17 de oct de 2017

*LA ARQUEOLOGÍA DE HUASCA DE OCAMPO, HIDALGO Parte 3 de 3

Por Carlos   Hernández  Reyes Investigador del  Centro INAH-Hidalgo   DOCUMENTOS  PREHISPÁNICOS  Y


Por OFICINA | viernes 4 de agosto del 2017 , 05:36 p.m.

Por Carlos   Hernández  Reyes

Investigador del  Centro INAH-Hidalgo

 

DOCUMENTOS  PREHISPÁNICOS  Y  COLONIALES

 

 

Arqueología 1: Las  tres   capitales de la   Triple Alianza, Texcoco, México  y Tlacopan.  Códice Osuna

 

Estos pueblos tributaban  a  la  triple  alianza los  siguientes  productos:

 

Dos  trojes de maíz, frijol  y otra  de  chía

20 trajes   llamados  quaxolotl  y 20 escudos o rodelas

20 trajes   llamados  cuextecatl  y 20 escudos o rodelas

20 trajes   llamados  cuezalpatzactli  y 20 escudos o rodelas

20 trajes   llamados  tzitzimitl   y 20 escudos o rodelas

800 cargas  de  mantillas  ricas  de esta  labor

1600 cargas  de  mantillas  de  henequén

Arqueología 2: Matrícula  de  Tributos,  Lámina  10.

Según    Víctor  M. Castillo  Farreras. De  izquierda a derecha: Atotonilco el  Grande, Acaxochitlán,  Huasca, Hueyapan,  Singuilucan y  Tulancingo.    

 

 

JEROGLÍFICOS  DE  LOS   PUEBLOS ENCABEZADOS  POR  ATOTONILCO EL  GRANDE QUE JUNTO CON  HUASCA   ERAN TRIBUTARIOS DE LA  TRIPLE  ALIANZA

 

Arqueología 3: Atotonilco  el  Grande.

Atotonilco.- Atotonil-co.- Atotonilco.

La  escritura  es  ideográfica  y  polisilábica:  el signo  atl, agua,  en la  boca de una  olla  colocada  sobre  dos  piedras  que  forman  el  tlecuilli  hogar  o  fogón; la  olla pintada de negro en el  asiento para indicar  la  acción del  fuego, significa: atotonilli, agua caliente. “En las  aguas  termales;” de  co en,  y  atotonil-li  agua  termal.

 

Arqueología 4: Huasca  de  Ocampo

Cuachquetzaloyan.-  Cuach-quetzalo-yan.  Quachqueçaloya.

Un rectángulo de  color  blanco  y en posición   horizontal,  teniendo  en  medio   una huella humana, produce los  fonéticos  cuachtli o quachtli,  que  significa  manta  grande de  algodón, y  quetzalli, “pluma  rica”, que  aquí  es calificativo  del  anterior, y significa  “preciosa o  valiosa.”  Agregando  la  terminación  verbal  yan, expresada   por  la  huella  humana,  que  hace  del  primer   sustantivo  un verbo,  se  obtendrá: cuachquezaloyan, “lugar  en que se  hacen  preciosas  mantas  de  algodón.”

Arqueología 5: Hueyapan 

Hueyapan.- Hueya-pan.-  Hueyapan.

Un  círculo con  fajas  azules  y  negras,  horizontales,   da  el  principal elemento  fonético  de   hueyatl  (veyatl),  el mar,  palabra  compuesta  de  huey,  grande  y de  atl,  agua: “agua  grande”.

El  jeroglífico que interpretó el  Sr.  Orozco y Berra  se  compone, del  “simbólico   que  representa  el  mar, hueiat,  acompañado del  fonético  pan;  sobre  el  mar, lugar  marítimo.” 

La terminación  pan  expresada  por  una bandera, falta  en la escritura  del  libro de los  tributos;  esta  falta   puede  considerarse como una  abreviatura  gráfica.

Arqueología 6: Itzihuquilyocan.-  Itz- ihuquil-yo-can.-  Itz-xi-huquilyo-can.- Itzihuiuquiliūcan.

Un cuchillo  negro, o  tecpactl  de  obsidiana,  teniendo  figurados  por  un borde  dientes  blancos   con  encías  rojas,   entre  dos   plantas   herbáceas,  y  el  todo   sobre  el  signo  milli, de  tierra  cultivada,  que  completa   la escritura, dan  las  siguientes  radicales: itz, de itztli; xihuiquil, de xihuquilitl,  añil o pastel para  teñir,  cuyas  hojas  tienen  la forma  de  itztli,  y  la terminación   can  verbal o nominal. Itz-xihuquil-yocan, “lugar en que se  recoge  o  cosecha  el  jiquilite  o  planta del  añil,” o. Izihuquilyo-can, “lugar  en  que  abundan  los  tallos  o plantas  del  añil.”

Arqueología 7: Tulancingo 

Tulantzinco.-  tul-lan-tzinco.-   tulançinco

Un manojo  de  tule,  tollin,  que  dice  Tollan, unido  a la  terminación   tzinco, diminutiva,  forma la palabra que  significa: “el  pequeño  Tollan.”   Respecto de este  lugar  dice  nuestro  distinguido   historiador    el  Sr. Orozco  y Berra lo que sigue: Tollantzinco. “El manojo de Tollin”,  nombre  la  ciudad de  Tollan,  con el  fonético  tzin, en   fin de los nombres  del  lugar  tzinco; con el  significado de  atrás, detrás, a la espalda.  Parecerá   contra  las  reglas  establecidas   que dos  o más  preposiciones  vayan   juntas;  pero  esto  también  es   conforme  a la  gramática.  De  las  preposiciones,   sólo  en las  completas   pueden ir  dos juntas;  se  exceptúa   tzinco, que  se  junta  con  otras  preposiciones,   siendo el  caso   en que  puedan unirse  dos  o  tres  de ellas   a una  misma  palabra.   

Entre  los  tributos   que  entregaban  estos  pueblos encabezados  por  Atotonilco  el  Grande  a la  Triple  Alianza   están  los    trajes de  guerrero que  eran  complicados  trabajos  de  pluma hechos por los  amantecas,  artesanos  especializados  en el  trabajo  de  la  pluma; les eran entregados con una rodela o chimalli. En  la  Matrícula de  Tributos aparecen los nombres en náhuatl de los  trajes, que  presentamos  a continuación.

Arqueología 8: El quinto se llama quaxolotl y va con la rodela  quetzalxicalcoliuhqui chimalli. Lleva en el tocado una cabeza de perro y se relaciona  con el dios  del   fuego  o con la  diosa Chantico.  

Arqueología 9: El octavo traje se llama cuextecatl amarillo y su rodela quetzalxicalcoliuhqui  chimalli.  Tenía  el  típico   gorro  cónico  de los  huastecos  y pasó a  ser  adoptado  por  los  aztecas.  

Arqueología 10: El cuarto se llama cuezalpatzactli con la rodela  quetzalcuexyo  chimalli.  Se caracteriza  por  un penacho  grande   de plumas  verdes  de  quetzal.

Arqueología 11: El sexto se llama tzitzimitl, con su rodela  quetzalcuexyo  chimalli.  Era  la  representación  del  monstruo mítico que descendería  a la  tierra  en  telas de araña  a devorar a los  humanos si el   fuego  nuevo  no se  encendía durante  la ceremonia  celebrada  en  el Cerro de la Estrella  en  Iztapalapa. 

ÚLTIMAS NOTICIAS

PUBLICIDAD

ARCHIVO