17 de nov de 2018

*Se fue un héroe con nombre y apellido: “Salvador Mendoza Hernández”, hasta el cielo con cariño y respeto.

Por Jesús González En el libro del Extranjero de Albert Camus el autor nos da una visión de la muerte como algo que es parte del


Por OFICINA | viernes 19 de octubre del 2018 , 07:09 p.m.

Por Jesús González
En el libro del Extranjero de Albert Camus el autor nos da una visión de la muerte como algo que es parte del hombre, como un suceso que a todo terrenal le va a ocurrir; al final esta novela existencialista permitió al filósofo francés criticar los valores de una sociedad burguesa que vive en el permanente absurdo.
En el libro Meursault, el protagonista de la obra, recibe un telegrama que le avisa que su madre ha muerto. En el funeral no siente pena alguna. Sólo le molesta el calor del verano argelino y no poder fumar. Poco después se encuentra con una antigua compañera de trabajo. Con ella inicia una relación y manifiesta estar dispuesto a casarse pese a que no sabe si la ama.
Camus nos permite tener una visión distinta a la muerte, esa que según el pensamiento mexicano nos acompaña toda la vida y solo necesita un instante para llevarnos ante la presencia del Padre Celestial.
Hoy amigos lectores quiero hablar de la muerte como ese suceso que nos aleja de la gente que más queremos o de plano de quien ni conocemos, la muerte es un paso de la vida terrena a la vida eterna; no es una calaca que la gente viste de blanco y le venera creyendo que con eso le irá bien, la muerte es uno de los momentos más difíciles que tenemos que enfrentar como seres humanos, posiblemente estemos preparados para recibirla, pero no para aceptarla como algo normal.
Comento esto porque en esta semana el halo de la tristeza que deja la pérdida de un ser querido se ha hecho presente en Tula con la muerte del bombero Salvador Mendoza Hernández, quien en cumplimiento de su deber falleció al atender un reporte de una toma clandestina en Atitalaquia.
Salvador, hijo de otro gran hombre don Salvador Mendoza, desde la sangre traía el servicio y donación a los demás que todo buen bombero debe tener, así creció y se dio a querer en los distintos trabajos que tuvo y donde siempre dejó buenos recuerdos en sus compañeros. Formó una familia, hizo muchos amigos, atendió cientos de reportes y todos, estoy seguro, lo hizo con gran profesionalismo y con la entrega que siempre lo identificó; incluso en el homenaje de cuerpo presente que le hicieron en Atitalaquia sus compañeros de trabajo reconocieron que la corporación creció en conocimientos gracias al trabajo de Chava.
La despedida de Salvador en la Catedral de San José en Tula dejó ver cuanta gente le guarda aprecio y sufría por el dolor que causa la pérdida de un amigo; ahí estaba su papá don Salvador entregando a su hijo del cual señaló se sentía profundamente orgulloso y dijo que no se había equivocado al ponerle el nombre del Salvador, ya que durante su vida se convirtió en un instrumento de Dios; en la misma ceremonia estaban sus dos hermanas y su mamá, quien con su silencio daba testimonio de fortaleza y fe a quienes nos causaba dolor este suceso.
Hoy desde el cielo un héroe de nombre Salvador Mendoza Hernández nos cuida y protege como lo hizo en la tierra en su labor de bombero, hoy un ejemplo de vida se ha escrito en la historia de los personajes de Tula, hoy la humanidad da gracias a Dios por seguirnos brindando la oportunidad de conocer hombres cabales que dan la vida por los demás en la búsqueda de un mundo mejor, hoy la ciudadanía exige a los tres niveles de gobierno dotar con mejores condiciones labores a los cuerpos de emergencia que son parte esencial en cualquier administración.
Amigo Salvador como lo dijo tu papá “ve al cielo a cumplir tu último servicio, en tu última morada”.
SANTO: Muy bella está quedando la Catedral de San José en Tula gracias al trabajo de Pedro Cardoso, que a pesar de batallar con los recurso, hoy tiene el apoyo de particulares y de la administración tulense, bien por estos trabajos que dan otra vista a este recinto religioso. 
DEMONIO: Lamentable que Pemex no permita que la Conagua tome muestras de la calidad de agua que vierte el túnel emisor de la refinería Miguel Hidalgo, al río Tula, ¿algo esconde la empresa productiva del estado?
 

ÚLTIMAS NOTICIAS

PUBLICIDAD

ARCHIVO