajo que vean a las abejas como una real solución a algunos de sus males físicos. Y hacia el sur del país la gente es menos escéptica.

Entrevistada por Nueva Imagen, Charo Sánchez, como le gusta que la llamen, dice que ella misma buscó alternativas para sus propios dolores después de haber tomado varios medicamentos sin obtener resultados. Investigó y dio con la apiterapia muy utilizada en Europa, dado que se dieron cuenta que las personas que trabajaban con abejas padecían mucho menos de algunas enfermedades.

Entonces los apicultores recibieron atención para saber qué pasaba con el piquete de la abeja, dado que ellos padecían menos artritis y diabetes, por mencionar algunas enfermedades. En su caso ella viajó a España a aprender la técnica para aplicársela ella misma y a los demás, aprovechando sus estudios de psicología.

Porque considera que las emociones tienen mucho que ver con las enfermedades que padecemos. Y descubrió que la abeja ayuda porque tienen 46 sustancias compatibles con el cuerpo humano: el péptido 401 con actividad inflamatoria, por ejemplo, pero además la melitina, apitoxina y otros péptidos y proteínas.

Los componentes del veneno de la abeja tienen efectos antibacterianos, antifúngicos, antinflamatorios, analgésicos, euforizantes y hasta antitumorales. Ayuda a los problemas de hipertensión y a mejorar el metabolismo y a eliminar toxinas, explica Charo Sánchez.

Antes de aplicar las picaduras de abejas, Charo realiza un análisis por medio de vibraciones y aplica la numerología; tuvo que aprender acupuntura para saber dónde picar a las personas, entre quienes es distinto el dolor que sienten con el aguijón del animalito.

Lo que realiza es un diagnóstico a través de la lectura del individuo y salen a relucir los problemas que tiene. “Es una técnica muy interesante porque regresa la individualidad de cada persona; se podrán ver similitudes entre esta persona y aquella persona que vibre, pero sigue siendo la particularidad y esa en la parte emocional”, explicó Luis Hernández.

Para Charo Sánchez y Luis Hernández ahora las enfermedades se complican por el estrés, porque alimentación ha cambiado y porque estamos invadidos por la tecnología y el ritmo que lleva el mundo. De ahí que se deban buscar alternativas para que nuestra parte humana regrese a su estado natural y ya existan problemas para hacer del baño, para tener hijos, para comer, etc.

La abeja tiene la característica de armonizar y caracterizar todo su entorno, de ahí que se diga que una colmena es la ingeniería perfecta porque funciona como un ente o un organismo; de ahí que los animalitos tengan perfectamente definidas sus funciones desde que nace y hasta que muere, es decir de entre 30 y 45 días.

Por eso se utilizan a las que ya les queda poco tiempo de vida. Además de que cuando pica pierde su aguijón y junto con ello sus intestinos, y muere. Su sustancia al entrar organiza el organismo humano, lo equilibra. Al nacer la abeja se dedica a ser nodriza de sus las larvas durante cinco días.

La abeja nodriza desarrolla una glándulas salivares que es lo que produce la jalea real; todo lo que hace es a beneficio de su entorno, lo que come y lo que defeca, porque es un animal increíblemente proactivo del bienestar, comentan los entrevistados.

En los días siguientes se dedican a alimentar a la reina que a diferencia de una abeja normal vive en promedio tres años y la razón de esa diferencia es la alimentación; después se dedican a ser constructoras y comienzan a secretar propóleo que es un antibiótico y antiviral, pero para la colmena es un sellador.

Posteriormente sale a buscar agua y regresa con gotitas; y alrededor de los 25 se les puede ver en las flores. Cumple su función de polinizadora, por lo que todo lo que consume el ser humano es directa o indirectamente gracias al efecto polinizador de las abejas y de otros animales.

Se les ha satanizado porque supuestamente atacan, pero lo que ella hace es defenderse, dicen los apiterapeutas. Son muy perceptivas y hasta el estrés de la persona la consideran como agresión hacia ellas. “Y la alergia que provocan no es más que una denuncia de la irregularidad o desorganización de nuestro sistema inmunológico”, explicaron.

Hay legislaciones en algunas partes del país que indican que un panal no debe estar a menos de 300 metros de un sitio poblacional, pero a veces se ven en donde se venden dulces sin que pase nada. Reconocen que los enjambres silvestres tienden a africanizarse porque llegan de todas partes sin que nadie les preste atención.

La cría de abejas es una forma de ganadería, detallaron. Pero cuando se forma un panal se llama a los bomberos para quemarlo o echarle jabón, sin considerar el beneficio de estos animalitos. Para la naturaleza y ahora con la apiterapia para la prevención y corrección de males físicos del ser humano.

En Tula, en la Casa de la Paz en San Andrés, tienen poco tiempo. Atienden de 10 de la mañana a 7 de la tarde. Han tenido muy buena aceptación, aplican pocos piquetes, contrario a terapias aplicadas en otras partes del país.

Utilizan una malla para que el aguijón no se quede en la piel del paciente, que aunque muy pequeño es un arpón que rasga la piel. Ya sin él la cicatrización del piquete es más rápido, explicó Charo Sánchez.

Nueva Imagen platicó con una paciente de la apiterapeuta, con problemas en la rodilla y que estuvo a punto de ser operada; con una primera sesión vio resultados y en una segunda dijo sentirse bastante mejor.

Por ello Laura Baptista abrió las puertas de la Casa de la Paz, donde se ofrece temazcal, a los apiterapeutas, cada quince días; les corresponde llegar este sábado 18 de febrero a partir de las 10 de la mañana. Mayores informes al 7731257788, https://www.facebook.com/lacasadelapazmexico/

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: