19 de nov de 2018

NIÑEZ OLVIDADA

  NIÑEZ OLVIDADA Por: JONATHAN D’ ESTRADA     Amigo lector, te saludo con el gusto de cada semana, es


Por OFICINA | martes 20 de marzo del 2018 , 04:37 p.m.

 

NIÑEZ OLVIDADA

Por: JONATHAN D’ ESTRADA

 

 

Amigo lector, te saludo con el gusto de cada semana, esta vez desde la comodidad de mi casa, escombrando cosas, entre tanto mover y mover, aparecieron un sinfín de sorpresas y recuerdos…

Este álbum, lo compré cuando era muy pequeño y la primer pregunta que me hizo mi madre fue ¿Te acuerdas todavía?... Le conteste acertadamente y le explique que los recuerdos son imágenes del pasado que se archivan en la memoria. Y se definen también como una reproducción de algo anteriormente aprendido o vivido, por lo que están vinculados directamente con la experiencia.

Todo esto pasa porque las conexiones neuronales de la corteza son estimuladas por la información y se fortalecen y vinculan al contexto emocional en que se formaron. Una vez codificadas reside en la región de la corteza en la que la información fue percibida y procesada. Cuando sea necesario, o suscitado por la emoción, esa memoria se activa para utilizarse como memoria de trabajo.

Según el psicoanálisis, el aferrarse a un recuerdo puede generar depresiones y, en casos extremos, incluso una ruptura con la realidad actual. No sin antes decir que los recuerdos dan una aproximación más cercana de la realidad que la propia historia, puesto que ella suele saltarse los hechos individuales para centrarse en los acontecimientos globales.

Desde la fenomenología, el filósofo Paul Ricoeur también explica que el recuerdo es una imagen. Al recordar, como suele decirse, representamos un acontecimiento pasado. Constituyendo así una estructura común entre memoria e imaginación en el momento que tiene lugar en nuestra mente la representación de algo ausente.

Así pues, recuerdes momentos como el primer día escolar y algunas fiestas de cumpleaños de cuando eras niño, pero, ¿recuerdas algo de cuando eras bebé? Científicos han desarrollado una teoría que explica por qué no puedes recordar los primeros años de tu vida.

Según Paul Frankland y Sheena Josselyn, neurocientíficos del Hospital for Sick Children, en Toronto,  Canadá; cuando el cerebro de un niño pequeño está desarrollándose es difícil que pueda acumular recuerdos. Esto se debe a que nuevas células en el cerebro aparecen rápidamente, lo que interrumpe los circuitos cerebrales establecidos por las células más antiguas, haciendo que se borren los recuerdos.

Esto quiere decir que el nacimiento rápido de muchas neuronas nuevas en el cerebro bloquea el acceso a los recuerdos. Para saberlo, los investigadores manipularon la velocidad de crecimiento de las neuronas de ratones jóvenes y adultos para ver de qué manera afectaba en la memoria.

Los resultados, publicados en la revista Science®, demostraron que los ratones jóvenes con un crecimiento neuronal lento fueron capaces de desarrollar la memoria a largo plazo. De modo contrario, al acelerar la formación de neuronas en ratones viejos, tuvieron una pérdida de memoria significativa.

Por si no lo sabias, se le llama neurogénesis al procedimiento que permite la creación de nuevas conexiones neuronales.

ÚLTIMAS NOTICIAS

PUBLICIDAD

ARCHIVO