20 de oct de 2017

Permisividad de padres en consumo de alcohol y tabaco de sus hijos

*Es lo que ha detectado los Centros de Integración Juvenil (CIJ) de Tula en su contacto con jóvenes.


Por OFICINA | martes 26 de septiembre del 2017 , 05:28 p.m.

Por MARLENE GODÍNEZ PINEDA

 

La mayoría de los jóvenes con los que ha tenido cercanía los Centros de Integración Juvenil (CIJ) de Tula han dicho que sus padres saben que consumen alcohol o tabaco, cuando antes eran dos acciones que les escondían a ellos.

La titular del CIJ Lizette Barrón Peña dice que los padres y madres son una de las poblaciones que atienden, pero desafortunadamente la cultura a  nivel social indica que también son consumidores y tienen baja percepción del riesgo en cuanto a los daños que causan uno y otro.

Es complicado, reconoce, cuando se tiene este tipo de población porque no van a transmitir la prevención en sus hijos. Incluso hay padres que mencionan que cómo pueden decirles algo si ellos mismos beben alcohol y fuman. Por lo que es importante también de alguna forma mejorar la condición del padre o madre y generar una reflexión como impacto.

Por ejemplo hablarles acerca de que el alcohol es la puerta para otras drogas no legales. Porque los adolescentes bajo el influjo de bebidas embriagantes tienen una mayor posibilidad de aceptar una nueva droga. “Entonces preguntamos, si ustedes aceptan que sus hijos consuman alcohol entonces aceptan que ellos acepten otra droga”, expresó Lizette Barrón.

Se genera entonces una mayor conciencia, sobre todo porque entienden los padres que cuando ellos eran adolescentes no estaban tan a la mano otras drogas como ocurre ahora. Incluso el costo de muchas de ellas es muy accesible también para los jóvenes.

Generalmente el uso y abuso de sustancias tiene un incremento, lamentó la titular del CIJ en Tula; esto en cuanto al alcohol y el tabaco como drogas legales que se mantienen constantes en cuanto al consumo; sin embargo hay otras drogas no legales como la mariguana, la cocaína, la anfetamina, etc., que de igual manera son uy consumidas.

Según las estadísticas la mariguana y la cocaína son las drogas de mayor consumo. Pero el alcohol y el tabaco preocupan porque en Tula por ejemplo al preguntarles a los adolescentes en un 97% han respondido que al menos en una ocasión han probado el alcohol y de igual manera el tabaco.

Y lo más preocupante es la permisividad que muestran ahora los padres y la baja percepción de riesgo, porque los adolescentes desconocen cuántas sustancias tiene por ejemplo un cigarro. Refieren ellos que 10 o 15, pero en realidad el humo del tabaco contiene más 4 mil.

Incluso tienen la idea de que la mariguana no es dañina por ser natural, pero ser les da la información acerca de que al ser fumada se le quita lo medicinal, explicó la entrevistada. De tal manera que se les proporciona a los jóvenes el panorama de las percusiones que tienen las sustancias en el organismo a corto y largo plazo.

En las pláticas de prevención del CIJ les hablan de lo que significa ser adulto, para tomar decisiones acertadas y no jugar a serlo con el abuso en el consumo de alcohol o incluso de drogas; o tener relaciones sexuales sin protección. “Ser adulto precisamente lo encaminamos a que ya no permito que mi padre o madre me protejan o decidan sobre mi vida, entonces yo soy ahora el que tiene que decidir, estoy en una fiesta cuántas copas voy a tomar si me ofrecen mariguana,  voy aceptar o no, ese es un adulto tomando sus propias decisiones”.

Con voluntarios y una psicóloga que se acaba de integrar se realiza un trabajo importante en la prevención de adicciones, en temas de salud emocional, de factores de riesgo y de protección.

Además de los temas de adicciones las escuelas ahora piden para los estudiantes pláticas sobre  prevención de embarazos en adolescentes, porque ahora alumnos de entre 15 y 16 años ya son activos sexualmente y tienden a conductas sexuales de riesgo, porque no solo es con una persona sino con dos o tres al mismo tiempo.

Incluso usan la tecnología para grabar o tomar evidencia de esas relaciones sexuales. Si son sin protección también representa un factor de riesgo y sobre todo si se hace bajo el influjo de algunas sustancias.

Enfermedades de trasmisión sexual y el bullying por ejemplo, éste último en las primarias, al igual que proyecto de vida en las universidades y prevención de conductas delictivas, son otros temas también solicitados. Sin dejar de lado las agresiones dentro del noviazgo. *NI*

.

ÚLTIMAS NOTICIAS

PUBLICIDAD

ARCHIVO