19 de nov de 2018

*JOGO BONITO.

Por José Antonio Trejo Rodríguez.   “¿Te acuerdas cuando vimos el juego de Brasil en Guadalajara? Aquel jugador quer


Por OFICINA | martes 3 de julio del 2018 , 05:16 p.m.

Por José Antonio Trejo Rodríguez.

 

“¿Te acuerdas cuando vimos el juego de Brasil en Guadalajara? Aquel jugador quería detener a Pelé y le jaló el short ¡Se las vio negras, chata!” le dijo mi hermano Carlos a mi cuñada Concha hace muchos años entre risas en medio de una reunión familiar que le celebró el chistorete. Eran mis años de infancia y siempre se acudía a la esencia del futbol brasileño como estandarte y salvaguarda del buen gusto futbolero, en defensa, por supuesto, del juego bonito, vistoso, efectivo, al que los aficionados mexicanos, chicos y grandes, acudíamos ante los grandes retos deportivos contra las potencias mundialistas una vez eliminado el equipo tricolor.

 

“O Rey” solían cabecear los diarios deportivos, el rey de todos “el Esto” marcaba la tendencia con sus páginas en color sepia, sus estupendas crónicas, fotografías, entrevistas, análisis; no resultaba fortuito que materialmente volara de los puestos de revistas, incluso que en caso de Tula, se hicieran grandes filas de madrugadores para adquirirlo alguna mañana de lunes en el puesto que aún se encuentra sobre la calle Hidalgo, desde mucho antes de que se abriera la calle prolongación Zaragoza, sobre todo en aquellas ocasiones en las que el “Diario de los Deportistas” cabeceara y albergara alguna hazaña de la selección o del Cruz Azul o de algún miembro de la pléyade de boxeadores mexicanos que dominaban desde la categoría mini mosca hasta la welter tanto en el CMB como en la WBA. Solo cuando se agotaba el Esto, entonces se acudía a comprar el “Ovaciones” o ya de perdida el “Estadio”

 

No solo se acudía a la égida brasileira en el caso de torneos de selecciones; también ocurría cuando el equipo favorito de los aficionados era eliminado del torneo local, entonces era el turno de irle al Santos de Brasil, legendario club del Rey Pelé, si es que no había un segundo equipo favorito, que para un real aficionado a sus colores no lo hay. Abundaban entre los participantes de las cascaritas del barrio los sobrenombres, tanto en sentido serio como de broma, de grandes jugadores brasileños, “el Pelé”, “el Garrincha”, “Tostao”, “el Rivelino tacos miados”, al que era portero no le venía nada mejor que el sobrenombre de “el Tota”.

 

Roberto Rivelino era un gran jugador que le pegaba a la pelota como si tuviera un obús. Pude ver por televisión algunos destellos de su grandeza cuando el Cosmos de Nueva York le contrató, al igual que al Rey Pelé, al káiser Beckenbauer y a Johan Cruyff, para impulsar el futbol en los Estados Unidos, por eso televisaban bastantes partidos, incluso hasta torneos internacionales organizaron, en uno de ellos salió campeón el Cruz Azul, con reglas extrañas para el futbol, como aquella de cambiar las definiciones de los penaltis desde los once pasos por un tete a tete entre el delantero que salía con balón dominado desde el círculo central contra el portero que podía salir de su área para tratar de atajar la pelota. La habilidad para las salidas de “el Gato” Marín se impuso a la entonces figura Carlos Alberto y secó al goleador italiano Giorgio Chinaglia para que la Máquina ganara ese título.

 

“Mexican soccer champion Cruz Azul won the Los Angeles soccer tournament, Sunday beating the Cosmos 2-1 in penalty kicks before 26,199 fans at the Coliseum.” Inicia la crónica de Chris Baker, escritor del staff del Times, fechada el 30 de marzo de 1980. La nota menciona que el juego concluyó empatado a 1, en los tiempos extras los equipos no pudieron hacerse daño, dejando la definición a los tiros penales en los que Cruz Azul se impuso 4 – 2. Se agrega que Sergio “el peque” Rubio voló su disparo por encima de la puerta, entonces apareció el Gato Marín para hacer una espectacular atajada a Carlos Alberto, eso y su estupendo juego le valieron al Superman ser declarado el Jugador Más Valioso del Torneo. En su turno, Carlos Jara Saguier anotó, el estelar Julio César Romero estrelló su disparo en la horquilla y Adrián Camacho anotó para dar el triunfo a la Máquina que se llevó 35 mil dólares por su triunfo, el Cosmos se conformó con 15 mil. En el partido por el tercer lugar los Pumas de Hugo Sánchez doblegaron a los Aztecas de Los Ángeles en donde militaba Javier Aguirre. Vea la histórica nota “26,199 Watch Cruz Azul Beat Cosmos, Win Tourney”, en el siguiente enlace de Internet http://www.nasljerseys.com/Friendlies/Teams/Cosmos%20Friendlies1980.htm En la página encontrará fotos históricas en las que aparece Leonardo Cuellar jugando contra Pelé y el Kaiser.

 

El pasado lunes la selección se despidió de Rusia 2018 al caer por 2 a 0 contra Brasil; ya no se llegó al ansiado 5º partido; los brasileiros se instalaron en los cuartos de final. A pesar de sus formidables exhibiciones en España 1982, Brasil fue eliminado a manos de Italia, quienes aprovecharon las debilidades defensivas del equipo de Santana. En México 86 solo quedaban algunos reflejos de aquel equipazo de cuatro años atrás, seguían Zico y Sócrates, pero a España no le valieron un gol de Butragueño; ya se veía a un equipo más fuerte en la defensa, dejando lo vistoso, lo mágico, para otra ocasión.

 

Brasil es el máximo ganador de Copas del Mundo, lleva cinco, como las estrellas que adornan su escudo. Siempre será un favorito sentimental en cualquier torneo cuando es eliminado México, aunque sea Brasil el verdugo. Hay que recordar que los nuestros les han derrotado en grandes torneos de selecciones: una final Sub 17 y la final de los Juegos Olímpicos de Londres 2012. Unas por otras ¿Cuál será el destino de Brasil en Rusia 2018? Nadie lo sabe, lo que puedo decir es que están más cerca de mis simpatías quizá porque extraño ese juego bonito, esa magia con la que saben tratar al balón y esa alegría que contagia a los aficionados. No será fácil, Rusia Francia y Uruguay son rivales de respeto. Yo solo quiero ver ese Jogo Bonito. NI

 

ÚLTIMAS NOTICIAS

PUBLICIDAD

ARCHIVO