15 de feb de 2019

Santa Ana Ahuehuepan… en tensa calma

*Dan cristiana sepultura a civil muerto supuestamente a manos de militar. La mañana del martes 15, familiares y amigos, en La Loma de Tepetitl


Por OFICINA | martes 15 de enero del 2019 , 07:06 p.m.

*Dan cristiana sepultura a civil muerto supuestamente a manos de militar.

La mañana del martes 15, familiares y amigos, en La Loma de Tepetitlán, dieron cristiana sepultura a un hombre a quien aseguran lo mató un militar.

Cabe recordar que en la mañana del domingo 13 de enero, un civil murió y cinco militares resultaron heridos, luego de un altercado entre civiles y uniformados en la comunidad de Santana Ahuehuepan en el municipio de Tula.

Era un poco más de las 9:00 de la mañana, cuando vecinos de la comunidad de Santa Ana Ahuehuepan tenían retenidos a cinco militares a quienes incluso amenazaban con linchar.

La gente estaba molesta porque aseguraron que uno de los militares mató al hombre quien era inocente, además de una buena persona trabajadora, incluso en ese momento iba junto con su esposa e hijos pues se dirigían a su puesto de hamburguesas.

De un momento a otro, la comunidad de Santa Ana Ahuehuepan se llenó de militares, sobre la avenida principal, había muchas patrullas de la policía federal y de la gendarmería, camiones y camionetas de militares, helicópteros sobrevolaban el lugar.

La tensión se podía apreciar, había mucha gente de todas las edades, incuso niños en la calle como espectadores sin importar que en cualquier momento se desatara la violencia.

Se dijo que todo sucedió luego de que un grupo de militares pasaba por la comunidad e interceptó una camioneta donde transportaban al parecer hidrocarburo; los detuvieron, entonces la gente se comenzó a juntar.

Los militares trataron de detener al hombre y accionaron su arma de fuego contra el piso, a modo de hacer presión; entonces una de las balas rebotó en el pavimento y pegó en la cabeza de un hombre de aproximadamente 40 años, vecino de la Loma de Tepetitlán.

El hombre iba acompañado de su esposa e hijos y delante de ellos se desvaneció, como pudieron entre algunas personas lo levantaron y lo llevaron a una clínica particular que está muy cerca de donde ocurrieron los hechos, pero lamentablemente ya había muerto.

Esto desató la “furia” de los habitantes, quienes golpearon a los militares y amenazaban con lincharlos.

La tensión era evidente cuando mandos militares trataban de llegar a un acuerdo con los vecinos a fin de que les entregaran a cinco de sus compañeros que los tenían en calidad de retenidos.

La mirada de la gente era de desconfianza, llegó un momento en que parecía que nadie tenía seguridad, es decir ni los propios uniformados, pues la gente se decía enojada e indignada por la muerte del hombre.

Luego de varias horas, llegó un mando militar a bordo de un helicóptero color blanco, el cual aterrizó en la comunidad de Benito Juárez; él fue el encargado de dialogar con la gente y luego de una acalorada discusión aceptaron dejar libres a los militares quienes se encontraban heridos y fueron llevados al Hospital de Pemex, en Tula, el cual, mientras los uniformados estaban internados en ese nosocomio, fue resguardado por elementos de la Sedena.

La única condición para dejar libre a los militares era que fuera puesto a disposición de la autoridad  correspondiente el militar que, supuestamente, causó la muerte del civil.

La carretera principal Tula-Tepetitlán a la altura del Modelorama, en momentos quedaba negada al paso vehicular, porque la gente así lo decidía; los ciudadanos parecían tener el control de la situación, pues los uniformados acataban las indicaciones de la gente.

Luego de la negociación, el convoy de las fuerzas policiacas y militares se fue retirando poco a poco, hasta dejar sola la comunidad, donde no cabía ningún extraño, pues su integridad física no era segura.

Al día siguiente, es decir el lunes 14, alrededor de las 11:00 de mañana una carroza color blanca y con varios arreglos florales en el toldo, cruzó Santa Ana Ahuehuepan rumbo a la comunidad de La Loma de Tepetitlán, casi colindando con San Pedro Nextlalpan.

La carroza iba escoltada por tres autos compactos y una camioneta cerrada, la cual no permitía que ningún otro vehículo rebasara.

Todos iban enfilados, hasta llegar a una propiedad privada ubicada casi colindando con la Presa Endhó, donde el cuerpo fue velado por familiares y amigos y la mañana del martes 15 se le brindó cristiana sepultura.

La familia se decía indignada ya que aseguraron que la muerte del hombre fue  por la prepotencia de los militares y que todas las versiones que la gente pudiera dar al respecto eran falsas; incluso que los mandos militares dieron la versión que a ellos les favorecía, sin embargo ellos se negaron a platicar con Nueva Imagen y dar a conocer su versión, dijeron que lo hacían por respeto al difunto.

La tarde del domingo, luego de los hechos parecía tranquila la comunidad; sin embargo la tensión aún se podía percibir. Para el lunes y martes todo parecía estar olvidado, como si nada hubiera pasado; sin embargo la presencia de la policía federal se puede  apreciar y e helicópteros aun sobrevuelan Santa Ana Ahuehuepan. *NI* 

ÚLTIMAS NOTICIAS

PUBLICIDAD

ARCHIVO