20 de sep de 2018

Por tener pocos alumnos, primaria no es apoyada con obras

*Y son los padres de familia de la escuela José María Morelos y Pavón de San Francisco Bojay los que ya se organizan para con rif


Por OFICINA | viernes 11 de mayo del 2018 , 06:29 p.m.

*Y son los padres de familia de la escuela José María Morelos y Pavón de San Francisco Bojay los que ya se organizan para con rifas reunir recursos porque quieren el techado de las canchas. Aunque son muchas más las necesidades del plantel.

 

Por MARLENE GODÍNEZ PINEDA

 

Resulta paradójico que después de las campañas de planificación familiar que parecen surtieron efecto porque son menos hijos los que tienen en los hogares, ahora les pidan las autoridades que sean más niños en la escuela primaria José María Morelos y Pavón de la comunidad de San Francisco Bojay, municipio de Tula, para poderles autorizar obras.

Es la observación que hace el director de la primaria, profesor Roberto Muñoz Escamilla, quien asegura que en varias ocasiones ha acudido a la presidencia municipal a solicitar apoyo y le hacen dar vueltas únicamente. El argumento es que la matrícula de la escuela no es suficiente como para canalizarle recursos públicos.

Desde hace años la primaria se mantiene casi igual, sin mucho avance, por el hecho de que su matrícula varía entre 30 y 40 alumnos que estudian en grupos multigrado. Actualmente son 37 niños inscritos en primero-segundo grado atendido por una profesora; tercero y cuarto a cargo del director, y quinto y sexto atendido por otro docente.

Los sanitarios del plantel, aunque espaciosos, están no en buenas condiciones porque les falta mobiliario suficiente, divisiones y mantenimiento general. Las aulas sencillas, pero se nota la mano de las docentes para mantenerlos atractivos.

Donde antes dormían los directores que venían de fuera, hoy está convertido el lugar en bodega, pero se tiene la intención de convertirlo en comedor y la biblioteca es sencilla, con unos pocos libros y aquí transcurren los días de los 37 alumnos del plantel.

Pero las necesidades que consideran prioritarias, dice el director, es la pavimentación de la entrada a la escuela y la techumbre de las canchas para que puedan salir los niños a educación física sin tener que sufrir las inclemencias del sol. Además de realizar los eventos cívicos y culturales.

Otro aspecto que también necesita ser atendido es la máquina del bebedero que a través de la SEP recibieron hace alrededor de seis meses; el agua sabe a pegamento o plástico, por lo que el director Roberto Muñoz tomó la decisión de ya no permitirles a los niños beber de ese líquido.

Ya lo reportó y aunque le dijeron que irían a revisarlo no ha ocurrido de esta manera. El aparato está sin uso y pudiera ser que se descomponga por su no utilización.

En cuanto a las obras que requiere la escuela, en presidencia municipal les dijeron que les enviarían el material para la pavimentación de la entrada dentro del terreno de la escuela. Sin embargo, no cumplieron las autoridades en la fecha en que habían quedado de apoyarlos.

En cuanto a la techumbre, en el gobierno municipal le dijeron al director que por el momento no se están autorizando este tipo de obras por los recientes temblores. Es así que ya los padres de familia se organizan con rifas para que poco a poco reúnan recursos y con el tiempo puedan contar con el techado de las canchas.

El argumento de la baja matrícula contrarresta con el apoyo que le dieron las autoridades locales a una escuela de Michimaltongo que apenas cuenta con cinco alumnos. *NI*

ÚLTIMAS NOTICIAS

PUBLICIDAD

ARCHIVO