17 de jul de 2019

¿Ahora quién podrá ayudarnos?

Por Jesús González Roberto Gómez Bolaños “Chespirito” creó un personaje que se convirtió en un


Por OFICINA | viernes 18 de enero del 2019 , 05:52 p.m.

Por Jesús González

Roberto Gómez Bolaños “Chespirito” creó un personaje que se convirtió en un súper héroe nacional que trascendió a otros países del mundo, estoy hablando del “Chapulín Colorado”, porque mientras en otros países tenían a Superman o a Batman, los mexicanos nos sentíamos protegidos por este personaje que aparecía cuando se escuchaba el “¡Oh! ¿Ahora quién podrá ayudarnos?”; y zaz enfundado en su traje rojo, apoyado por sus antenitas de vinil y con su chipote chillón aparecía para hacer frente a los malosos.

En sus apariciones siempre cometía diversos errores y cambiaba el sentido de los refranes, sufría caías y siempre decía que “se aprovechaban de su inocencia”, a pesar de ello, de todos los eventos en los que participaba el resultado era la victoria para los buenos y la derrota para aquellos que osaron hacer el mal.

Comento esto porque a raíz del combate que inició el gobierno federal en contra del robo de hidrocarburo en ductos de Pemex los ciudadanos hemos tenido que padecer las de Caín para poder cargar combustible en nuestros vehículos, si le agregamos que en muchas ocasiones no somos muy buenos para organizarnos y hacer equipo, pues más nos cuesta poder cargar.

Debido a esta situación que viven varios estados del país hay opiniones encontradas a favor y en contra, la mayoría de los comentarios es que está muy bien que el gobierno federal le entre a la lucha para acabar con los llamados huachicoleros, lo que la gente no ve bien es que exista desorganización para que todas las gasolineras funcionen de manera normal.

Y es que el robo de hidrocarburo involucró a todos los niveles de la sociedad, ladrones de cuello blanco hicieron lo que quisieron al interior de Pemex sin que les pasara absolutamente nada, mientras que afuera cada vez más crecía y crecía el robo y consumo del llamado huachil; que si porque es más barato, que me dan litros de a litro, que porque el petróleo es de todos los mexicanos y así un sinfín de escusas que permitieron que más de uno consumiera este producto ilícito.

Aunado al aumento de los combustibles en México y a los gobiernos federales en turno que permitieron que este voraz saqueo tomara fuerza, el huachicol creció como un fenómeno de lucha social que fue aprovechado por cárteles de la delincuencia para hacer de este ilícito una manera de tener buenos ingresos.

Hoy el país está pagando la factura que dejaron gobiernos anteriores, hoy sí se está combatiendo el delito del huachicol de manera real y no con simulaciones, hoy la lucha va en serio y ésta puede dejar severos daños colaterales en la ciudadanía que sigue trabajando todos los días para tener una sociedad mejor.

Hoy ante el crecimiento de estos delincuentes y la lucha del gobierno federal en contra de ellos, los ciudadanos debemos de decir ¿ahora quién podrá ayudarnos?, ayudarnos a que las filas para cargar gasolina avancen, ayudarnos para que las pipas lleguen más rápido a su destino, ayudarnos a que los empresarios de combustibles no hagan su agosto aprovechándose de la situación, ayudarnos a detectar a otros ladrones que compran hidrocarburo y lo revenden a otros costos por la desesperación de más de uno.

La situación no es fácil, porque hay otros temas que se deben de atender además del huachicol, porque a pesar de los esfuerzos y trabajo de algunos gobiernos, el país sigue teniendo millones de pobres, gente que no está preocupada por cargar gasolina, paisanos que les preocupa qué van a comer hoy o que se llevarán los hijos a la escuela para aguantar el camino de dos horas que tienen que hacer antes de llegar a su centro escolar.

No todo es gasolina y vehículos, nuestro país tiene otras necesidades que se deben de combatir y atender, aunque soy consciente que el sistema capitalista voraz que nos han implantado en México desde la época de Miguel de la Madrid, nos ha vuelto más egoístas, menos humanos, más materialistas, más exigentes con lo que tenemos y con lo que nos rodea.

Hoy debemos de poner de nuestra parte y ver la falta de gasolina como una oportunidad para caminar un poco, para fortalecer el sentido de la espera, para aguantar más, para dar de nosotros un extra ante una situación de emergencia que vive el país, ocasionada por un grupo de saqueadores que se llevaron hasta la cubeta de donde vivían.

SANTO: El pasado domingo la presencia del delegado del gobierno federal en Hidalgo, Abraham Mendoza, en el conflicto de Santa Ana en Tula deja un buen sabor de boca, por fin los funcionarios federales le entrarán a temas que les conciernen y no servirán solo de adornos en los eventos oficiales como anteriormente hacían los delegados federales en Hidalgo.

DEMONIO: Largas filas para abastecer gasolina en varios municipios de la región se suman a la falta de educación vial que tenemos, lo que provoca verdaderos congestionamientos viales.

 

ÚLTIMAS NOTICIAS


ARCHIVO