21 de jun de 2018

*TULA Y BENICIA, PUEBLOS HERMANOS.

Por José Antonio Trejo Rodríguez.   Pepe Arteaga y los Radtke, Betsy y Mark, nos condujeron a una plaza pública al norte d


Por OFICINA | viernes 13 de abril del 2018 , 06:21 p.m.

Por José Antonio Trejo Rodríguez.

 

Pepe Arteaga y los Radtke, Betsy y Mark, nos condujeron a una plaza pública al norte de Benicia y con orgullo nos mostraron un grabado realizado en metal que semeja un sistema solar, en cuyo centro se encuentra el nombre de la esposa del General Vallejo y que hoy lleva la bella y risueña ciudad californiana, hermana de Tula; rodeada de nombres de grandes ciudades, algunas capitales federales y la distancia que las separa: París, Londres, San Francisco, Tokyo, Washington, D.C., Berlín, Moscú, Sidney. La sorpresa es que, ubicada en la parte sur, resalta un nombre familiar: Tula a un poco más de 3 mil kilómetros.

 

“Oigan amigos, no se pueden estacionar allí; ese lugar está reservado para los autos clásicos que van a desfilar en unos momentos” nos dijo a Pepe y a mí un señor en el estacionamiento de un centro comercial; en cuanto volteamos pudo ver prendidos a nuestras camisas los gafetes que nos identificaban, sin mediar argumentación de nuestra parte enseguida enmendó su dicho “¡Ah! Son de la hermandad Benicia-Tula, por favor discúlpenme, Ustedes son nuestros huéspedes y amigos; no se preocupen por su vehículo. Aquí nos veremos más tarde para cenar en las Pizas del Pirata”.

 

“Nosotros construimos puentes y no muros. Somos una ciudad incluyente; aquí caben todos” dice con énfasis y firmeza Elizabeth Patterson, la alcaldesa de Benicia, en cuya sede administrativa de gobierno se exhiben fotografías de las visitas que tanto tulenses como benicianos han realizado a una y otra ciudad; se puede identificar, entre otros, al hoy presidente de la Asociación Tula–Benicia: Miguel Alfonso Pérez Arroyo. Durante 40 años sus integrantes han construido fuertes lazos de amistad con su homóloga estadounidense: la Asociación Benicia-Tula. Cuatro décadas que han estado marcadas por acciones de solidaridad hacia los tulenses en forma de generosos donativos de camiones de carga y de bomberos, una ambulancia, equipo para bomberos y muchos otros apoyos como intercambios culturales entre jóvenes de aquí y de allá para conocer el idioma, las costumbres y la cultura de ambas ciudades.

 

Durante las fiestas patrias del próximo septiembre, la delegación de Benicia, California, estará de visita en Tula, ya Miguel Pérez Arroyo y los hermanos Rogelio y Alfonso González Paredes, vicepresidente y tesorero de la asociación, están trabajando en la organización. Será un momento apropiado para mostrar que somos pueblos hermanos, también para agradecer lo que la comunidad beniciana hace por los tulenses. Tratarlos con educación y cortesía será un buen comienzo para compensarles por los gestos humanos que demuestran que estamos siempre en su mente y en su corazón. Tula y Benicia, a través de su hermandad, son un grato ejemplo de amistad entre los pueblos que bien vale el esfuerzo fortalecer y engrandecer en beneficio de tulenses y benicianos ¡Acá los esperamos hermanos de Benicia, California! NI

ÚLTIMAS NOTICIAS

PUBLICIDAD

ARCHIVO