23 de abr de 2019

*OSOS CURATIVOS

  *OSOS CURATIVOS   Por: JONATHAN D’ ESTRADA     Amigo lector, te saludo con el gusto de cada sema


Por OFICINA | martes 20 de noviembre del 2018 , 06:12 p.m.

 

*OSOS CURATIVOS

 

Por: JONATHAN D’ ESTRADA

 

 

Amigo lector, te saludo con el gusto de cada semana, esta vez atento a un documental de robótica y talento mexicano, las cifras interesantes, los logros incalculables, pero la realidad… desastrosa.

Se estima que la boca está humedecida por la producción de entre 1 y 1.5 litros de saliva al día, si la persona está hidratada. Durante la vida de una persona se generan aproximadamente 43,800 litros. Esta cantidad de saliva es variable, ya que va disminuyendo conforme aumenta la edad y debido a diferentes tratamientos.

La producción de saliva está relacionada con el ciclo circadiano, de tal manera que por la noche se segrega una mínima cantidad de saliva. La saliva es segregada por las glándulas salivares mayores parótida y submaxilar en condiciones estimuladas, mientras que las glándulas sublinguales producen sólo el 5 % del total. Las glándulas menores son responsables básicamente de la secreción en reposo y contribuyen al 5-10 % del total de saliva secretada.

La disminución patológica de saliva recibe el nombre de hiposalivación o hiposialia, mientras que la sensación de sequedad bucal se denomina xerostomía, y la producción excesiva, sialorrea.

En los humanos y mamíferos, así como en los reptiles la saliva es muy importante para EVITAR acidez producida por las comidas, y evita la desmineralización del esmalte dental y la acumulación de sarro. Además de facilitar la cicatrización de la mucosa bucal que esté lesionada.

En lo que concierne a la función digestiva, gracias a las enzimas que contiene transforman los alimentos en bolo alimenticio, iniciando la digestión de carbohidratos y grasas y facilitando la deglución. Por si eso no fuera suficiente, la saliva influye en el gusto y en la expresión oral al facilitar la articulación de las palabras.

Son tantas las funciones de este líquido que ya se estudia con fines médicos, y es que La saliva de oso da sus primeros pasos hacia un nuevo antibiótico. El descubrimiento se produjo como parte de un proyecto que busca estudiar el conjunto de genes que posee un organismo de varios animales salvajes; y así encontrar productos químicos naturales que puedan matar las bacterias que también infectan a los humanos, especialmente las cepas que se están volviendo o se han vuelto resistentes a los tratamientos con antibióticos .

Los investigadores realizaron una expedición a la taiga siberiana para capturar y focalizar a varios ejemplares de esta especie, de los que los que extrajeron muestras de saliva para de encontrar los posibles químicos. Tras someter el material orgánico a avanzadas técnicas de análisis, los expertos descubrieron la presencia del microorganismo Bacillus pumilus, que produce un químico de efecto antibiótico denominado ‘amicoumacina A‘.

Por si no lo sabías, el estudio se centró en este compuesto y los investigadores comprobaron su alta efectividad para matar a las bacterias, en especial al estafilococo dorado, cuyas cepas están asociadas a las infecciones de la piel en humanos.

 

 

 

 

ÚLTIMAS NOTICIAS

PUBLICIDAD

ARCHIVO