19 de jun de 2018

Misteriosa muerte de familia; el sospechoso resultó inocente

Fin de semana sangriento se vivió en la ciudad de Tula, justo en la colonia El Damú, luego que se dio a conocer que cinco personas,


Por OFICINA | martes 9 de enero del 2018 , 05:46 p.m.

Fin de semana sangriento se vivió en la ciudad de Tula, justo en la colonia El Damú, luego que se dio a conocer que cinco personas, es decir toda una familia, habían sido encontradas muertas dentro de su vivienda.

Todo se encierra en un misterio, pues la Dirección General de la Policía Investigadora (DGPI) Grupo Tula, aún no dan con los presuntos responsables.

Cabe resaltar que el sábado 6 de enero, un hombre que trabaja en la planta de Cruz Azul, fue detenido como principal sospechoso, pero en la tarde del lunes 8 fue puesto en libertad tras demostrar su inocencia.

En el parte informativo de la PGJH se dio a conocer que mediante reporte vía radio por parte de C-4 Tula, se informó que al interior de una vivienda se encontraban los cuerpos sin vida de cinco personas.

Agentes investigadores arribaron al lugar y tuvieron a la vista los cuerpos, entre los que se encontraron tres personas del sexo femenino y dos más del sexo masculino, de ellos, dos menores de edad (femenino y masculino).

Personal de la Dirección General de Servicios Periciales (DGSP) de la PGJEH ingresaron al domicilio para hacer el procesamiento del lugar de los hechos, en donde recabaron indicios con la finalidad de analizarlos y emitir los dictámenes correspondientes.

De acuerdo con los primeros reportes que han emitido peritos que trabajan en el lugar, adelantaron que los cuerpos presentaban diferentes lesiones cuyo origen se determinará una vez concluidas las necropsias de ley.

Pese a que en el lugar se encontraron herramientas y otros objetos con manchas de lo que al parecer es sangre, será hasta que concluyan los dictámenes periciales cuando se conozcan las causas de muerte, así como los objetos que se utilizaron para privar de la vida a las cinco personas.

Cabe hacer mención que en el lugar un familiar refirió que las víctimas en vida respondían a los nombres de M. A. F. A., de 37 años de edad; D. M. E. A., de aproximadamente 37 años; R. A. A., de 60 años de edad; V. F. E., de 10 años y C. A. F. E., de aproximadamente 5 años.

Se puntualizó que peritos de la PGJEH procesaron el lugar de intervención y elementos de la Policía de Investigación realizan las diligencias necesarias con el fin de allegarse de pruebas que ayuden a resolver el hecho.

El movimiento de patrullas fue muy espectacular en el lugar, por lo que de inmediato se llenó también de curiosos. Trascendió que la familia fue salvajemente asesinada, con al parecer un martillo fueron golpeados y ultimados con arma blanca.

En el interior de la vivienda se podían apreciar papeles y un celular quemado en la estufa y todo en completo desorden, además daba la impresión de que estuvieron buscando algo en los cajones de un ropero.

Se sabe que el hombre trabajó en la planta de Cruz Azul y pertenecía a la Cooperativa Minatitlán; aparentemente era una persona amable. Sin embargo se supo que había iniciado una Carpeta de Investigación en contra de uno de sus compañeros de trabajo, quien en repetidas ocasiones lo había amenazado porque tenían problemas.

Detienen a supuesto sospechoso 

Alrededor de las 13:00 horas del sábado 6 de enero, Juan Antonio Estudillo Perales fue detenido, porque según era el principal sospechoso de la muerte de toda la familia de El Damú.

El hombre se encontraba trabajando en la planta de Cruz Azul, cuando llegaron los agentes y le mostraron una orden de arresto, según por el delito de ultrajes a la autoridad en una carpeta de investigación que se llevó en la unidad de investigación con detenido y se dio el término de las 48 horas.

La abogada Magali Díaz Serrano explicó a Nueva Imagen que Estudillo Perales estuvo detenido por 48 horas, las cuales se cumplieron a las 16:50 horas del lunes 8, y al no encontrar elementos para poder decretar una probable responsabilidad del asesinato de la familia, fue puesto en libertad.

Dijo que los agentes investigadores catearon la vivienda y el vehículo de su cliente y no encontraron ningún indicio que señalara como responsable de la muerte de las cinco personas, por lo que se le otorgó la libertad.

Algunos familiares de Juan Antonio Estudillo platicaron que hace algunos años, él le prestó una casa ubicada en el fraccionamiento de San Pedro Alpuyeca, al hoy occiso y fue solo de palabra y buena fe, pues eran amigos y compañeros de trabajo.

Pues dijeron que el difunto había dicho que no tenía dónde vivir, por lo que a cambio de pagar una renta, iba a arreglar la casa que se le había prestado.

Conforme pasaron los años él de mala fe se adueñó de la vivienda, por lo que pasaron por un proceso legal que Estudillo perdió.

La abogada, destacó que derivado de la demanda que hace como cinco años aproximadamente se inició por el  pleito de la casa y como tenían ese conflicto civil donde su cliente perdió la propiedad todo lo relacionó como principal sospechoso.

Sin embargo con los cateos y otras investigaciones se demostró la total inocencia de su cliente.

Cabe resaltar que algunos compañeros de Estudillo aseguraron a Nueva Imagen que se reunieron afuera del edificio de los juicios orales en Tula, para brindarle apoyo ya que estaban seguros que es inocente del cargo que se le quiso probar, debido a que lo conocen desde hace muchos años y lo consideran como una persona amable y leal, dedicado a su trabajo y no como un asesino. *NI*

 

ÚLTIMAS NOTICIAS

PUBLICIDAD

ARCHIVO