22 de oct de 2017

*VISITANDO EL ARTE SACRO.

Por José Antonio Trejo Rodríguez.   “Este edificio no fue un colegio, ni un monasterio; aquí estuvieron durante much


Por OFICINA | martes 5 de septiembre del 2017 , 05:27 p.m.

Por José Antonio Trejo Rodríguez.

 

“Este edificio no fue un colegio, ni un monasterio; aquí estuvieron durante mucho tiempo las instalaciones del hospital de Hipólitos y más recientemente las oficinas de Telecomm, incluso todavía llegan muchas personas a preguntar si aquí pueden mandar giros”, dice una gentil señora de avanzada edad y mucha energía al dar una breve charla introductoria al Museo de Arte Sacro de Querétaro, ubicado en el número 4 de la calle Allende Norte, frente a la fuente de Neptuno, en pleno corazón de la colonial capital estatal en la que en algún tiempo sentó sus reales el cacique don Fernando de Tapia, también conocido como Conín.

 

La sede del Museo es un hermoso y sencillo inmueble colonial de dos plantas, con habitaciones que cierran un amplio patio central adornado por una fuente, desde donde se pueden observar las dos cúpulas del templo de San José de Gracia, una de ellas coronada con tres cruces y una escalerilla externa. La superficie del patio está cubierta por una gruesa malla metálica para impedir el paso de las aves, característica que comparte con la mayoría de inmuebles religiosos e históricos de la capital queretana.

 

En la planta baja se puede encontrar una extensa exposición sobre las órdenes religiosas que habitaron una de las ciudades más prósperas de la época colonial, gracias a la producción agropecuaria y minera de sus alrededores, que además era frontera con el territorio de la gran chichimeca: franciscanos, hermanas pobres de Santa Clara, tercera orden de San Francisco, dominicos u orden de predicadores, orden de San Agustín, orden de la Merced, carmelitas descalzos, congregación del oratorio de San Felipe Neri y jesuitas coincidieron en su suelo.

 

El curador de la muestra brinda una breve pero enriquecedora ficha informativa sobre cada una de las órdenes religiosas: su origen, fundadores, hábitos, objetivo, templos edificados en Querétaro y sus principales figuras; entre las que se puede encontrar desde Fray Juan de Zumárraga, Fray Bernardino de Sahagún, Santa Rosa de Viterbo, Dante, Galileo, Cristóbal Colón, Lope de Vega, Louis Pasteur, Santo Tomás de Aquino, Fray Bartolomé de las Casas, Martín Lutero, Gregorio Mendel, Tirso de Molina, San Juan de la Cruz, Santa Teresa de Ávila, Santa Teresita de Jesús, Santa Teresa Benedicta de la Cruz, Luis Felipe Neri de Alfaro, Carlos de Singüenza y Góngora, Francisco Javier Clavijero, Jorge Mario Bergoglio “El Papa Francisco” y por supuesto San Fray Junípero Serra.

 

En la planta alta del museo se encuentra el verdadero tesoro del Museo de Arte Sacro de Querétaro, se trata de una habitación resguardada por un par de cuadros de San Fray Junípero Serra, en cuyo centro y sobre una mesa se localiza una hermosa custodia realizada en madera, con una doble cruz en color dorado que contiene una reliquia de primer grado de San Junípero Serra.

 

Hay que considerar que las reliquias se dividen en tres grados: las de primer grado son un fragmento del cuerpo del Santo; las de segundo grado contienen un trozo de la vestimenta del Santo o algún objeto de su uso personal como un rosario, una cruz, una biblia o en su caso algún objeto que le hubiera causado sufrimiento y las de tercer grado son objetos que estuvieron en contacto con reliquias de primer grado o con la tumba del Santo. De allí la relevancia de la custodia del Museo de Arte Sacro de Querétaro, pues contiene un fragmento del cuerpo de San Junípero Serra.

 

El Mueso exhibe una bonita colección de ornamentos litúrgicos como casullas, albas, cíngulos, estolas, dalmáticas, mitras, sotanas, túnicas, amitos, manteles de altar, estolones, capas pluviales, patenas, purificadores. Así como algunos cuadros con innegable influencia bizantina. Una de sus salas se destina a exposiciones temporales y en varios sitios se exhiben obras de artesanos locales que se encuentran a la venta, por ejemplo cruces labradas de cantera que van desde los $650 a los $1,700 pesos.

 

Sobresale la oferta de cursos y seminarios, por ejemplo “La Biblia es una persona” que será impartido por Monseñor José Martín Lara Becerril mañana jueves 7 de septiembre o el de “El inicio del camino espiritualidad y mística medieval al siglo XVIII” a cargo de la Maestra Lourdes Gallego Martín del Campo. Puede encontrar mayor información en la página de Facebook “Museo de Arte Sacro Qro.”

 

No falta el evento mensual para allegarse fondos como es el llamado “Baratillo de los Mercaderes” el próximo se realizará el 16 de septiembre con una oferta de “artesanía, gastronomía, arte, servicios, música y espectáculos”, según reza la publicidad oficial. No se va a arrepentir de visitar el Museo de Arte Sacro de Querétaro, tan solo ver y estar cerca de la reliquia de primer grado de San Junípero Serra hace que el viaje valga el esfuerzo. NI.

ÚLTIMAS NOTICIAS

PUBLICIDAD

ARCHIVO