13 de dic de 2017

La Azotea 08/07/2017

*Sexting: el enemigo silencioso


Por OFICINA | sábado 8 de julio del 2017 , 08:45 a.m.

Y usted… ¿ya revisó el celular de su hij@ adolescente? Es verdad que ponen mil candados e imploran  y suplican por privacidad, además  delimitan su territorio de diversas maneras, pero sin duda, una comunicación buena con nuestros hijos les dará la oportunidad de elegir entre el bien y el mal o lo que más convenga a sus intereses.

La primera vez que escuché acerca del Sexting fue con amigas mayores de 30 años, lo cual se me hizo algo totalmente normal en una plática de café con mujeres que conversan  de cosas íntimas, de mujeres casadas o mayores de edad…sin embargo esta semana al volver escuchar la palabra en niñas de 12 años … me preocupé.

¿Qué es el sexting? Sexting es un término en inglés que se usa para referirse al acto de enviar mensajes (SMS o MMS) explícitos de contenido erótico o sexual desde un dispositivo móvil. También se le llama sexting al acto de enviar fotografías (usualmente selfies) explícitamente sexuales. La palabra es el resultado de una combinación de las palabras en inglés sex y texting.

Es una práctica cada vez más común entre personas que poseen un dispositivo móvil con cámara fotográfica, independientemente de la edad que tengan e incluso se han expuesto casos en la que gente famosa supuestamente envía fotografías de este tipo.

Al existir mayor disponibilidad de dispositivos móviles entre adolescentes, existe una mayor probabilidad de que practiquen sexting adolescentes menores de 16 años de edad, con todo y los riesgos que esto implica. Desafortunadamente los desnudos y semidesnudos de personas comunes y corrientes (o al menos así lo hacen parecer) abundan en la red, lo que juega un rol de influencia muy grande en mentes jóvenes, que aún no aprenden a calcular las consecuencias que pudiera tener la publicación de fotografías de este tipo.

México ocupa el primer lugar en sexting en América Latina, así se dio a conocer durante el lanzamiento de la campaña en el 2016,  para inhibir esa práctica que pone en riesgo la intimidad de niños y adolescentes en la Ciudad de México.

La campaña, promovida por el Instituto Nacional de Transparencia y Acceso a la Información, Sistema para la Integración de la Familia, DIF y la organización Pantallas Amigas, buscó difundir entre los menores de edad los riesgos implícitos en esta difusión de imágenes que motivan la pérdida del control de las mismas y pueden revertirse con alto riesgo para los implicados.

Juan Martínez Pérez, de la Red por los Derechos de la Infancia, alertó que esta es una práctica que detona aún más una cultura machista, colocando en mayor riesgo a las niñas y adolescentes.

Existen varios riesgos que usualmente no se toman en cuenta al hacer sexting, estos riesgos son particularmente ignorados por la gente más joven:

¿Qué pasa si una fotografía explícita sale del dispositivo en que fue tomada? Es una creencia común el que se piense que la fotografía estará segura en el dispositivo móvil en el que fue tomada, siendo que hay varias cosas que podrían salir mal, desde perder el dispositivo hasta que alguien la pueda ver. Estos riesgos existen aún con aplicaciones que supuestamente borran las fotografías, como Snapchat.

¿Qué pasa cuando se envía una fotografía explícita? La persona que la recibió pudiera publicarla una vez que la relación termine, dependiendo de los términos de la separación. Una fotografía de este tipo pudiera cambiar dramáticamente la vida de una persona, independientemente de la edad.

Se puede caer en chantajes (a éste se le conoce en específico como sextorsión) o también se pudiera caer en ciber-acoso (cyber-bullying). Ambos casos pudieran tener consecuencias graves. El problema aquí es que este tipo de fotografías fueron tomadas o por la persona misma que aparece en la fotografía (selfie) o con su consentimiento, por lo que las acciones legales suelen complicarse, dependiendo de la jurisdicción.

Pero ¿Cómo prevenir sexting en los adolescentes? Éstas son algunas recomendaciones que hacen fuentes especializadas de protección a menores en Internet:

Hacer hincapié en la privacidad. Sexting es un fenómeno que se acentúa con la pérdida de claridad de las fronteras de privacidad, especialmente con lo intrusivas que pueden llegar a ser las redes sociales. Se recomienda que los padres de familia tengan conversaciones con sus hijos sobre la importancia de la privacidad, que va desde los datos personales hasta fotografías íntimas.

No dejar que el menor pague su propia cuenta del móvil. Se ha descubierto que si un menor paga su cuenta del dispositivo móvil, se siente merecedor de autonomía y le da una falsa sensación de adultez.

Evitar que los menores tengan computadoras portátiles o en su habitación. El poner una computadora en un área pública previene comportamientos derivados del exceso hormonal e influencia de páginas de contenido explícito.

Hablar con los menores sobre cómo al enviar información, se pierde control sobre la misma, siendo imposible saber de antemano el alcance que tendrá. Para los adolescentes es fácil hacer sexting con sus parejas, ya que sienten plena confianza con esa persona.

Hablar con los menores sobre mantenerse al margen de sexting, ya que aun cuando no sean ellos los que toman las fotografías, podría llegar a sus manos una fotografía de un tercero. Si es el caso, lo mejor es abstenerse de reenviarlas. Igualmente lo mejor es evitar solicitar imágenes explícitas y es una buena idea el hacerles ver los riesgos que existen si la fotografía de su novio o novia cae en las manos equivocadas.

Hacerles ver que en algunas jurisdicciones el intercambio de fotografías explícitamente sexuales donde aparecen menores de edad es considerado como pornografía infantil y, por tanto, es penado por la ley. Esto es independientemente de si las fotos fueron tomadas con consentimiento o no de la persona que aparece en ellas; el intercambio, el reenvío de las fotos de este tipo es considerado un delito.

Estamos en una época de constante cambio y nuestra obligación es estar informado y la mejor manera de prevenir es educar, hablé con sus hijos recuerde que usted también fue joven y  minimizó los daños de lo que en su tiempo era considerado como “riesgo”.

Si un hijo es víctima del sexting, denuncia el hecho: puedes hacerlo por Internet a través de la página www.teprotejo.org o ante las autoridades competentes. La familia es un elemento clave, se debe inculcar también el respeto por su cuerpo y su intimidad. Recalcarles que nadie tiene derecho a obligarlos a hacer algo que ellos no quieren hacer… Una alerta que no debe caer en saco roto.

Mis redes sociales, abiertas para usted Magda Olguín en facebook y @malenitaol en twitter. *NI*

 

 

ÚLTIMAS NOTICIAS

PUBLICIDAD

ARCHIVO