19 de jun de 2018

*Fuerte, audaz y valiente.

Por José Antonio Trejo Rodríguez.   “A Chuchita la lavandera, Pancho salvó de estrellarse en la acera”, inicia


Por OFICINA | martes 9 de enero del 2018 , 04:22 p.m.

Por José Antonio Trejo Rodríguez.

 

“A Chuchita la lavandera, Pancho salvó de estrellarse en la acera”, iniciaba la canción que animaba a un comercial, el acento del cantante era muy parecido al del Piporro, los dibujos animados mostraban a una viejecita, quizá empujada accidentalmente por un gato negro que pasa atrás de ella, cayendo de una azotea repleta de tendederos con ropa puesta a secar al sol; afortunadamente sobre la calle venía Pancho, con un gran sombrero vaquero, montado en su bicicleta y cachaba a doña Chuchita en sus fuertes brazos para salvarla.

 

“Porque con Choco Milk y comiendo como fiera, se hizo Pancho pantera”, continuaba la melodía que enmarcaba las escenas en las que un niño muy delgado abría la alacena de su casa para tomar un vaso de Choco Milk, complemento alimenticio creado hace 90 años, volviéndose de inmediato en un joven robusto, cuyos músculos eran contenidos por una camiseta estampada con la efigie de una pantera, además de portar un sombrero vaquero.

 

El comercial pasa a mostrar escenas de unos niños jugando béisbol, mientras una voz establece que “Choco Milk y una dieta balanceada ayudan a hacer verdaderos panteras, activos, con fibra, Porque las vitaminas, minerales y proteínas de Choco Milk te ayudan a ser…” calla el locutor para que vuelva la cancioncilla para concluir la frase “Fuerte audaz y valiente”. El comercial concluye mostrando una imagen con una lata de Choco Milk y una taza de la bebida.

 

“Yo Pancho Pantera recomiendo a mis cuates que tomen tres veces al día el riquísimo Choco Milk, para que tengan más fibra, más músculo y más energía”, decía la publicidad que mostraba a Pancho Pantera con su sombrero vaquero, su camiseta roja de manga larga con la pantera impresa en el pecho, pantalón azul y botas. Además para ejemplificar la fibra, el músculo y la energía se exhibían dibujos de niños levantando pesas, haciendo box de sombra y meciéndose en un columpio. La publicidad concluía con una imagen de Pancho señalando que Choco Milk da más vitaminas, más minerales y más proteínas. Cerraba la imagen de un bote de Choco Milk y la leyenda “¡Qué rico es!”

 

“Cuando falló una cápsula viajera, Pancho se salvó con un salto de primera” iniciaba otro de los comerciales de la serie de Choco Milk de los años 60, continuaba con la secuencia de Pancho y la alacena de su casa y ahora mostraba a un niño ejercitándose en aparatos de gimnasia. Hay otro comercial en el que un niño es tachado por su mamá de tener pies de plomo por tardarse mucho al ir a un mandado, entonces se le aparece un personaje llamado “pies de plomo” quien comienza a felicitarlo hasta que llega Pancho Pantera y con un soplete lo derrite, entra de nuevo la canción que recomienda el Choco Milk que está catalogado como “Alimento especial” y que provoca que el al beberlo se vuelva “Fuerte, audaz y valiente”. En YouTube puede disfrutar estos comerciales y otro más en el que Pancho Pantera doma a una gorila fiera y traicionera hasta convertirla en organillera.

 

Desde niño he sido un asiduo bebedor de Choco Milk, mi favorito sigue siendo el de sabor canela, mezclado con leche fresca Alpura bien fría, esa que venden en envase largo de tetrapak, para mi gusto es la mejor opción para saborear un bolillo remojado o un pan de dulce. En Tula hay veces que el Choco Milk a la canela se puede conseguir en Mercado Soriana y en el Centro Comercial Cruz Azul. En mi niñez se conseguía con facilidad con “las Rodríguez”, en su tradicional tienda de abarrotes del mercado municipal, atendida en ese entonces por Malena, Neya, Susi, Mari y el joven Lupe.

 

Comprar un bote de Choco Milk era el equivalente a dar un paseo en el paraíso; mejor aún si se sumaba el aprovechar un descuido de las dueñas para mover las pesas de la báscula o tomar los cucharones con los que se despachaban el detergente en polvo y las semillas. En ese tiempo se lanzó la promoción de los “Pacholares”, unos billetes de juguete que venían dentro de las latas de Choco Milk y que mostraban la efigie de Pancho Pantera con diversas denominaciones, 1000, 500, 100, con la leyenda “El Banco Pancho Pantera”, algo similar hizo “el Capulinita” con su “Banco de la ilusión”.

 

En 1962 Alfredo Zacarías realizó la película “Fuerte, audaz y valiente” con Javier Solís y Tin Tan haciendo una pareja de empleados de circo, con habilidades para el tiro de pistola; el carnal Marcelo (haciéndola de bandido), Luz Márquez, René Cardona Jr., Agustín Izunza, don Ramón con largas barbas de chivo, el león César y el Caballo Sheik, entre otros. Ante una emergencia Tin Tan es nombrado Marshall, por ser fuerte, audaz y valiente, dando inicio a una sencilla y divertida comedia de enredos ambientada en el viejo oeste, con la presencia de un enorme león que acaba con los malos de la película y un inteligente y malandrín caballo.

 

Respetados lectores deseo que en este nuevo año nunca se nos agote nuestro vaso de Choco Milk y que por más retos que este 2018 nos depare, seamos como Pancho Pantera: fuerte, audaz y valiente. *NI*

ÚLTIMAS NOTICIAS

PUBLICIDAD

ARCHIVO