15 de dic de 2017

Notas de Arqueología Hidalguense

*EPAZOYUCAN   EN   EL   PASADO (EL MUSEO  ARQUEOLÓGICO).   Parte  1 de 4 Por Carlos  Hern&


Por OFICINA | viernes 1 de diciembre del 2017 , 06:22 p.m.

*EPAZOYUCAN   EN   EL   PASADO (EL MUSEO  ARQUEOLÓGICO).

 

Parte  1 de 4

Por Carlos  Hernández  Reyes

Investigador  del  INAH-Hidalgo

 

Epazoyucan.— Epazoyu-can.—  Epaçuyuca.

 

UBICACIÓN   GEOGRÁFICA

 

El municipio de  Epazoyucan se  localiza en la porción centro sureste del  estado de  Hidalgo, ocupa una superficie de 193 kilómetros cuadrados. Tiene una  altura  que  fluctúa entre 2.550  hasta 2750 metros sobre el nivel del mar. Su clima es templado  subhúmedo  con  lluvias  en  verano.

 

JEROGLÍFICO

 

La  escritura se compone de  dos plantas  herbáceas sobre  el  epatl o zorrillo,  signos  fonéticos que significan  yerba del  zorrillo. Epazotl (epaçotl), “yerbabuena” de esta Nueva España, dice el P. Molina; chenopodium ambrosioides. L., quenopodiácea  empleada  como condimento. “Lugar que tiene  mucho epazote.”   (Según  Antonio  Peñafiel)

  ÉPOCA  PREHISTÓRICA

 

La ocupación humana más antigua está representada por un conjunto de  raspadores y percutores esféricos crudamente tallados en basalto y en cantos rodados de piedra negra no identificada y un diente fósil de un animal desconocido. Podrían corresponder a un periodo de cazadores que desconocían la agricultura y el arte de fabricar cerámica. Parecen  corresponder a un periodo  pre cerámico, probablemente ubicado cronológicamente entre 9 mil a C. a 7 mil  a de C.

 

 

ÉPOCA PRECLÁSICA  Y  TEOTIHUACANA

 

En esta  pequeña  vitrina se  exhibe  en la parte  superior   una  figurilla  preclásica –del 500 a.C. al  100  d.C.- producto de las  primeras  aldeas  agrícolas que se establecieron en este  territorio. En la parte  inferior 3 figurillas  teotihuacanas –de 100 d.C. a  650 d.C. - y  una  aplicación o decoración de  barro  representando un caracol, de la época  en que  el estado teotihuacano controlaba Epazoyucan. Son las figurillas más  antiguas  que se exhiben en este museo.

 

ARQUEOLOGÍA  DE   EPAZOYUCAN

 

En este municipio se localizan 2 importantes zonas arqueológicas Tenango y  Mesa de San  Marcos,  según informa  el arqueólogo Raziel Mora López quien  llevó a cabo un recorrido arqueológico de superficie del  sureste de  Hidalgo entre  1978  y 1979, como  parte de  los proyectos del Centro INAH-Hidalgo. La  zona  arqueológica de Tenango  se  encuentra en el respaldo de un afloramiento rocoso  y se  extiende sobre dos lomas  tendidas ocupando una gran área. La Mesa de San Marcos “se encuentra situada entre una pequeña serie de elevaciones  montañosas que corren de Noreste a Suroeste… [y que]… son  una prolongación de la Serranía de  Pachuca  que se  inicia en el Cerro de las  Navajas.

 

También existen  otras  zonas  arqueológicas mencionadas  por el doctor  Julio  Ortega Rivera  en  su “Atlas  Arqueológico del  Estado de  Hidalgo”  y son:  Cerro del Tezontle, dos kilómetros al norte de Epazoyucan;  Barranca del Acueducto, un kilómetro al  oriente de  Epazoyucan; La Caja, dos kilómetros  al sur de la carretera  a Tulancingo en el kilómetro 14;  Santa  Mónica, 3 kilómetros al sur de Cempoala; El Guajolote,  sobre  la  ladera de una  pequeña loma aislada en la planicie de la hacienda del mismo  nombre, y Nopalillo al norte de  Epazoyucan, en la cuesta del  ídolo, rumbo al Cerro de  las Navajas.       

 

En la cabecera municipal se llevaron a cabo a  cargo del  arqueólogo  Rafael  Abascal trabajos de restauración de muros prehispánicos, abajo del nivel  del piso de la  entrada del ex convento de San Andrés que al parecer eran parte de un centro ceremonial.

 

Por su parte Carmen Lorenzo Monterrubio, investigadora del Consejo  Estatal para la Cultura y las Artes de Hidalgo, describe Nopalillo: un sitio arqueológico donde se  localizan  minas prehispánicas que fueron explotadas para la extracción de obsidiana  verde botella  y dorada.

 

Al norte de Nopalillo se encuentra el yacimiento de obsidiana más importante del México Prehispánico: la Sierra de las Navajas que desde tiempos pre cerámicos fue  aprovechado  por algunos cazadores de mamut, como los de Santa Isabel Iztapan, estado de México. Este yacimiento fue ampliamente explotado por los  teotihuacanos, después por los toltecas  y finalmente  por  los aztecas, alcanzando esta  obsidiana  una  amplia  distribución  en  el actual territorio de México  y Centroamérica. Después de la conquista, durante los primeros años de la época colonial siguió siendo explotado.  *NI*

ÚLTIMAS NOTICIAS

PUBLICIDAD

ARCHIVO