24 de may de 2018

*PEÑA DEL DIBUJO: PINTURAS RUPESTRES AZTECAS DE AJACUBA, HIDALGO. Parte 3 de 3

Por Carlos  Hernández Reyes Investigador del  Centro INAH-Hidalgo GRUPO DEL TEMPLO DOBLE Al lado derecho del conjunto descrito ha


Por OFICINA | viernes 20 de abril del 2018 , 04:51 p.m.

Por Carlos  Hernández Reyes

Investigador del  Centro INAH-Hidalgo

GRUPO DEL TEMPLO DOBLE

Al lado derecho del conjunto descrito hay otra superficie pintada – más saliente- que mide 1.50 m de largo por 1.10  de alto. El motivo principal consiste en un basamento piramidal con un templo doble de techos cónicos en la parte superior que mide 40 cm de base por 44 cm de altura. Está pintado en color blanco ahora muy difuso. El basamento aparece de perfil y el templo de frente, porque  el dibujo prehispánico era convencional y así cuando un elemento era importante se representaba de frente aunque lógicamente debería ir de perfil; se trata de la llamada “perspectiva torcida” en que se “combinan la vista de frente con la de perfil” que también se ha encontrado en las pinturas rupestres europeas. La escalinata del basamento consta de 13 escalones siendo el de arriba más grande, y llega a una plataforma donde se desplantan los templos, que miden 12 cm de ancho por 17 cm de alto. (10 cm para las paredes del templo y 7 cm para los techos). Los techos tienen forma de triángulo isósceles y según el arqueólogo Wilfrido  Du Solier: cuando “en las representaciones pictóricas y escultóricas de edificios en las cuales los techos están figurados por triángulos agudos, estos corresponden a techos cónicos y por lo tanto a edificios redondos”. Estos monumentos eran dedicados al culto de Ehécatl-Quetzalcóatl, dios azteca del viento.

Frente a la pirámide se encuentra un adoratorio o altar de 15 cm de base por 14 cm de altura; 53 cm de arriba, hacia la derecha, se encuentra una semidestruida figura de círculos concéntricos pero sin aspas.

Foto Arqueología  1:  El templo doble de techos cónicos y el adoratorio que se encuentra al frente están muy borrados y han quedado como en negativo

GRUPO DE LAS REPRESENTACIONES ZOOMORFAS

Se encuentra sin la protección de la cornisa, separado del central por una ancha grieta vertical; mide 2.40 m. de largo por 1.67 m de alto. En la parte superior, donde se divide por la grieta, aparecen dos aves rapaces (¿águilas?) muy borradas por las filtraciones de la lluvia: una de ellas muestra las patas con las garras hacia el frente. Al centro destaca un cuadrúpedo  que tal vez sea un venado, con la boca abierta y grandes orejas; lleva la cola enrollada y tiene manchas en el cuerpo, mide 28 cm de largo. En la parte superior izquierda se encuentra un diseño formado por cuatro círculos unidos es un tonallo  símbolo azteca de la energía del sol.  En la parte superior derecha se encuentra una magnífica representación de mariposa estilizada. Esta mariposa y las cuatro del grupo de la franja de grecas,  son semejantes a las que ilustra Franco en su trabajo “Representaciones de la mariposa en Mesoamérica” y que corresponden a la cultura azteca, aunque estas se diferencian de aquellas en que no tienen cabeza y las antenas se proyectan a los lados directamente desde la cabeza; en este detalle se asemejan a las representaciones huastecas que el mismo autor ilustra en la lámina VI y que copió de malacates huastecos. En la sala azteca del Museo Nacional de Antropología hay un tepetlacalli: recipiente de piedra volcánica en forma de “caja”, que en una de sus caras tiene representada una mariposa semejante a las que publica Franco y a las de Ajacuba.  En un malacate o huso de hilar azteca aparece un tonallo, un xicalculihuqui y una mariposa, mismos diseños que aparecen en este abrigo rocoso. 

Mariposas estilizadas como las de este abrigo  pintadas sobre la roca fueron localizadas, en Hueyapan a 9 km. de Tulancingo, por la arqueóloga Florencia Müller.

En la parte inferior de los grupos de pinturas aparece una serie de motivos borrosos: un juego de pelota en planta, semicírculos con aspas, representaciones humanas: una cruciforme y dos de “danzantes” con gran movimiento, uno de los cuales lleva aparentemente máscara de ciervo. En la parte inferior izquierda se encuentra una roca con un círculo en rojo de 20 cm de diámetro, única representación en ese color, en todo el abrigo.

Las pinturas rupestres descritas representan: grecas escalonadas, una pirámide de doble escalinata, un templo doble,  mariposas estilizadas, el tonallo, símbolo solar, son motivos que aparecen en códices, edificios, cerámica (sellos, vasijas, malacates) y esculturas aztecas. Por lo que podemos  asignar las pinturas rupestres de la Peña del Dibujo a la cultura azteca que floreció durante el Horizonte Posclásico Tardío de 1300 a 1500 años d.C. aunque como tenemos el dato de la conquista de Ajacuba por los aztecas podemos precisar mejor la fecha de estas pinturas y ubicarlas cronológicamente de 1440 a 1500 años d.C. *NI*

ÚLTIMAS NOTICIAS

PUBLICIDAD

ARCHIVO