24 de abr de 2018

*Salvando la lengua

    *Salvando la lengua   Por: JONATHAN D’ ESTRADA Amigo lector, te saludo con el gusto de cada semana, esta


Por OFICINA | martes 13 de marzo del 2018 , 04:33 p.m.

 

 

*Salvando la lengua

 

Por: JONATHAN D’ ESTRADA

Amigo lector, te saludo con el gusto de cada semana, esta vez utilizando mi celular con una de tantas aplicaciones para mejorar el idioma, así que practiquemos…

Para sorprendernos, casi 500 años después de la Conquista sobreviven 11 familias lingüísticas con 68 lenguas indígenas y 364 variantes, de las cuales 107 se encuentran en riesgo de desaparecer. El Estado mexicano se ha comprometido a respetarlas y preservarlas, pero, en los hechos, desde sus instituciones se excluye y discrimina a las personas que las hablan.

Proceso y Periodismo CIDE, con el apoyo de la Fundación W.K. Kellogg, presentaron un reporte especial sobre cómo hablar alguna lengua indígena puede derivar en la violación de tres derechos básicos: educación, justicia y libertad de expresión.

Para muestra, muchos ejemplos, tan solo en la mitad de las escuelas de educación básica del país existe al menos un niño indígena, pero ningún maestro que hable su lengua; y en la cuarta parte de las escuelas indígenas, los profesores hablan una lengua distinta a la de sus alumnos. Ante semejante situación, los expertos se preguntan: si el docente y los niños no se entienden ¿cómo puede existir un proceso educativo?

Por otra parte, el náhuatl es la lengua originaria con más hablantes en México. La mayoría se concentra en La Huasteca. Pero si uno de ellos cae preso o es sometido a juicio, no podrá contar con una defensa en su idioma. La razón: el único abogado público que domina el náhuatl radica en Acapulco, Guerrero.

De hecho, sólo existen 25 defensores de oficio bilingües en el país y los traductores e intérpretes certificados apenas cubren una tercera parte de las variantes lingüísticas existentes

Si eso no fuera suficiente, imagínate amigo lector un cartel con el título “Se busca por robo”, al estilo del Viejo Oeste de Estados Unidos, sólo que en lugar de la imagen de un bandido, aparecía la de un micrófono de chasis. Pues era parte de una campaña contra las radios que carecen de concesión para operar. Casualmente, la mayoría de éstas, son estaciones comunitarias que transmiten en lenguas indígenas. Están expuestas a cierres intempestivos; y sus operadores, a multas y cárcel... sólo por no hablar español…

Todo lo anterior es grave, sin embargo, hay una esperanza digital llamada “Yalam”. Es una aplicación que pretende apoyar la preservación de lenguas indígenas. Los estudiantes de la Universidad Tecnológica de los Valles Centrales de Oaxaca  desarrollaron el software con la esperanza de apoyar a lenguas como: zapoteco, chatino, amuzgo, chinanteco, mixteco, náhuatl, triqui, tzotzil, chocholteco, chontal, cuicateco, huave, ixcateco, mazateco, mixe y zoque.

La aplicación móvil está disponible en el sistema Android y reproduce una serie de palabras en cada idioma. Yalam cuenta con cuatro categorías: cuerpo humano, partes de una casa, animales y frutas y verduras.

Los creadores de la aplicación, Gema Citlali Yáñez Chávez, Clara del Rocío López Galván, Félix Pérez Velasco y Richard Daniel Mendoza Hernández decidieron hacer este proyecto para resguardar las palabras de lenguas que están en peligro de desaparecer y con la esperanza de rescatar la tradición oral de las comunidades indígenas.

Por si no lo sabías, la palabra “Yalam” quiere decir “lengua” en Mixteco.

 

ÚLTIMAS NOTICIAS

PUBLICIDAD

ARCHIVO