Por si no lo sabías…

BIO-CARNE

Por Jonathan D’ Estrada




Amigos lectores, les saludo con el gusto y agradecimiento de cada semana, esta

ocasión nos encontramos en el hospital para poder aliviar un poco de dolor…

Cuando se trata de alimentos saludables, me recuerda las clases de preescolar con un tema

llamado “El plato del buen comer”, ese dibujo lleno de suculentos alimentos y que de acuerdo a la

Secretaría de Salud Federal, debería ser la forma correcta de nutrirnos, pero que en la vida real, la

forma más cara sin duda.

Tener todos los cereales, vegetales, carnes y granos juntos es una tarea que nuestra billetera no

puede realizar y menos cuando un mexicano promedio tiene que trabajar un día completa para

obtener solo un kilo de carne. Por otra parte, los vegetarianos no están exentos de los altos precios

de la canasta básica, pues el aguacate cuesta igual que un poco de bistec.

Si eso fuera poco, la cantidad de animales a sacrificar para cubrir la demanda alimenticia, cada

vez es más grande, lo que hace que se importe y encarece, repercutiendo en nuestros bolsillos. Así

que los científicos se pusieron a trabajar y crean la primera carne… ¿en el laboratorio?

El secreto de esta carne, radica en una tecnología llamada cultivo cárnico celular. Básicamente

consiste en cultivar células musculares de animal, para que se reproduzcan, muy parecido a lo que

los doctores hacen hoy en día con los cultivos dérmicos humanos para el tratamiento de

quemaduras severas.

Cuando se obtienen suficientes hebras de tejido se fabrican albóndigas o hamburguesas, tan

interesante y de película, ya hay empresas invirtiendo en esta tecnología y refinando los procesos

industriales. Solo que estos bio-productos son tan novedosos y diferentes que los organismos

reguladores en los Estados Unidos simplemente no saben cómo abordar su posible legalización.

Por ello, la administración Obama lanzó el año pasado una iniciativa llamada a revisar y actualizar

el modo en que las diferentes agencias federales regulan la biotecnología alimentaria. Se espera

que para finales de 2016, las Academias Nacionales de Ciencia, Ingeniería y Medicina hagan

públicos los resultados de un amplio estudio sobre la biotecnología y los futuros desarrollos y

regulaciones que deben abordarla.

El otro problema es para la empresa pionera, ya que no saben a quién deben dirigirse. La

definición que la USDA emplea para los productos cárnicos es: “alimentos provenientes de la

matanza animal”, de modo que en principio el cultivo celular quedaría fuera de su ámbito. Y en

cuanto a la FDA, el producto tampoco encaja en su función administrativa, ya que esta agencia

regula los fármacos que se administran a los animales o los aditivos que se añaden a los alimentos.

Por si no lo sabías, Memphis Meats es la primera empresa en trabajar esta tecnología. *NI*

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: