13 de dic de 2017

*TLCAN: la negociación anunciada

Por Magda Olguín Hace unos días comenzó la negociación del TLCAN, la primera ronda se llevó a cabo a partir del 1


Por OFICINA | viernes 18 de agosto del 2017 , 06:21 p.m.

Por Magda Olguín

Hace unos días comenzó la negociación del TLCAN, la primera ronda se llevó a cabo a partir del 16 de agosto ¿qué podemos esperar de estas negociaciones? Bueno en términos coloquiales podemos explicar que se tocarán diversos temas en la agenda, uno de los más importantes es el concerniente a la industria pues en este rubro es en el que más dañado ha resultado Estados Unidos.

La intención es poder alcanzar un acuerdo a comienzos de 2018, para que la negociación no contamine el calendario electoral en EE UU y México. Trump ya amenazó con retirarse de la mesa si no se producen avances para reducir el déficit.

El representante de Comercio Exterior, Robert Lighthizer, distribuyó, en julio pasado,  entre los miembros del Congreso de EE UU un documento de 18 páginas en el que detalla los objetivos que persigue en la negociación del tratado de librecambio (TLCAN o NAFTA en sus siglas en inglés). Washington busca un acuerdo justo y espera, además, que sirva de modelo para otros pactos.

El documento cita expresamente que el déficit con México ronda los 64.000 millones de dólares, frente a un superávit comercial de 1.300 millones cuando el TLCAN entró en vigor en 1994. La intención, por tanto, es mejorar la balanza comercial tratando de reducir ese desequilibrio. Es una estrategia novedosa, no exenta de riesgos porque puede complicar las discusiones.

Ante esta situación y la línea recia que mantendrá Estados Unidos en la renegociación del TLCAN por buscar reducir su déficit comercial con México, el sector privado mexicano previó una negociación “compleja”, pero afirmó ya estar preparado para hacerle frente, bajo el as de que el libre comercio es la mejor herramienta de atraer inversiones y crear empleos en la región.

Tras el acto de lanzamiento de las renegociaciones comerciales entre México, Estados Unidos y Canadá, el sector empresarial mexicano, encabezado por el CCE, instaló formalmente el Cuarto de Junto que acompañará al equipo del Gobierno Federal durante las rondas de negociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), a fin de analizar y establecer posiciones que contribuyan a generar más empleo, inversión y crecimiento económico en nuestro país.

Juan Pablo Castañón, destacó que la modernización del TLCAN constituye una oportunidad para profundizar la liberalización comercial y la integración económica de la región, así como fortalecer las cadenas de suministro regional con la inclusión de pequeñas y medianas empresas mexicanas.

En México la SAGARPA, afirmó que al sector agropecuario le va a ir bien en la revisión debido a que en 23 años de vigencia que tiene el TLCAN se ha demostrado, por la parte mexicana, competitividad y prestigio reconocidos en todo el mundo. Lo que ha beneficiado a unos 600 mil empresarios del campo dedicados al cultivo y exportación de productos agropecuarios y pesqueros, principalmente frutas, hortalizas y cárnicos que se han traducido en ganancias de hasta 10 mil millones de dólares, por lo que se vende principalmente a Estados Unidos.

La postura de los opositores no tiene futuro, ya que del lado gringo los grandes agricultores no quieren que el TLCAN agropecuario cambie y con ello dejar de vender a México maíz amarillo que alimenta al ganado de aquí, sorgo, soya y otros granos básicos que en conjunto representan poco más del 50 por ciento de la comida que se demanda en el país. En este sentido hay una alianza entre los agro-empresarios de ambos países.

Washington es la sede oficial de las negociaciones que se iniciaron el pasado miércoles. Uno de los temas a tratar es el de mayor polémica, el laboral. Y seguramente México va a ser cuestionado por tener uno de los salarios más bajos del mundo, que millones de niños se dediquen al prohibido trabajo infantil y que en algunos lugares hay verdaderas condiciones de esclavitud, como son los campos agrícolas del norte del país.

La lista de objetivos para esta negociación de parte de EEUU incluye un capítulo dedicado a las nuevas formas de negocio digital. Así mismo plantea eliminar el mecanismo de solución de disputas en caso de competencia desleal. También se hace referencia la necesidad de crear un mecanismo para evitar la manipulación de las divisas, pero eso se hace más mirando a futuros acuerdos con otros países.

El mensaje de México es claro: “Negociémoslo lo más pronto posible, antes de que sea muy tarde”, los expertos afirman que las condiciones de las negociaciones auguran que puedan terminar en un periodo relativamente corto (aproximadamente seis meses), respecto a lo que tardan las negociaciones de tratados de libre comercio en promedio (alrededor de 45 meses).

El TLCAN ha sido y es un pilar clave de la estructura económica de nuestro país. Tanto EEUU como México debe tener la mentalidad que se va a ganar y a perder  ya que si se tiene la mentalidad de ganar-ganar, lo más probable es que no se logre concretar ningún acuerdo por ambas partes.

Sin duda, México va preparado con gente conocedora sobre el tema, no se  puede permitir que Goliat gane a David, pero el punto en el que México no es firme es el de la corrupción, y en éste tema no tiene nada que ver todo el trabajo de inteligencia que se ha realizado. Es el Talón de Aquiles que Estados Unidos utilizará para elevar el costo de esta renegociación, pero ese, el de la corrupción, es tema para otra columna.

Gracias por su lectura: mis redes sociales abiertas para usted Magda Olguín en Facebook y @malenitaol en twitter. *NI*

 

ÚLTIMAS NOTICIAS

PUBLICIDAD

ARCHIVO