21 de jun de 2018

Seis homicidios en un fin de semana

*Mientras las autoridades callan ante la alarmante ola de violencia; dicen que se debe resolver a nivel federal.   Por Marisol Martínez


Por OFICINA | viernes 4 de mayo del 2018 , 06:37 p.m.

*Mientras las autoridades callan ante la alarmante ola de violencia; dicen que se debe resolver a nivel federal.

 

Por Marisol Martínez Cruz.

 

En menos de una semana han sucedido una serie de crímenes que a decir de la gente resulta alarmante, pues en tan sólo un fin de semana  seis personas fueron asesinadas a sangre fría y las autoridades municipales, tanto alcaldes, secretarios y directores de Seguridad Pública, lo tratan de mantener hermético, además de que el problema se les sale de las manos, se limitan a decir, que la delincuencia que se vive en los municipios por el huachicoleo es un asunto que el gobierno federal lo debe de resolver.

La ola de violencia que se vive en la actualidad, dicen las autoridades, que se debe a la sustracción ilegal de hidrocarburo, lo cierto es que, la policía municipal de cada municipio, es decir de Tula, Tlaxcoapan, Tezontepec de Aldama, Atitalaquia, Tepetitlán y de Tepeji del Río, se tienen que hacer frente como primer respondiente.

En cada suceso de crímenes registrados en la última semana, se han comportado herméticos por las autoridades, quienes se limitan al hacer declaraciones porque aseguran que tienen prohibido dar alguna información a los medios de comunicación para no entorpecer las investigaciones; sin embargo en lo que va de este año, ningún asesinato ha sido esclarecido, o por lo menos no se ha dado a conocer públicamente.

Vecinos de la comunidad Binola, en Tezontepec de Aldama, platicaron a Nueva Imagen, que sólo ven paseándose a los militares en convoy con la policía estatal y municipal, pues esto no ha ayudado a disminuir la delincuencia que se vive en el municipio, pues a plena luz del día, personas dedicadas principalmente a la sustracción de combustible de los ductos de Pemex, se enfrentan a balazos con sus contrarios por la disputa del liderazgo de la plaza.

En repetidas entrevistas con los secretarios y directores de Seguridad Pública  municipal, se limitan en decir que la delincuencia es principalmente por las personas dedicadas a la sustracción de hidrocarburo de los ductos de Pemex, mientras que los alcaldes comentan que mientras Pemex no cuide sus ductos y que realice más vigilancia la delincuencia no tendrá fin, a pesar de que hasta hay helicópteros sobrevolando aquellas zonas.

Constantemente, en las últimas fechas, la gente puede ser testigo y víctima de las fugas inmoderadas de hidrocarburo de los ductos de Pemex, todos se enteran que elementos de Protección Civil tienen que acudir a sofocar el incendio de camionetas ardiendo en llamas gracias a sus cargamentos, bidones de hidrocarburo robado y esto, dicen las autoridades, es un cáncer que crece cada día más.  

Hechos sangrientos

El sábado 28 de abril, en la comunidad de Pedro María Anaya, a la altura de la gasolinera, dos jóvenes murieron tras una balacera que se suscitó durante la noche, uno de los jóvenes, de 22 años y el otro de tan solo 15 años murieron; el primero de ellos en el lugar de los hechos y el otro en el Hospital Regional.

Se dice que en el interior de su vehículo traían garrafones de gasolina de dudosa procedencia.

La noche estuvo muy tensa en aquellos rumbos, pues horas después, la familia de tres hombres solicitó a través de las redes sociales y en la región, datos para localizarlos pues no llegaron a dormir a sus viviendas.

Trascendió que los tres, vecinos de Tepetitlán, eran familiares de los dos hombres ejecutados en la gasolinera, pues se dirigían al Hospital Regional Tula-Tepeji, para saber el estado de salud del joven de 15 años, sin embargo cuando iban en camino, fueron “levantados” y desde entonces no se supo nada de ellos, es decir durante toda esa noche.

El domingo, alrededor de la 1:00 de la tarde, las autoridades municipales de Tezontepec de Aldama dieron a conocer el hallazgo del cuerpo sin vida de un hombre en el cerro conocido como San Lorenzo.

El cuerpo presentaba varios impactos de bala, en la espalda y en la cabeza, a decir de sus familiares el hombre, vecino de Tezontepec de Aldama, salió al cerro desde el sábado y ya no supieron nada de él. 

Finalmente, ese mismo domingo 29 de abril, una llamada anónima, alertó a elementos de la policía municipal de Tula, quienes les informaban que en un camino de terracería casi por el lugar conocido como Las Piedras, cerca  del Arco Norte, sobre la carretera Tula-Tepetitlán, había un auto Topaz azul donde al parecer estaban unos encajuelados.

El lugar quedó resguardado por la municipal de Tula, además de elementos del ejército, en espera del personal de la Procuraduría General de Justicia, quienes realizaron el levantamiento de los cuerpos, además de recabar datos para iniciar la línea de investigación.

A decir de la familia, los tres encajuelados correspondían a los tres hombres, vecinos de Tepetitlán. *NI*

ÚLTIMAS NOTICIAS

PUBLICIDAD

ARCHIVO