14 de nov de 2018

*Lámpara genérica.

Amigo lector, te saludo con el gusto de cada semana, esta vez desde la azotea de mi casa disfrutando un poco de la luz de la Luna, que temerosa se aso


Por OFICINA | martes 23 de octubre del 2018 , 04:54 p.m.

Amigo lector, te saludo con el gusto de cada semana, esta vez desde la azotea de mi casa disfrutando un poco de la luz de la Luna, que temerosa se asoma ligeramente de entre las nubes llorosas de éste clima frío. Esa que parece de queso y con su conejo dentro…

Hace unas cuantas semanas hablamos de ella, lo grandiosa, curiosa e intrigante que puede ser nuestro satélite natural. Tanto que los reyes de la clonación ya la quieren hacer a imagen y semejanza.

Hace cinco años la clonación de productos era un mercado que no existía, pero hoy China está atiborrado de los llamados teléfonos shanzhai o piratas. Su éxito es tal que representan más del 20 por ciento de las ventas de celulares en ese país y sus brazos se extienden a países como Rusia, la India, Medio Oriente, Europa, Sudamérica y hasta los Estados Unidos.

Cómo no van a ser populares, si por entre 100 y 150 dólares se puede conseguir una copia de un teléfono que vale 5 o 6 veces eso. En naciones como Pakistán cuesta encontrar un teléfono que sea legal. La peor pesadilla para las empresas legales no es sólo saber que sus productos son clonados, sino verlos antes de que ellos mismos los lancen.

Así de poderoso es el talento de los chinos que cada vez es más difícil identificar ¿cuál es original? Pero no hablaré de celulares o tenis clonados, ¡no!  La inspiración va más allá, pues los orientales pretenden enviar al espacio un satélite de iluminación, bautizado como “Luna Artificial”, informó la Corporación de Ciencia y la Tecnología Aeroespacial de China (CASC).

Se espera que el proyecto vea la luz en 2020. Con este instrumento, se pretende iluminar un área de 10 a 80 kilómetros de diámetro de la ciudad de Chengdu, en el suroeste de China. Su diseño comenzó hace dos años, aunque es ahora cuando toma forma gracias al avance de la tecnología.

Pero la pregunta sería ¿Cuál es la finalidad de una segunda luna en China? Su objetivo es reemplazar las luces de la calle de la ciudad gracias al nuevo satélite, que complementará la luz de la Luna. El artefacto ofrecerá una iluminación ocho veces superior a la del satélite natural, y será lo suficientemente brillante como para reemplazar las luces de la calle.

Kang Weimin, director del Instituto de Óptica, explicó que la luz de esta luna será similar a la del resplandor del atardecer por lo que no afectará a la fauna.

Por si no lo sabías, la iniciativa se inspiró en un proyecto ideado por un artista francés, que imaginó colocar una hilera de espejos sobre la Tierra para conseguir reflejar la luz del Sol en las calles de París durante todo el año. *NI*

 

ÚLTIMAS NOTICIAS

PUBLICIDAD

ARCHIVO