13 de dic de 2017

PASTILLA MILAGRO

  PASTILLA MILAGRO Por: JONATHAN D’ ESTRADA Amigo lector, te saludo con el gusto de cada semana, esta vez navegando entr


Por OFICINA | martes 19 de septiembre del 2017 , 06:29 p.m.

 

PASTILLA MILAGRO

Por: JONATHAN D’ ESTRADA

Amigo lector, te saludo con el gusto de cada semana, esta vez navegando entre el botiquín de la casa, para encontrar un analgésico… la pregunta que surgió fue ¿cómo es que surgieron los medicamentos?, así que agarramos los libros de una farmacia y encontramos la respuesta según la historia que dice:

Desde las más antiguas civilizaciones el hombre ha utilizado como forma de alcanzar mejoría en distintas enfermedades productos de origen vegetal, mineral, animal o en los últimos tiempos sintéticos.

El cuidado de la salud estaba en manos de personas que ejercen la doble función de médicos y farmacéuticos. Son en realidad médicos que preparan sus propios remedios curativos, llegando alguno de ellos a alcanzar un gran renombre en su época, como es el caso del griego Galeno (130-200 d.C.).

De él proviene el nombre de la Galénica, como la forma adecuada de preparar, dosificar y administrar los fármacos. En la cultura romana existían numerosas formas de administrar las sustancias utilizadas para curar enfermedades. Así, se utilizaban los electuarios como una mezcla de varios polvos de hierbas y raíces medicinales a los que se les añadía una porción de miel fresca.

La miel además de ser la sustancia que sirve como vehículo de los principios activos, daba mejor sabor al preparado. En ocasiones se usaba azúcar. También se utilizaba un jarabe, el cual ya contenía azúcar disuelta, en vez de agua y el conjunto se preparaba formando una masa pastosa.

Precisamente Galeno hizo famosa la gran triaca a la que dedicó una obra completa, y que consistía en un electuario que llegaba a contener más de 60 principios activos diferentes. Por la importancia de Galeno en la Edad Media, se hizo muy popular durante esta época dejando de estar autorizada para su uso en España en pleno siglo XX.

Es precisamente en la Edad Media donde comienza su actividad el farmacéutico separado del médico. En su botica realiza sus preparaciones magistrales, entendidas como la preparación individualizada para cada paciente de los remedios prescritos, y se agrupan en gremios junto a los médicos.

En el renacimiento se va produciendo una separación más clara de la actividad farmacéutica frente a médicos, cirujanos y especieros, mientras que se va produciendo una revolución en el conocimiento farmacéutico que se consolida como ciencia en la edad moderna.

A partir de este momento empiezan a aparecer los específicos, que consistían en medicamentos preparados industrialmente por laboratorios farmacéuticos. Es así, que las formas galénicas no adquirirán verdadero protagonismo hasta alrededor de 1940, cuando la industria farmacéutica se desarrolla y éstas comienzan a fabricarse en grandes cantidades. Desde entonces hasta hoy en día las maneras en que se presentan los medicamentos han evolucionado y la diversidad que encontramos en el mercado es muy amplia.

Precisamente, me llamó la atención que la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) de los Estados Unidos. anunció el jueves pasado la primera aprobación de un medicamento biosimilar para tratar el cáncer. El Mvasi (bevacizumab-awwb) fue aprobado como medicamento biosimilar al Avastin (bevacizumab) para el tratamiento de personas adultas con ciertos cánceres de colon, pulmón, cerebro, riñón y cuello uterino.

Un medicamento biosimilar es un producto biológico que obtiene la aprobación porque es en gran medida similar a un medicamento biológico que ya ha sido aprobado y que no presenta diferencias significativas en comparación con la seguridad y la efectividad del primer producto, explicó la FDA.

— "Traer nuevos medicamentos biosimilares a los pacientes, especialmente para las enfermedades para las que los costos de los tratamientos actuales pueden ser altos, es un modo importante de ayudar a fomentar la competencia que puede reducir los costos de la atención de la salud y aumentar el acceso a terapias importantes"— dijo el comisionado de la FDA, Dr. Scott Gottlieb, en un comunicado de prensa de la agencia.

Al igual que Avastin, la etiqueta de Mvasi tiene un recuadro con una advertencia sobre un aumento en el riesgo de: perforaciones en el estómago y los intestinos; complicaciones con la cirugía y la curación de las heridas; y un sangrado grave o letal pulmonar, gastrointestinal, del sistema nervioso central y vaginal.

 Los efectos secundarios comunes de Mvasi incluyen sangrados nasales, dolor de cabeza, hipertensión, inflamación de la cavidad nasal, niveles altos de proteína en la orina, alteración del gusto, piel seca, sangrado rectal, una producción excesiva de lágrimas, dolor de espalda e irritación cutánea, según la FDA.

Por si no lo sabías, las mujeres embarazadas no deberían tomar Mvasi debido a que podría provocar daños al feto en desarrollo. Y es comercializado  por Amgen, Inc., con sede en Thousand Oaks, California.

 

ÚLTIMAS NOTICIAS

PUBLICIDAD

ARCHIVO