24 de nov de 2017

*Contra la deserción escolar en México.

La deserción escolar es considerada como la cantidad de estudiantes que abandonan el sistema educativo entre un periodo y otro. Este abandono,


Por OFICINA | viernes 11 de agosto del 2017 , 07:18 p.m.

La deserción escolar es considerada como la cantidad de estudiantes que abandonan el sistema educativo entre un periodo y otro. Este abandono, en la mayoría de los casos, es voluntario pero que con el paso del tiempo ha sido explicado por diferentes variables.

La Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) señala la deserción escolar como un problema en México. Durante la última década, los países de la OCDE han progresado considerablemente en reducir la tasa de abandono escolar, es decir, la cantidad de jóvenes que no completan la educación media superior.

En México, como en los otros 33 países que pertenecen a la OCDE, la educación básica comprende los tres niveles de enseñanza escolar que oscilan de los tres a los 14 años, es decir, tres años de preescolar, seis de primaria y tres de secundaria.

Nuestro país ocupó el primer lugar en el número de desertores escolares de 15 a 18 años, el último en el que los jóvenes tienen la expectativa de terminar el bachillerato y la universidad. Y ratificó el tercer lugar entre las naciones con mayor población juvenil que no estudia ni trabaja, con 7 millones 337 mil 520, el último panorama de la educación presentado por la OCDE.

La Subsecretaría de planeación, evaluación y coordinación de la Secretaría de Educación Pública, señaló en octubre de 2016 los siguientes indicadores en abandono escolar:

Educación primaria 0.2%, mientras que en Secundaria es del 1.9%, en educación media superior del 14.3% y en educación superior del 9% en lo que va del ciclo escolar 2016-2017.

Para la Convención Internacional sobre los Derechos del Niño (CIDN), el Estado es el principal garante para hacer realidad el derecho a la educación, por lo que cuando la deserción escolar se presenta antes de los 18 años, se viola este derecho.

La CIDN afirma que un factor fundamental para la competitividad, tanto nacional como internacional, es el nivel de escolaridad, por lo que concluir la educación básica es imprescindible para obtener un desarrollo integral.

Las causas más representativas de deserción escolar, en orden de importancia, son el cambio de residencia, la falta de interés del alumno y del tutor, problemas familiares, falta de recursos económicos, incorporación a la vida laboral, matrimonio, enfermedad, defunción, requerimiento de atención especial y embarazo.

Conforme a mayor edad, la separación escolar aumenta, independientemente del grado escolar que se curse. El fenómeno se presenta más en el sexo masculino. La mayoría evita continuar en primero y segundo de secundaria, seguido de primero de primaria. El grado que menos alumnos pierde es sexto de primaria.

Adolescentes entre 12 y 15 años son quienes abandonan la escuela antes de concluir el periodo de educación básica obligatorio. La tasa de abandono es mayor en el turno vespertino que en el matutino; esta tendencia se agudiza en secundaria, donde los turnos vespertinos pierden uno de cada 10 alumnos inscritos. En las escuelas nocturnas, la mayoría de los alumnos se pierden durante los primeros cuatro grados escolares

¿Cómo combatirla?

Para la investigación Escolares de Guanajuato, entre el abandono, la deserción y la expulsión el reto de mantener a los estudiantes en las aulas corresponde, sobre todo, al sistema educativo estatal y nacional. La política pública está enfocada en universalizar el acceso y en aplicar exámenes para comprobar que el sistema cumple. No obstante, dijo que conforme al estudio realizado es preciso incorporar las siguientes estrategias:

- La enseñanza educativa en preescolar es lúdica, muy distinta de la que se imparte en primaria, donde los métodos educativos son pasivos y con largos periodos de estar sentados y permanecer quietos. Sería conveniente “preescolarizar” la enseñanza durante los primeros dos o tres años de primaria, concluyeron investigadores del Iplaneg que participaron en el estudio.

- En preescolar, primaria y secundaria hay aulas con 30 a 50 estudiantes, cantidad que le complica a los docentes proporcionar una educación de calidad. Sería ideal que no haya más de 18 alumnos por salón a nivel preescolar y en los dos primeros años de primaria; así como no más de 24 alumnos de tercero de primaria a tercero de secundaria.

- Proporcionar capacitación continua a los profesores para que puedan generar un ambiente emocionalmente seguro y sepan cómo fomentar la autoestima de cada alumno. Proveer habilidades para el manejo de conflictos, sin recurrir a la violencia; además de mantener activa la curiosidad y el espíritu de indagación de los escolares.

- Actividades como música, danza, teatro, expresión plástica o educación física fomentan la comunicación entre el hemisferio derecho e izquierdo del cerebro, y dan elementos indispensables para un óptimo desarrollo neuronal. “Pensar que los festivales, bailables y las manualidades son pérdida de tiempo es lamentable porque es precisamente con estas actividades cuando tiene lugar la integración del aprendizaje”, apuntó la doctora Dijk Kocherthaler.

- Y finalmente la alfabetización de los profesores en tecnologías de la información y comunicación (TIC), que resulta imprescindible por el cúmulo de información electrónica a la que actualmente están expuestos los niños desde que nacen: radio, televisión, tabletas, celulares, internet, videojuegos, concluyó la experta.

Sin duda la deserción escolar en México es una realidad que no se debe pasar de largo para cualquier nivel de gobierno, crear nuevas plataformas de estudio e impulsar la innovación de los programas de escolares debe ser prioridad de frente a las problemáticas actuales que enfrenta nuestro país. *NI*

ÚLTIMAS NOTICIAS

PUBLICIDAD

ARCHIVO