Por si no lo sabías…

*GENÉTICA INTELIGENTE

Por Jonathan D’ Estrada

Amigos lectores, les saludo con el gusto y agradecimiento de cada semana, esta ocasión hablaremos de la inteligencia y ¿su origen?

El saber que un bebe llegará a la familia es motivo suficiente para transformar rutinas, patrones de consumo y desde luego crea un ambiente tierno y proteccionista que se apodera de todos sus integrantes. Quienes a partir de ese momento se convierten en los más calificados especialistas en obstetricia y salud neonatal, y le llueven infinidad de recetas y recomendaciones al cuidado de ambos.

Pasado el tiempo de gestación y nacimiento, se escuchara a las abuelas decir: “Tiene los ojos de su madre”. “Es la misma nariz que la de su padre”. “Sus orejas son igual de grandes que las de su tío”. Esto porque nuestros familiares intentan desentrañar cada mínima parte de nuestro físico, en una especie de pasatiempo que les produce un enorme gozo.

Cuando el escáner familiar ha terminado con el cuerpo, viene el monitoreo de la personalidad, esa que no se termina de desarrollar hasta que cumplimos los 18 años que es cuando el cerebro se termina de formar. Sin embargo, la inteligencia se puede apreciar, factor que se debe en buena medida a las madres.

Así lo ha demostrado un estudio científico en el que se ha encontrado que los genes implicados en el desarrollo de las zonas del cerebro relacionadas con la inteligencia dependen exclusivamente de los genes de la madre. Estos genes están localizados en los cromosomas X, que en las mujeres están presentes de manera doble en su ADN, por lo que es más probable que terminen viéndose implicados en el desarrollo intelectual del menor.

Científicos de la universidad de Ulm, en Alemania, han encontrado que los genes relacionados con la atención, concentración y la memoria están presentes en los cromosomas femeninos, por lo que explicaría por qué los hombres sufren hasta un 30% más de problemas cognitivos que las mujeres.

Pero no solo los genes señalan esta realidad. Un estudio llevado a cabo en Escocia, en el que se entrevistaron a casi 13.000 niños para conocer sus antecedentes familiares, su nivel de estudio y su coeficiente intelectual y el de sus padres, demostró que el factor más importante a la hora de predecir la inteligencia de un niño es el coeficiente intelectual de su madre.

Por si no lo sabías, la comunicación es vital, ya que los niños a los que les hablaron frecuentemente, para cuando cumplen los 3 años de edad, suelen tener un coeficiente intelectual 1.5 veces más alto.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: