13 de dic de 2017

*FUERZA INTERIOR.

  *FUERZA INTERIOR.   Por: JONATHAN D’ ESTRADA   Amigo lector, te saludo con el gusto de cada semana, esta v


Por OFICINA | viernes 28 de julio del 2017 , 05:52 p.m.

 

*FUERZA INTERIOR.

 

Por: JONATHAN D’ ESTRADA

 

Amigo lector, te saludo con el gusto de cada semana, esta vez visitando el supermercado ya que es necesario surtir la despensa, la pregunta que todos hacemos hoy día… ¿Para qué me alcanzará?

Puede ser difícil hablar de la despensa mexicana, dada la profunda diversidad de su comida en sí. Los alimentos de México son altamente regionales y de gran variedad, dependiendo de la ciudad e influencia que tuvieron sus habitantes de acuerdo a sus distintas culturas prehispánicas.

Teniendo en cuenta las tradiciones culinarias únicas del país, es justo decir que la cocina mexicana depende de tres ingredientes básicos: maíz, frijoles y chiles. Los tipos exactos de cada uno variarán en todo México, pero colectivamente, forman una comunión que se abre paso a través de la cocina, con el apoyo de una gran cantidad de hierbas, especias, nueces y semillas.

En conjunto, estos elementos reflejan la compleja identidad de nuestra cocina, que reúne una mezcla de alimentos de sus propias etnias y con la influencia de los ingredientes que llegaron desde Europa.

En términos generales, podemos decir que un plato tradicional mexicano bien preparado captura el calor, la sal, acidez y el picor.

Las carnes de res, cerdo y pollo no pueden faltar en los refrigeradores del super, el queso y sus derivados blancos hacen que el color de los embutidos sobresalgan y llamen la atención de los más pequeños de la casa, la salchicha es la preferida y después la longaniza o el chorizo.

Comento lo anterior porque estudiantes de ingeniería bioquímica del Instituto Politécnico Nacional crearon un chorizo de color verde de alta calidad, que ofrece beneficios a la salud, pues está fortalecido con proteína animal, vegetal y ácidos grasos poliinsaturados, entre otros productos naturales.

El embutido está elaborado con carne de cerdo, soya texturizada, y alga spirulina máxima. De acuerdo con los creadores, éste último compuesto enriquece el alimento al estimular el sistema inmunológico y, en conjunto, todos los ingredientes ayudan a aumentar las defensas encargadas de combatir agentes patógenos e infecciones que atacan el organismo.

Además de mantener saludable el sistema digestivo, porque dicha cianobacteria tiene impacto benéfico sobre la flora bacteriana del intestino, y contiene ácidos grasos poliinsaturados omega 3 y 6, que inciden favorablemente en el sistema cardiovascular.

Señalaron que el alga unicelular posee los ocho aminoácidos esenciales (proteína vegetal), todas las vitaminas liposolubles e hidrosolubles como la A, B, D, E y K), además de minerales como yodo, potasio, hierro, fósforo, magnesio y azufre, por lo que al incorporarla a la carne de cerdo, enriquece significativamente el chorizo.

Detallaron que el embutido se preparó con la técnica tradicional y para lograr el producto final, se llevaron a cabo múltiples formulaciones para agregar la cantidad de materia prima apropiada para conservar la textura y sabor agradables, además de que se elaboró bajo estrictas normas de calidad e higiene.

—“Es un producto fermentado que no contiene conservadores, pero se mantiene en buen estado hasta por dos semanas en refrigeración, porque las especias que se agregan a la formulación ayudan a controlar el pH; el chorizo se puede consumir frecuentemente, ya que las proteínas vegetales que contiene son de fácil absorción.”—, comunicaron.

Por si no lo sabías, el producto, se elaboró en la planta piloto de alimentos cárnicos de la facultad y ha tenido una buena aceptación de las pruebas sensoriales, por lo que planean constituir una microempresa, para poner al alcance de la población los beneficios del nuevo alimento.

 

 

 

ÚLTIMAS NOTICIAS

PUBLICIDAD

ARCHIVO