24 de nov de 2017

Que las sesiones de cabildo ordinarias y extraordinarias sean públicas

Por: Miguel Ángel Martínez Hernández   ATOTONILCO DE TULA, Hgo. El regidor Efraín Pedraza Cruz exigió&n


Por OFICINA | sábado 28 de octubre del 2017 , 11:13 a.m.

Por: Miguel Ángel Martínez Hernández

 

ATOTONILCO DE TULA, Hgo. El regidor Efraín Pedraza Cruz exigió que las sesiones de cabildo ordinarias o extraordinarias sean todas públicas, ya que se debe hacer valer el derecho del pueblo a estar presentes en los encuentros del ayuntamiento sea cual sea el tema que se aborde en las asambleas.

 

Lo anterior luego de que en el marco de las dos últimas sesiones extraordinarias por órdenes del alcalde Julio César Ángeles Mendoza se les impidiera a ciudadanos de El Pedregal y de Loma Bonita estar presentes en la sesión de cabildo.

 

En entrevista criticó la postura del Ejecutivo y dijo que todos los temas que se toquen en el pleno del ayuntamiento deben ser abiertos a los atotonilquenses porque nada tiene porque esconderse.

 

El munícipe de oposición pronunció su desacuerdo al comentar que para “cerrar” una sesión se necesita que dos terceras partes aprueben que la próxima sesión ser de carácter privado y hacerlo saber al pueblo y a la prensa mediante la convocatoria emitida.

 

Aseguró que no se ha cumplido con tal procedimiento por lo que indicó que se actúa al margen de la Ley, y que eso puede meter en problemas al máximo órgano del municipio ya que reiteró, los cabildos no se deben privatizar.

 

Por otro lado llamó al presidente municipal a convocar a sesiones extraordinarias para temas de primordial atención para resolver las múltiples problemáticas de la demarcación y no para simples nombramientos de calles, como se hizo en el marco de los dos últimos encuentros de asamblea.

 

Cabe resaltar que el pretender restringir el acceso al público no es un tema nuevo que se presencie en Atotonilco de Tula, pues durante la anterior sesión ordinaria de cabildo, por instrucciones del mandatario se local dijo a los comunicadores que acudieron a la sesión que se esta era de carácter privado por lo que tenían que abandonar la sala de cabildo.

 

En aquella ocasión, el secretario particular del edil forcejeó con comunicadores a quienes tiró del brazo para forzarlos a que abandonaran el salón de sesiones. Al final la prensa se quedó. *NI*

ÚLTIMAS NOTICIAS

PUBLICIDAD

ARCHIVO